Televisión / 30 de Abril de 2014

Televisión

“La cornisa”, el bazar del turco Majul

Periodístico. Domingo a las 21.30, por América. Con Luis Majul. Panelistas: María Julia Oliván y Ari Paluch. Informes: Lucas Morando, Hugo Macchiavelli y Javier Mozo. Dirección: Cristian Pampín.

Por

pASEN Y VEAN. Majul, pura adrenalina, con el énfasis en vender. Y entrevistando a Scioli.

★★★1/2 Atención, ponga mucha atención. Porque lo que aquí verá, pero véalo bien, es muy importante, con pruebas y documentos que… Perdón, fue una tentación. Esta humildísima columna sufrió un contagio bienhechor pero que no le pertenece. Apenas lo tomó prestado un ratito de “La cornisa”, el programa de Luis Majul, en su 16ª temporada por América: un ejemplo de tesón, permanencia y profesionalismo indudables, liderado por el periodista más fervoroso del medio (quizá Alejandro Fantino sea un par en ese aspecto).

Cada año, al observar su ciclo, al escucharlo por radio La Red, comprobamos que Majul es, por sobre todas las cosas, un entusiasta de la información. Ironizada por sus detractores, esa transmisión de energía es sin embargo su punto más fuerte, la plataforma donde se para con pasión, a años luz del cinismo. Y la pasión, equivocada o no y del signo que sea, siempre es creíble.

Luis-Majul-26

Ahora bien, ¿qué pasa con ese entusiasmo? Lo desborda, lo desparrama a borbotones desordenados como un amante novato. Quiere disfrutar de todo y termina sin dejarnos disfrutar nada. No juega al showman –jamás coquetea con el stand-up como su colega Jorge Lanata– sino al vendedor compulsivo. Hay de todo y para todos, pasen y vean, revisen y comparen de cerca, le propone al espectador. Lástima que al minuto de entrar al probador, ya suena el timbre.

Rating, competencia, adrenalina, multitarget, etc, son razones que suponemos muy caras al mundo televisivo. Pero por qué desaprovechar invitados, restarles tiempo a profundizar un tema, para preguntarle a Luis Ventura si Susana o Mirtha. Por qué volver a dedicarle tanto empeño al “Rial affaire”, después del descargo del primer programa. Por qué si el tema axial es la pobreza en Tucumán y no los amoríos de Alperovich, eso quedó reducido a un vistazo del cronista Hugo Macchiavelli, el del jopo con gel, que en medio de la desolación les pregunta a tres chicos nacidos con mala estrella, “Hay pobreza por acá, no?”.

Este año “La cornisa” sumó al staff a los panelistas María Julia Olivan y Ari Paluch (más un tercero invitado): una, con probado training en meter los pies en el barro para buscar el testimonio más revelador, además de su mirada de género (tan poco común en la tevé machista), y el otro, con la agudeza canchera del ping pong radial. Todavía no encuentran el lugar, más allá de alguna grieta eventual por donde filtrarse. A su vez, los informes de Macchiavelli y del otro nuevo integrante, Lucas Morando, son interesantes en la brevedad en que se los condensa.

Majul sabe de recreos y pausas. En la radio, pero en especial en ese gran programa que conduce por Canal á, “4 sillas”, puede dosificar el fervor en cápsulas precisas. En “La cornisa”, no evita exponer en la misma vitrina la porcelana china, una bombilla usada y la chata del abuelo: falta “curar” esos contenidos para convertir al bazar en una lupa para ver el mundo.

 

3 comentarios de ““La cornisa”, el bazar del turco Majul”

  1. El Sr majul, es un servidor incondicional de sus patrones, y cuando señalamos sus “majulerias, solo mostramos un hecho muy facil de comprobar,es su manera de ver la vida, fingiendose un democrata, y un periodista. pero creo que ya lo puso en su lugar, aquel señor que fue a su presentacion del libro,donde se ponia en presunta victima, donde queda como simbolo la caripela de Nelson Castro,sorprendido por las palabras de un hombre digno en la cara de este farsante.- Saludos, Hector.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *