Restaurantes / 12 de Diciembre de 2014

RESTAURANTE

El sushi después del sushi

“Kokoro”. Coronel Díaz 1651, Palermo. 4547-2324. Sushi. Lunes a sábado, desde 20 al cierre. Reservas. Sólo efectivo. Precio promedio: $ 300.

Por

Palta, Philadelphia y salmón, mucho salmón: eso es el sushi para los argentinos. Nada de “pescados raros”, ni algas, ni aventuras. Sólo la alquimia de esos cuarto ingredientes básicos que, ya hace algunos años, hizo furor en nuestro país. El “suyi” desterró al binomio pizza y empanadas como delivery favorito de una determinada clase social y hasta los niños lo piden como a una golosina. Durante tres años, “Kokoro Sushi” fue uno de los deliveries más exitosos del mercado y hoy decidió dar la cara, abriendo su primer local a la calle. Es un espacio pequeño, discreto e íntimo, en un barrio al que le hacía falta la diversificación gastronómica.
El secreto del sushi, además de la frescura del pescado, está en el sushiman. Y aunque tiene un perfil bajísimo, Damián Shiizu (alias Yuko) es el responsable del éxito de “Kokoro”. Con abnegación nipona, él respeta el gusto argentino sin dejar de darle una vuelta novedosa y creativa, que incluye la fusión con lo peruano. En la carta conviven el sashimi (de salmón, langostinos y pescado blanco) con los tiraditos (excelente el de lenguado, presentado en forma de estrella, con crema de cilantro, rocoto y maíz cancha) y una gran variedad de rolls donde, además de los clásicos, se busca una experimentación con el sabor. Tal es el caso del Rainbow Roll, una especialidad de la casa, donde no falta ninguno de los ingredientes idolatrados, pero se le suman bastones crocantes de pescado blanco, mango y shizo, una interesante hierba aromática que en Japón se consume fresca y aquí solo se consigue disecada, pero aporta un toque de distinción. También el Fuji Roll, relleno con espárragos y envuelto en masa filo (caliente, de formato triangular y con crema de rocoto picante en su punto justo), es una opción original y sabrosa.
En “Kokoro”, las algas dividen las aguas. Como a muchos clientes no les gustan, Yuko ideó los paper rolls –donde reemplaza la tradicional alga nori por papel de arroz– y también las tulips, donde el alga es reemplazada por salmón. A pesar de su redundancia (salmón con más salmón) las tulips son un hit de la casa: lo mejor es probar las rellenas de lenguado acevichado (tulip nikkei). Del otro lado de las aguas están los temaki (conos de alga y arroz) donde las algas nori se lucen en todo su esplendor. Yuko creó un sistema para poder apreciar su textura crocante y su sabor a mar: un papel protector que separa el alga del arroz, impidiendo que se humedezca. El papel se retira tirando despacito justo antes de comerlo y los algueros, más que agradecidos. Si es de los que se anima a dar un paso más allá de lo conocido, no deje de ir a probar estos temaki a “Kokoro”. Son realmente únicos.
El delivery de “Kokoro” sigue funcionando y tiene excelentes promociones para las fiestas. La verdad es que con las temperaturas que se alcanzan en esas épocas en Buenos Aires, es una opción mucho mejor que el asado. Y marida maravillosamente con espumantes, que es lo que exige el brindis.

Cocina ★★★★
Servicio ★★★
Ambiente ★★★

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *