Opinión / 16 de mayo de 2014

El fin de la tregua entre Cristina y Francisco

Aunque por motivos que podrían calificarse de estratégicos el Papa ha tratado con amabilidad a CFK.

IGLESIA. El ataque de la Presidenta a la curia argentina puede repercutir en su relación con el Papa Francisco.

Néstor Kirchner llamaba al arzobispo Jorge Bergoglio “el jefe de la oposición”. Si bien Cristina compartía la opinión de su marido sobre la militancia imputada al prelado y por tanto se sintió sumamente indignada cuando los cardenales lo eligieron Papa, para disgusto de los kirchneristas más combativos optó por perdonarle sus muchos pecados políticos.

No le fue fácil. Tampoco le ha sido fácil tratar de reconciliarse con las instituciones eclesiásticas locales. Aunque por motivos que podrían calificarse de estratégicos Francisco –no quiere que su país de origen recaiga en el caos– la ha tratado con amabilidad, parecería que Cristina sigue viendo la Iglesia Católica como una organización burguesa reaccionaria que colaboró con la dictadura militar, de ahí su alusión al presunto deseo de los obispos de “reeditar viejos enfrentamientos”. A su entender, rige una especie de pacto de no agresión entre el Gobierno y la Iglesia que esta acaba de romper al difundir la Conferencia Episcopal un documento en que se relacionó el delito con la corrupción y con “una dialéctica que alienta las divisiones”.

Desde que se reinventó como una partidaria tardía, pero entusiasta, de los guerrilleros de cuarenta años atrás, Cristina ha hecho suya la hostilidad que sienten hacia el establishment clerical muchos sobrevivientes y sus allegados. Por cierto, no discrepará con la líder de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, que criticó al Episcopado con su vehemencia habitual por preocuparse más por el delito actual que por los crímenes políticos de otros tiempos: dijo que la Iglesia “no habló cuando la dictadura secuestraba tantísima gente, pero ahora se asusta porque hay violencia”.

Que la rama argentina de la Iglesia Católica haya asumido una postura netamente opositora al gobierno kirchnerista no debería ocasionarle sorpresa. Todos los gobiernos de los años últimos han sido blancos de amonestaciones similares; también lo serán los próximos. Aun cuando la realidad del país fuera la prevista por “el relato” de Cristina, los obispos encontrarían motivos para quejarse, ya que ninguna sociedad existente se aproxima a la utopía que reivindican.

Fuera del minúsculo “Estado de la Ciudad del Vaticano”, los clérigos raramente se ven constreñidos a emprender la tarea ingrata de gobernar. En común con los pequeños partidos testimoniales, pueden criticar el desempeño ajeno sin correr el riesgo de que otros contesten refiriéndose a sus propios fracasos. Se trata de una ventaja que no están por abandonar: con firmeza, los voceros de la Iglesia nos recuerden que no les corresponde formular propuestas concretas.

De todas maneras, a esta altura es penosamente evidente que la Argentina de la década ganada no se parece para nada ni al inalcanzable ideal eclesiástico, ni, lo que es un tanto más importante, al país en que todo marcha bien de la retórica kirchnerista. No fue necesario que los obispos y otros dignatarios señalaran que entre la cuarta y la tercera parte de la población vive por debajo de una línea de pobreza apropiada para el norte de África, que la violencia “cada vez más feroz y despiadada” se ha hecho rutinaria, que la droga se ha erigido en una industria nacional más y que la corrupción funciona como un ácido que debilita todos los vínculos sociales; los de la policía con los ciudadanos honestos y, huelga decirlo, los de la clase política en su conjunto con los demás.

Con todo, sería injusto suponer que Néstor, Cristina y sus adherentes sean los responsables principales de la situación calamitosa denunciada por el Episcopado. Ellos también son productos de una sociedad que perdió el rumbo hace muchísimos años. De no haber sido por la actitud complaciente del grueso del electorado, y por la voluntad de tantos políticos de apoyarlos sin chistar a pesar de las barbaridades que cometían, hubieran tenido que acatar las reglas constitucionales.

 

26 comentarios de “El fin de la tregua entre Cristina y Francisco”

  1. Mariano Obarrio payaso de la nación, mentiroso jajajajajajajajajajajajajajajajajaj uajajajajajaja
    uauauauajajajajaja, otarios, lalaljajajajajajajajaj

  2. es el mejor gobierno en 200 años, el odio y la envidia que despierta a la opo es porque los K nos devolvieron la patria que habían destruido, el trabajo que nos quitaron, la dignidad e igualdad como nadie en la historia, Cristina les quito la careta a todos los cipayos y vendepatrias, el asesino de Bergoglio temblo cuando se hacia justicia con los desaparecidos, por eso la difaman, insultan, mienten, ningún político le llega ni a la suela de los zapatos, ver a la opo es avergonzarse de las barbaridades que dicen y proponen. Grande Cristina, fuerza

    1. Huguito, tanta caca tenés en la cabeza, cerebro de mosquito! Si tiene algo de histórico este seudo-gobierno facho, es el nivel de choreo que maneja…

    2. Contestarte seriamente demandaria muchas horas de tiempo desperdiciado. Por lo tanto solo dire que vos (Huguito) y la Loca. se cuelguen de ésta y griten Tarzan.

      Idiotas como este no merecen el desgaste de la inteligencia en contestarle, Por suerte ya les queda poco.

      1. Otto y Curly son tan berretas que tendrían que estar bailando con tinelly, comprando dólares y viajando a miami. Ah y después criticra lo mal que se viv en Argentina. No recibieron una carta del Papa que envió Mariano Obarrio ?????? jajajajajajajajajaj uaaaajajajajajajaj

  3. El pueblo argentino tiene que dejar de pagar los sueldos de los obispos y cardenales que se asemejan al de los diputados. Es el colmo en un Estado laico. O acaso también tenemos que empezar a bancar pastores y demás chantas que viven de arriba?

  4. este momento político exige una gran calma (muy difícil) que la curia ni reconoció los desbordes, se olvidan de un obispo, las monjas francesa y tantos otros por trabajar en villas. El Papa está obligado a ser muy prudente Kirchner es una jefa de estado. ergo el ser amable no quita el ser profundamente crítico y que los obispos hayan dado un informe sumamente justo

  5. Dicen que la iglesia colaboro con los militares y ella con los montoneros mataron niños, trabajadores, y de eso nadie se acuerda no?
    Si vamos a vivir de lo que paso sin hacer nada para cambiar, eso se lo debemos al régimen K.
    Si el vaticano le diera $ a los kukas seguro se olvidan de todo.
    Y Hebe? que insulto a todos ahora es papista? eeee?
    MEMORIA para el 2015, dejemos de joder con tantos chorros eternos en el poder.

  6. Debo darle la razón a Lilita Carrio cuando hace dos días dijo que Francisco es un DEMAGOGO ,aclaro no me extraña ,ya se había declarado Justicialista ,y no se puede negar la Religión de Carrio ,dando una Visión de Francisco que muchos sospechábamos y no decíamos , por respeto .

    1. Busca el significado del termino demagogo. Hay que ser un ignorante de primera para adjudicarselo a Bergoglio que es un tipo humilde y conciliador. Sos el tipico que le busca la quinta pata al gato, el tipico paranoico que desconfia de si le sonrien en la calle. Mejor pone donde y cuando supuestamente Carrio dijo semejante barbaridad, sino no te cree nadie. Y eso de que Bergoglio era ” justicialista”, fue un momento breve en su juventud! Tiene 80 pirulines, es PAPA, te parece que realmente sigue a Peron ahora? Sigue a Cristo y a nadie mas que a El.

  7. Perfecta la apreciación de Mr.Neilson respecto a la ambigua relación papa-kretyna.El populismo que se contagió Francis 1º en sus 10 años de convivencia corruptélica lo ha llevado a adoptar ciertas supuestas posiciones sociales que no modifican un ápice la estructura dogmática del catolicismo.Cualquiera sea la forma en que se la mire,la relación F/K lleva rumbo de colisión.

  8. ESTE ES EL PEOR GOB QUE TUVO ARGENTINA, COMO TODOS LOS GOB PERONISTAS, QUE SON LKRAS, LADRONES, ESTAFADORES, HABLAN DE AYUDAR A LOS POBRES, PERO NO HACEN NADA Y SE ENRIQUECEN ASQUEROSAMENTE….NUNCA MAS PERONACHOS, NI COMUNISTAS, NI MONTONEROS,,,,,LAS BRUJAS DE PLAZA DE MAYO, SON TAN DELINKUENTES COM O ESTE GOB MALDITO..!!

    1. mejor sería legalizar el aborto hasta los 2 meses del embarazo y evitarles así una crueldad intolerable a miles de bebés K. no te parece lanata ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *