Costumbres / 26 de Octubre de 2014

TENDENCIAS

Bicicletas fashion

Indumentaria, canastas y bolsos se combinan con el color y estilo de la bicicleta.

Por

Hasta hace poco la bicicleta era sólo utilizada para hacer deporte o dar un paseo los fines de semana. Pero hoy, además de ser uno de los medios de transporte preferido por los porteños, son la razón de ser de un nuevo mercado: el de los negocios que las venden, que nada tienen que ver con las antiguas bicicleterías de barrio. Son locales en los que la estética prima, responden a usuarios que adoptan las últimas tendencias y buscan diseño además de funcionalidad en los productos que compran. Los que prestan la misma atención a los accesorios de su vehículo que a la ropa que usan, y que buscan que su bicicleta refleje su estilo. El panorama local es amplio y ofrece opciones para todos los gustos.

ACCESORIOS. Muvin, cuyo lema es Movimiento Urbano, es uno de esos negocios. En sus paredes cuelgan cuadros de colores, asientos y manubrios que los clientes pueden combinar a gusto. Las de la marca Monochrome ya están instaladas entre el público y tienen sus fanáticos. En el 2009, luego de un estudio de mercado de 8 meses, la firma detectó que no había oferta de modelos urbanos de diseño y calidad en la ciudad. Mayormente eran de alta gama deportivas o playeras. Además localizaron en todo el país lotes de bicicletas que se estaban utilizando como relleno de terreno (lo cual es un daño enorme para el medio ambiente). “Juntando estas dos conclusiones, nace Monochrome Recycled Bikes, donde reciclamos los cuadros y horquillas de modelos antiguas de muy buena calidad y fabricamos manubrios y asientos propios, generando una identidad propia a través del producto final, pretendiendo no solo crear un medio de transporte sino también un objeto de diseño y culto”, asegura Natan Burta, diseñador industrial y socio de la firma.

Bien femeninas y con un toque retro, en las de la firma Belosophy predominan los colores pastel. “Aunque las plegables son muy buscadas, nuestro fuerte son las de paseo para mujer. Entendemos las necesidades de cada mujer en cada etapa, queremos que puedan adaptarla a su estilo y tener modelo único”, asegura Estefanía del Carril, dueña de Belosophy junto a su hermana Sofía. Cada cliente es libre de customizarlas según su gusto. En el coqueto local se elige el modelo base, el color, los componentes (con o sin cambios), y accesorios como silla para niños, canastos delanteros o traseros, asientos y puños que pueden ser de cuero, gamuza o corderito. Incluso existe la posibilidad de que un artista la pueda intervenir.

ALIADOS. Con el auge del ciclismo urbano también aparecieron los accesorios para practicarlo. Estos son productos muy distintos de los que se utilizan para hacer ejercicio o en forma recreativa. Para las cabezas protegidas, Onn Style ofrece una variedad de cascos que combinan seguridad y estilo. Para hombres, mujeres y niños, en diferentes talles y estampados, se renuevan en cada temporada otoño-invierno y primavera-verano, como cualquier marca de indumentaria. “Mucha gente opta por no usar casco porque los consideran ridículos. Por eso creamos uno que es lo más parecido a un sombrero, aunque sin resignar seguridad, que el objetivo fundamental del casco”, cuenta el arquitecto Álvaro García Testa, creador de Onn Syle. Para cargar todo lo necesario, la firma Hélice ofrece alforjas, bolsos y canastos. “Como ciclistas urbanas, sabemos cuáles son las dificultades a la hora de trasladar ciertos objetos en los viajes por la ciudad, por ejemplo la computadora”, reconoce Tamara Rachi, una de las creadoras de Hélice.

Otra de las marcas que ofrece accesorios pero también indumentaria es Dínamo, del diseñador Luciano Livszyc: pantalones y bermudas hechos de gabardina elastizada que acompaña la flexión de piernas, cintura trasera más alta para mejorar calce y ajuste al andar, además de remeras con telas livianas con estampas reflectivas. “Nuestros productos son tanto para la vida cotidiana como para usar arriba de la bici, son funcionales. Los bolsos y la indumentaria tienen esa característica. El bolso que se coloca en la bicicleta para viajar cómodo, también se puede usar durante el resto del día, está pensado para ambas situaciones”, ilustra.

De moda en los barrios más coquetos de la ciudad, la bicicleta es no sólo un medio de transporte sino también el soporte de una forma de ver la vida. ¿Por qué no imprimirle una estética propia, que haga juego con nuestro estilo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *