Showbiz / 18 de septiembre de 2014

El fenómeno “Community”

La serie rescatada por Yahoo!. Modelos de creación y de negocio. Cultura pop y redes.

Por

BIZARRA E INTELECTUAL. La serie que rescató del olvido al cómico Chevy Chase se convirtió en un fenómeno de culto. Saltó de la pantalla del cable a la de internet.

Fanáticos del mundo, uníos: sólo tenés para perder algo del ancho de banda. La consigna no ha sido pronunciada –tal cual– por nadie pero se ejerce cada vez más. Vean si no lo que ha sucedido con una de las series más interesantes, cómicas, originales, cómicas y tiernas (y cómicas) de los últimos años, “Community”. Esta serie es, en cierto sentido, un campo de batalla entre la vieja y la nueva televisión, y aunque el “succés d’estime” (anche, de público) siempre fue suficiente como para sostenerla en la TV tradicional, cada renovación de temporada ha sido un problema. La última noticia es que “Community” tendrá una sexta temporada digital que será provista por Yahoo!, en un campo –el de la competencia de contenidos vía web– que se ha convertido en el de mayor crecimiento dentro del negocio audiovisual.

“Community” es creación de Dan Harmon, un comediante y un guionista. La serie su primera creación de peso. La primera temporada es del 2009 y comienza con Jeff Winger (interpretado por Joel McHale, que ya conducía el magazine satírico “The Soup” en E!), un abogado en realidad no recibido. Su firma lo suspende y lo obliga a graduarse, lo que lo lleva a un College de segunda categoría. Allí se encuentra con otros descastados en situación parecida, forman un grupo de estudio que inscribe en diferentes materias y vive dentro del campus. Lo que en realidad sucede es que la cultura pop cae como un aluvión entre estos personajes y todo se vuelve surrealista, en un tono entre la sitcom tradicional y el cartoon desaforado. Prácticamente todos los personajes se volvieron icónicos, e incluso redoraron los blasones de Chevy Chase, cuyo Pierce Hawthorne es uno de los mejores villanos cómicos de la TV. Uno de los aciertos es utilizar las referencias pop y elevarlas al cuadrado, lo que paradójicamente hace de la propia emisión un icono popular.

Votos de desconfianza. Nadie –ni la NBC, que encargó los episodios– daba demasiado por “Community”. La serie debutó con cerca de 8 millones de espectadores y terminó con 4,41. El promedio es de 5 millones, que puede parecer poco pero es enorme en un mercado tan competitivo como el estadounidense. La segunda temporada no tuvo demasiados problemas de renovación, pero su promedio fue de 4,4 millones de espectadores. La tercera se anunció en septiembre de 2011 y estaba en el aire cuando NBC decidió cancelar. Fue entonces cuando los fans de todo el mundo, haciendo uso de Twitter, Facebook y Tumblr, torcieron la decisión: NBC anunció que la serie volvería lo antes posible con los episodios restantes.

Entonces sucedió lo de la “cuarta temporada”: a Harmon le dijeron adiós. Otra vez la campaña de fans fue lo suficientemente poderosa como para que Harmon  fuera devuelto a su puesto. El asunto es simple. “Community” es demasiado personal, cercana a su creador. Justamente tal es el motivo por el que tenga un lazo tan estrecho con sus fans: “Community” es en sí una “community” dentro y fuera de la televisión.

Salvar la comunidad. Pero volvamos a los números duros: el problema de “Community” es que esa intimidad no logra que la tira supere los 4 millones de espectadores promedio. Aunque el sitio Metacritic –de referencia: concentra las críticas a la TV, el cine y la música y establece estadísticas a partir de ellas– la coloque en el puesto número uno de las sitcom de todos los tiempos, no es “para todo el mundo” (a veces sus referencias pop son casi esotéricas). La quinta temporada, que tuvo aire en el 2013, apenas fue de 13 episodios (en lugar de los 24 o 22 habituales) y el destino –además de deserciones en el elenco, por ejemplo– parecía oscuro.

Y entonces aparece Yahoo!. La firma está peleando con ahínco por sobrevivir en el ciberespacio ante la arrasadora competencia de los diferentes sitios del emporio Google. Y tiene su propio servidor audiovisual. Yahoo! fue a fines del siglo pasado y comienzos del actual la referencia para webmail y mensajería instantánea. El problema es que es ambos servicios eran gratuitos y ese tráfico es poco amortizable. Y que Google lanzó luego Gmail, y luego vino Skype y ahora tenemos Whatsapp en teléfonos.

Sin embargo, Yahoo! Sigue siendo un player central y tiene potencia para desarrollarse en el campo del entretenimiento on demand, allí donde cargan Netflix, Amazon, Hulu o el próximo servicio pago de YouTube. Lo bueno de la web es que se pueden aprovechar nichos y hacerlos crecer de manera global. Y como además la potencia de marca se retroalimenta, es buena publicidad para Yahoo! producir los 13 episodios de la sexta temporada de “Community” y es bueno para “Community” estar dentro de la grilla de Yahoo!, aun cuando la serie puede verse en Netflix (solo tres temporadas), en Hulu y puede ser descargada desde iTunes.

Por otra parte, hay una componente estilística en “Community” que la hace ideal para este tipo de difusión: su entramado de referencias es propio de la era Internet, es el humor de la web donde cualquier cosa puede ligar con otra. Ese principio de construcción de cada episodio apunta a un espectador con la misma posibilidad de establecer redes de referencias y disfrutar del humor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *