Economía / 6 de octubre de 2014

Informe restringido: cómo son las cuentas

El Central acumula tantas deudas como reservas. El rojo fiscal sin límites.

El stock de Letras y Notas del Banco Central ya superó los 235.000 millones de pesos. Según el tipo de cambio oficial, es el equivalente a las reservas totales, que ya están por debajo de los 28.000 millones de dólares. Es decir: si los bancos, empresas e inversores quisieran cambiar sus Lebacs y Nobacs por el billete estadounidense, se llevarían todos los fondos en moneda extranjera de la autoridad monetaria. En ese contexto, hay que considerar las expectativas devaluacionistas. Una de las herramientas para reforzar las arcas del Central y poner las reservas a resguardo de eventuales corridas es, precisamente, el ajuste del tipo de cambio. El Gobierno, por supuesto, no quiere oir hablar de esa posibilidad. Pero el deterioro presiona: hace un año, la participación del total de Letras del BCRA sobre el total de depósitos en pesos del sistema financiero equivalía al 17,6%. En la actualidad, supera el 30%. La magnitud del porcentaje expone la pérdida de capacidad prestable del sector público al sector privado. Si se hace un repaso, además, de las distintas variables, puede inferirse el progresivo debilitamiento de las cuentas públicas: en los últimos doce meses, el tipo de cambio oficial subió un 46%; el valor del dólar paralelo se incrementó casi el 70% y las Lebac aumentaron casi el 111%, mientras que las reservas cayeron el 19% (alrededor de 7.000 millones de dólares).

Presupuesto x 3. Un informe del CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento) proyecta para el 2015, por ejemplo, un Presupuesto más de tres veces mayor al presentado por el Gobierno. De hecho, absorberá el 74% de los recursos recaudados. El trabajo de los investigadores Lucio Castro y Walter Agosto critica el proyecto oficial por plantear para el año que viene un escenario macroeconómico optimista poco probable: crecimiento de la actividad cercana al 2,8%, niveles de inflación cercanos al 14,5% y un tipo de cambio de $ 9,45. “Sin embargo, en lo que va de 2014, la actividad económica se encamina a caer un 2%, la inflación podría alcanzar el 37% anual y el tipo de cambio ascendería ya a $ 9,42”, explicó Lucio Castro, director del Área de Desarrollo Económico de CIPPEC. El análisis estima que el Gobierno debería reducir el déficit financiero 166.000 millones de pesos proyectados para el 2014 a los 50.000 millones estimados para el 2015. “Eso implicaría una inverosímil caída del desbalance fiscal de más del 70%”, apuntó Walter Agosto, investigador principal del CIPPEC. Explicó que el improbable escenario macroeconómico implica una significativa subestimación del crecimiento del gasto público, que amplía la discrecionalidad del Poder Ejecutivo en la asignación de recursos.

El resultado proyectado para 2015 surge de una tasa estimada de crecimiento de los recursos del 28% y una suba proyectada de los gastos totales del 14%. “Estas proyecciones subestiman el crecimiento de los recursos fiscales sobre la base de la inflación esperada para el 2015”, recuerda Castro. La proyectada suba del gasto parece imposible de cumplir por dos motivos: en el 2014, el gasto ya creció un 48% y el proyecto de Presupuesto no contempla aumentos altamente probables en jubilaciones, pensiones no contributivas, salarios estatales y la Asignación Universal por Hijo de cara al año electoral. El proyecto también prevé una improbable suba del 9% de las transferencias corrientes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *