Showbiz, Sitios Externos / 7 de Mayo de 2014

Salas de cine: el otro flanco de la industria

El cine argentino genera muchas películas, pero vende pocas entradas. Cómo es el negocio de la distribución y exhibición.

Por

Se vendieron el año pasado casi 50 millones de entradas

Sólo un 15% del total de entradas que se venden en el país se deben a una película nacional. Pero nada tiene que ver eso con falta de material: en Argentina se estrenaron un récord de más de 150 filmes en 2013, más que México y Brasil. Pero al mismo tiempo, y en silencio, aproximadamente la mitad de las películas que se producen no llegan a la pantalla grande.

En la vereda opuesta, sin embargo, el panorama de la industria del cine propiamente dicha es la contracara perfecta. Se vendieron el año pasado casi 50 millones de entradas, lo que rompió las marcas en cuanto a concurrencia y representó una facturación de $1.700 millones, un 40% más que en 2012. Es decir, mientras que al séptimo arte local le cuesta aún hacerse su lugar, a los cines les va cada vez mejor.

En el marco VISTA 2014, la Convención Regional de la Industria Cinematográfica que tuvo lugar en abril en Buenos Aires, NOTICIAS dialogó con Daniel Marón, director de Ultracine, la empresa organizadora que se encarga de relevar información de taquilla que será luego consumida por múltiples entidades de la región, incluido el INCAA.

NOTICIAS: ¿Cómo es la relación distribuidor-exhibidor (salas)?
Marón: En la mayoría de las películas, son socios que van porcentaje. Del valor de las entradas, el cine se debe quedar con un 30-35%. El distribuidor (ej. Warner, FOX, Paramount) gana más que el exhibidor con un estreno. El porcentaje se arregla semanalmente y la tajada del distribuidor va disminuyendo a medida que la película pasa semanas en cartelera, porque viene menos público y el cine necesita lo mismo para funcionar operativamente.

NOTICIAS: ¿Cuál es el negocio del cine entonces?
Marón: El cine tiene la ventaja de que todo lo que es Candy Bar es de ellos. Y una película que te tracciona mucha gente normalmente te hace funcionar muy bien el Candy Bar. Del ingreso de todo el cine, el Candy Bar representa aproximadamente el 60%. Otra parte importante entra por la publicidad dentro. Cuando vas a ver una película hay tanda publicitaria. Se cobran, claro.

NOTICIAS: ¿Cuál es el costo promedio de armar una sala?
Marón: El proyector es lo más caro, que va desde los 60 mil dólares hasta los 200 mil. Depende del tamaño de la sala, el tamaño del proyector. Ahora te falta el edificio, las butacas. Hay asientos desde 150 U$S hasta incluso butacas de U$S 1.400. Tenés salas para 200, 300, 500 personas.

NOTICIAS: ¿Por qué el cine argentino representa una pequeña porción de las entradas?
Marón: Hay que aclarar algo. Argentina es el segundo mercado dentro de Argentina. Viene el cine de EE.UU., después el argentino, y después el francés. Lo que pasa es que hay mucha película nacional que se estrena y no dura una semana la mayoría. Eso tiene que ver con que no hay una agencia de publicidad que las soporte, no tienen plata para hacer una buena campaña.

NOTICIAS: ¿Cuál es el producto más rendidor?
Marón: Lo que mejor funciona son las comedias. Tenés las excepciones siempre, claro. “El Secreto de Sus Ojos” o “Metegol” no son comedias y trabajaron muy bien. Pero en la media es lo que mejor rinde. Creo que en realidad, una característica fundamental para que la película trabaje es que esté Darín (risas).

NOTICIAS: ¿Qué actores funcionan mejor?
Marón: Darín, Francella, Peretti. En ese orden.

¡Lee la nota completa suscribiéndote online a NOTICIAS!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *