Cultura / 15 de diciembre de 2014

CULTURA

El poeta bestseller

Una pequeña colección de inéditos de Pablo Neruda recién publicada, nos recuerda el tiempo en que la poesía era popular.

Por

“Yo quiero/ celebrar una oreja”. Sólo estos dos versos deberían bastar como pista para adivinar quién fue el poeta que los escribió. “Pablo Neruda” dirán sin equivocarse sus lectores más fanáticos, aquellos que mejor aprecian la capacidad celebratoria del escritor chileno. Solo él fue capaz de cantarle odas a toda clase de objetos –a la cuchara, al mar, al vino y al gato– y transformar en zona erótica cualquier rincón de la anatomía de su amada de turno.
Es cuestión de gustos si lo hacía bien o mal, pero nadie puede dudar que pocos, en el mundo, lograron tanto éxito con sus versos.La novedad es que se han hallado 21 nuevas poesías de Neruda y acaban de ser reeditadas por Seix Barral, la editorial que posee en la actualidad los derechos de su obra (aunque todavía Losada conserve la posibilidad de publicar sus históricas ediciones, por deseo del poeta). Los versos citados al principio pertenecen al poema 10 de la colección, que en conjunto se titula “Tus pies toco en la sombra y otros poemas inéditos”.
Los memoriosos recordarán cómo “Veinte poemas de amor y una canción desesperada” inundó las librerías (en la histórica edición de Losada, con dibujos de Raúl Soldi) en los años ’70, cuando el escritor ganó el premio Nobel (1971) y el volumen pasó a formar parte de todas las bibliotecas argentinas: chicas, medianas y grandes.
Pocos poetas conocieron el éxito editorial como Pablo Neruda. Un escritor que encajaba a la perfección en las utopías de la época: estilo popular e ideología políticamente correcta. No sólo fue bestseller en ese tiempo, en la actualidad algunos de sus textos alcanzan cifras que harían palidecer de envidia a más de un novelista.
“Todavía hoy sus libros de amor siguen vendiendo en promedio, juntos, alrededor de 50.000 ejemplares al año”, cuenta el editor Alberto Díaz, responsable de Seix Barral. Esos libros son los “Veinte poemas…”, “Los versos del capitán” y “Cien sonetos de amor”. En cambio, sus obras más reconocidas literariamente (“Residencia en la tierra” o “Canto general”) tienen cifras de venta muchísimo menores.
“Neruda es sinónimo de poesía. Y uno de los grandes bestsellers de todos los tiempos. En una edición para kioscos realizada con una revista cultural, ‘Veinte poemas…’ llegó a vender 250.000 ejemplares. El dato curioso es que son los adolescentes quienes más lo compran”, detalla Alberto Díaz.
La Fundación Pablo Neruda es, en la actualidad, la que maneja los derechos de la obra del escritor chileno y los ingresos que producen tres “casas museo”. Desde 2011, la Fundación realiza un exhaustivo trabajo de relevamiento de manuscritos y copias originales del poeta. Producto de esta tarea es este nuevo volumen, “Tus pies toco en la sombra y otros poemas inéditos”.
Las 21 piezas que contiene fueron encontradas en lugares insólitos: viejos cuadernos, papeles sueltos o confundidas con documentación personal. Luego de un minucioso chequeo se descubrió que no habían sido nunca editadas y que habían pasado el filtro de Matilde Urrutia, su viuda y encargada del primer ordenamiento de su archivo. Otro rasgo digno de mención es que a diferencia de los “Cuadernos de Temuco”, obra inédita de su juventud que se publicó hace más de una década, estos 21 poemas fueron escritos entre los años ’50 y los ’70, en plena madurez del poeta.
La edición de Seix Barral contiene facsimilares y notas que explican la génesis de cada poesía.
“Qué entrega a tu mano de oro la hoja de otoño que canta/ o vas tú repartiendo ceniza en los ojos del cielo”, comienza el poema 4, uno de los más logrados de la colección. “Neruda es terriblemente no posmoderno y en ese sentido desentona con la mayor parte de la más celebrada literatura contemporánea”, observaba Ivonne Bordelois en La Nación, hace pocos días.
Estos poemas congelados en el tiempo traen algo de la frescura e ingenuidad de una época, en la que se vivía y moría por una pasión. Y recuperan un pasado en el que la poesía ocupaba un lugar central en bibliotecas, librerías y panteones literarios.

Seguí a Adriana en Twitter: @lorusso10

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *