Personajes, Sitios Externos / 10 de Junio de 2014

Gerardo Otero: “Recién ahora puedo respirar”

Se destaca junto a Julio Chávez en “Red”, y es “Juancito” en Guapas. Media vida sobre las tablas y profesor de teatro.

NACIDO PARA ACTUAR. Empezó a estudiar teatro a los 9 años y debutó con un desnudo en "La lección de anatomía". Hoy trasmite lo que sabe en sus clases.

El programa de “Red”, la obra dirigida por Daniel Barone que protagonizan Julio Chávez y Gerardo Otero, explicita en la sinopsis el núcleo problemático del texto: “el significado de la relación padre-hijo y su par mentor-protegido”. Ese duelo generacional, entre un pintor consagrado en el ocaso de su tiempo, y un aprendiz que personifica aquella triste realidad, tiene su versión alternativa –y mucho más amable, vale decir– abajo del escenario. El actor consagrado, en el esplendor de su carrera (Julio Chávez) junto a su coprotagonista, una joven promesa que tiene su primer gran papel en el teatro comercial: Gerardo Oteroque está viviendo un gran momento, y lo sabe.

Obra-Red-3

Después de más de la mitad de una vida dedicada a la actuación, con una importante carrera en el teatro independiente, consiguió lo que esperaba desde hace mucho tiempo. “Recién ahora puedo respirar” confiesa Otero, quien tuvo una participación en los “Guapas”, donde encarnó al novio de Florencia Bertotti, y que de martes a sábado comparte escenario con Chávez, el actor argentino más prestigioso del momento.

Noticias: Hay algo de maestro y aprendiz, ¿no?
Gerardo Otero: Él tiene una carrera muy importante, una gran trayectoria, tiene un lugar ganado. Y yo recién tengo el primer papel que me expone tanto. Vengo laburando, pero con un nivel de exposición distinto. Obviamente yo lo veo laburar, cómo construye. Pero me pasó también con todos los actores, por lo general. Trato de aprender de ellos. De Julio estoy absorbiendo todo. Sería tonto no hacerlo. Tanto de él como de Daniel Barone, que es un capo. Es alguien a quien yo admiro mucho.

Gerardo-Otero-57

Noticias: ¿Está muy pendiente de ese aprendizaje o se permite disfrutarlo?
Otero: Soy consciente, pero no lo pienso todo el tiempo. Si no, no podría actuar. Si me pongo a pensar que estoy acá, con Julio Chávez y demás, agarro mi mochila y me voy, no salgo al escenario. Pero se convierte en algo cotidiano. Me gusta estar en el teatro, llego temprano, estoy en el camarín, me encanta todo eso.

Noticias: ¿Siempre quiso ser actor?
Otero: Sí, siempre. Nunca me imaginé haciendo otra cosa.

Noticias: ¿Cuándo empezó a estudiar?
Otero: A los nueve, diez años. Hice talleres en el colegio, estudié en la escuela de Ana María Campoy un año, y después seguí haciendo teatro en un taller, con gente más grande. Yo tenía 12, 13 y todos tenían 17 o 18. Entonces, claro, las cosas que se hablaban eran conflictos mucho más heavy, ya se empezaban a dar besos, qué se yo, yo estaba como loco. Siempre me gustó rodearme de gente más grande. Y claro, cuando iba a un grupo de chicos de mi edad…

Noticias: Sobresalía…
Otero: Y me aburría profundamente.

Gerardo-Otero-16

Noticias: ¿Esa devoción por el teatro viene de herencia familiar?
Otero: Mi familia, nada que ver. Mi vieja, ama de casa, mi viejo era militar. Una hermana mía hizo danza, pero nada más. No venía de una rama artística, pero se despertó. Me encantaría saber por qué. Cuando era chico dije que quería hacer teatro, y siempre mis viejos me bancaron, cada uno desde su lugar. Tal vez la que más estaba más encima, la que me llevaba a estudiar, o averiguaba y demás, era mi vieja. Pero mi viejo siempre me acompañó también. Me apoyaron en todas mis decisiones.

Noticias: ¿“La lección de anatomía” fue su primera audición?
Otero: Para teatro, sí.

Noticias: ¿Y para qué otras cosas había audicionado?
Otero: Hice algunos castings para tele. Uno para “Montaña Rusa”, pero para un papel de hermanito chiquito. No tuve suerte con las audiciones en general. Después, por ejemplo, hice otra para “Amigovios” y tampoco quedé, pero me llamaron para hacer unos capítulos.

Noticias: ¿Soñaba con ser un chico Cris Morena, o algo por el estilo? ¿Pensaba en la fama o en actuar?
Otero: Pensaba en actuar. Sí, de repente me imaginaba yendo a un lugar y que me reconozcan, pero el foco no estaba puesto ahí. Estaba en actuar.

Noticias: ¿Le seducía la televisión especialmente?
Otero: Sí, pero el teatro siempre fue muy importante para mí. Me acuerdo que cuando era chico vi una obra que hizo Patricio Contreras, que tenía un monólogo. Él estaba parado, no hacía nada, y contando algo se emocionaba. Eso me marcó.

Noticias: ¿Cuáles son sus referentes?
Otero: Yo no soy fanático de nada, pero Osmar Núñez es un actor que me apasiona ver, es intenso por donde lo mires. Y más cercano generacionalmente, Rodrigo de la Serna me encanta.

Noticias: Siempre se dice que vivir de la actuación es difícil, ¿alguna vez sintió que no podría seguir su vocación?
Otero: Siempre… recién ahora puedo respirar. Cuando empecé en el IUNA, mi viejo me preguntó “¿de qué vas a vivir?”. Pero no me lo dijo mal, estaba preocupado nomás. Los primeros años fueron complicados. Cuando empecé a dar clases sentí un poco más de seguridad. Dependo de mí solamente.

Noticias: ¿Qué hace cuando no actúa?
Otero: Tengo muchos amigos, trato de divertirme. Y, digamos como hobby, tengo una colección de playmoviles, muy grande. Soy fanático, los tenía de chico y después me fui comprando. Supongo que soy un coleccionista.

Noticias: ¿Cómo se lleva con la ciudad?
Otero: Si fuera por mí, viviría en Villa La Angostura, o un lugar así. Pero no es compatible con mi laburo. Igual estoy bien, salgo a caminar y me armo mi microclima, musicalizo mi recorrido, y disfruto de eso.

¡Lee la entrevista completa suscribiendote a Revista NOTICIAS!

Fotos: Marcelo Dubini Producción: Esteban Vedia. Ropa: Christian Lacroix, Americanino, The Coco Room, Tex Man. Zapatillas: Merrell Caterpillar. Agradecemos al restó Del Progreso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *