Opinión / 9 de Octubre de 2014

Post polémica, Lorenzetti analiza el nuevo Código Civil

El presidente de la Corte Suprema repasa la nueva legislación que elaboró. Las controversias.

Por

Este código ha sido elaborado por una comisión que presido, e integrada por la doctora Highton y la doctora Kemelmajer de Carlucci. En los últimos treinta años hubo numerosos proyectos de código civil que fracasaron, por intereses de todo tipo. Nosotros seguimos esa tradición de textos experimentados, probados, discutidos en cientos de congresos, y por eso el producto es académico.

Los agregados que hizo el Poder Ejecutivo y el Congreso no cambian la estructura del código, que en la gran mayoría de los textos permaneció inalterado. Es lógico que haya temas controvertidos, también los hubo con el código civil de Vélez, que fue tratado a libro cerrado sin discusión en el Congreso y generó la crítica de Alberdi; también lo hubo con la principal reforma del código que hiciera Borda, en el gobierno de facto de Onganía, pero en ambos casos, pasado el tiempo, brindaron grandes beneficios a la comunidad.

Este código está elaborado pensando en la gente, en un lenguaje claro y comprensible con muchos avances para los ciudadanos de este país.

  • Antes se legislaba pensando en un un hombre adulto, sano, educado y de buena posición social; este código incluye a todos: a los hombres y mujeres; a los adultos pero también a los jóvenes y niños; a los educados pero protege a los que se trata de engañar por su falta de conocimientos; a los sanos pero también a los enfermos, a los fuertes pero también a los débiles. Busca la verdadera igualdad que se basa en la tutela de los vulnerables.
  • Hay que reconocer el rol de la mujer en el hogar; hay cuatro millones de mujeres jefas de hogar. El Código lo hace, establece la plena igualdad del hombre y la mujer en el matrimonio, se permite terminar con el uso de la “la señora de” y se reconoce una compensación por los trabajos que la mujer hace en el hogar; algo que no existía con anterioridad.
  • Los niños son protegidos conforme a la convención internacional de derechos con numerosas consecuencias prácticas.
  • La adopción se facilita ampliando las personas que pueden adoptar, acelerando los trámites y dando una serie de seguridades para evitar abusos con los niños.
  • Se reconoce el verdadero rol de los jóvenes y su autonomía progresiva.
  • Durante mucho años los enfermos mentales fueron maltratados, se los consideraba incapaces y muchas veces se los encerraba. La Corte tuvo que fallar en un caso en que una persona estuvo veinte años abandonada en un psiquiátrico. Por eso proponemos que la internación es algo excepcional, que sólo puede hacerse con un estricto control judicial y equipos interdisciplinarios.
  • Es un código que protege la autonomía de las personas. Siempre fue muy fácil declarar incapaz a alguien y luego privarlo de sus derechos. Ahora se limita muchísimo la figura del incapaz y permite que una persona pueda ser declarada con una capacidad restringida, con redes de apoyo para que se pueda desenvolver. Es una gran solución para muchas personas.
  • Es un código humanista, dice que la persona es inviolable y que debe respetarse su dignidad y privacidad. No se puede exigir un contrato cuyo objeto sea peligroso para la salud.
  • Es un código para la libertad de las personas, a fin de que cada uno pueda decidir su vida como lo desea. Por eso se flexibilizan las normas sobre el nombre, se permiten opciones para organizar la vida familiar, se autorizan las convenciones sobre el patrimonio y muchos otros aspectos que definen a una sociedad pluralista.
  • Se tutela a los consumidores permitiendo revisar cláusulas abusivas que aparecen en la letra chica cuando, por ejemplo, se compran bienes o se piden préstamos.
  • Hay muchos problemas en los contratos que se celebran en internet; el código establece reglas para evitar engaños mediante la publicidad y la tecnología informática.
  • Como es un Código Civil y Comercial, hay una importante regulación que incorpora numerosos contratos nuevos, como la franquicia, concesión, agencia, bancarios, y otros que favorecen el comercio.
  • Hay importantes instrumentos para favorecer el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, como los contratos asociativos, que permiten crear vínculos para crecer en economías de escala. Eso favorece el empleo en las economías regionales.
  • La creación de una sociedad de un solo socio es una herramienta muy importante para que una persona pueda desarrollar varios negocios sin necesidad de asociarse, con distintas sociedades a su nombre.
  • Se protege la seguridad jurídica para los ciudadanos. Por ejemplo, en el depósito de dinero bancario se dice que hay obligación de restituirlo en moneda de la misma especie.
  • Se protege la imagen personal, es decir, que no se puede captar o reproducir la imagen o la voz de una persona sin su consentimiento, excepto que sea en actos públicos, haya un interés científico o hubiera que informar.
  • Durante muchos años se negó la convivencia sin matrimonio a pesar de que es una conducta social muy difundida; eso produjo notorias injusticias, sobre todo para la mujer. Poco a poco se reconocieron algunos derechos para la “concubina”, pero ahora se la regula como debe ser: una unión convivencial que da derechos en materia de alimentos, vivienda y soluciona problemas prácticos muy importantes.
  • Hay una fuerte protección de la vivienda que beneficia no sólo al dueño, sino también a su cónyuge, su conviviente, sus ascendientes o descendientes. Permite inscribirla y evitar que sea ejecutada por deudas posteriores a esa inscripción, salvo expensas, impuestos, mejoras o garantías.

Por estas razones, y más allá de las controversias del momento, se verá un gran avance en la comunidad jurídica argentina, que respalda ampliamente este proyecto que elaboramos.

* PRESIDENTE de la

Corte Suprema de Justicia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *