Personajes / 13 de Enero de 2015

José María Muscari: “La política está muy fanduralizada”

Interpeta a un mucamo en la obra “Leonas” y dirige “La casa de Bernarda Alba”. Claroscuros, pérdidas y la era del amor por Whatsapp.

Sobre la mesa de la cocina aparece el libro que está leyendo, “Diarios”, de Andy Warhol, los escritos que dejó el genial y glamoroso creador del pop-art. “Ah, y también estoy con ‘Perdida’, de Gillian Flynn”, aclara cuando se le pregunta por sus lecturas, mientras hace malabares en la pileta de su casa con la tabla de surf y sin lograr equilibrio se cae al agua con zapatillas y anteojos. Instalado en el barrio Los Troncos de Mar del Plata, José María Muscari vive uno de los momentos de mayor popularidad de su carrera, tras haberse dado a conocer al gran público a través de sus participaciones en “ShowMatch”, a pesar de que debutó hace 22 años en el Parakultural, cuando sólo tenía 16, en una obra que él mismo creó.
Seguidor de cantantes como Amy Winehouse, Regina Spektor, la francesa Zas y los japoneses Pizzicato Five, actúa en la obra “Leonas”, que se presenta esta temporada en el Teatro Güemes marplatense, junto a Carmen Barbieri, Nazarena Vélez, Carlos Calvo, Coki Ramírez, Chichilo Viale y Daniel Aráoz, con libro de Atilio Veronelli y dirección de Marcelo Cosentino. Muy relajado, así se siente cuando solamente actúa y deja la responsabilidad de dirigir a otros. “Actúo poco en general, pero Nazarena me convocó y me pareció genial la idea. Mi personaje se llama Bartolo y es un mucamo, la mano derecha de Carlín Calvo, es divertido”, reflexiona uno de los dramaturgos más prolíficos de los últimos años, que también dirige en Mar del Plata “La Casa de Bernarda de Alba”, de Federico García Lorca, una obra que adaptó y que interpretan María Rosa Fugazot, Adriana Aizenberg, Mimí Ardú, Andrea Frigerio, entre otras. Para “Leonas” lo convocó su amiga Nazarena Vélez -que ya lo había tentado en “Los Grimaldi”- y cree que tuvo una idea que a él jamás se le hubiese imaginado: transformarse en actor de comedia popular. “Nunca imaginé que podía ser parte de este tipo de humor y Nazarena fue una visionaria”, se sorprende Muscari, un ser histriónico y seguro de sí mismo, que siempre se mueve en taxi y remís porque no sabe manejar ni le interesan los autos.
Noticias: Está cómodamente instalado en el rol de actor. ¿Le sienta mejor que la dirección y la dramaturgia?
José María Muscari: No podría elegir entre actuar, dirigir y escribir porque me gustan las tres cosas, como tampoco podría elegir entre teatro, televisión y radio, que son los tres lugares donde trabajo. Cuando uno escribe y dirige, es el responsable de la totalidad, es el padre de la criatura. En el caso de “Leonas” sólo soy un engranaje más, ahí tengo que hacer muy bien lo mío para que la totalidad salga bien.
Noticias: Imagino que el año pasado fue duro: la muerte de Norma Pons y el suicidio del esposo de su amiga Nazarena, lo deben haber afectado.
Muscari: Uno cotidianamente no piensa en la muerte, pero la desaparición física de Norma Pons -digo física porque en lo emocional sigue estando presente- y lo que pasó con Fabián Rodríguez, que era un amigo al que quería y valoraba mucho, fueron dos circunstancias muy cercanas que me hicieron pensar en el tema, indefectiblemente. Además se dieron situaciones muy opuestas: lo de Norma fue como natural, con una carrera consolidada y en un momento tan luminoso de su vida; sentí que se fue feliz… Lo de Fabián fue antinatural. Fueron dos golpes que te hacen pensar en que uno no es inmortal y que en algún momento todo se puede terminar.
Noticias: Muchos hablan de Muscari como una persona compleja y con claroscuros. ¿Es así realmente?
Muscari: Tengo una personalidad compleja, creo que todas las personas que tratamos de superarnos diariamente somos complejos, porque tenemos autocrítica y no nos conformamos con lo que está a mano. Los claroscuros están siempre, soy una persona muy alegre pero también melancólica, soy positivo pero tengo una visión bastante crítica de lo que pasa a mí alrededor, por lo tanto lo negativo también aparece. Todo el tiempo busco la luminosidad, pero si te soy sincero, me quedo con una frase de “La Casa de Bernarda Alba”: ‘la gente que es feliz todo el tiempo es idiota’. Me identifico completamente con ese pensamiento, no me relaciono bien con la gente que está todo el tiempo feliz.
Noticias: En su perfil de Twitter se lee: ‘Voy al gym de puro gusto y busco felicidad’. ¿Cómo busca esa felicidad, existe una receta para encontrarla?
Muscari: Me parece que la felicidad es algo que uno construye a diario y en lo que se tiene que trabajar. Creo que la felicidad son pequeños estallidos que se van construyendo con el desarrollo. Uno construye momentos de felicidad.
Noticias: En las redes sociales hace alarde de su soltería pero también de sus ganas de estar enamorado. ¿Está decepcionado con el amor?
Muscari: ¡No, para nada! Cero decepción en el amor. Tuve parejas geniales: estuve tres años con un médico, otros tres con un publicista y cuatro con un fisicoculturista. Fueron diez años de mi vida muy buenos, relaciones donde nos hicimos muy bien el uno al otro. Lo que me sucede es que la vara del amor no está metida en mi cotidianeidad para tratar de no estar solo.
Noticias: Es decir, no necesita estar con alguien para estar bien.
Muscari: Exacto. Estar bien o no, depende de mí. Me encantaría enamorarme y estar dispuesto a que suceda, claro, pero tiene que aparecer alguien que me cope, sino no me sirve. Mi vida así como está es buenísima: tengo trabajo, me va bien, me gusta lo que hago, tengo amigos, una familia súper genial que me contiene y ayuda… No necesito a alguien para rellenar un agujero.
Noticias: Hace unos años escribió y dirigió “FeizbuK”, donde planteaba distintas situaciones que ocurrían en esa red social desnudando ciertas carencias humanas. ¿Alguna vez se planteó conocer a alguien o quedar en una cita a través de internet?
Muscari: No, nunca. Le doy mucha bola a las redes sociales porque es mi vínculo más concreto con el público, pero sinceramente no tengo ningún tipo de relación con gente en internet o a través de las redes sociales. No tengo amigos que hice en Facebook, ni personas que me gustan por el Twitter. Lo tomo como lo que son: un vínculo para que la gente puede seguir mi trabajo, pero no avanzo más de eso. Creo mucho más en las relaciones personales y cotidianas. Pero eso cuesta últimamente, siento que esta es la era del amor por Whatsapp.
Noticias: ¿Acaso esa podría ser una idea para una próxima obra?
Muscari: ¿El amor por Whatsapp? Mmm, podría ser. Pero no ahora. Toda mi energía está puesta en estas obras de verano y en “El secreto de la vida”, que ahora se reestrenó en el Metropolitan de Buenos Aires con un elenco de grandes actores: Cecilia Rossetto, Manuel Callau, Gustavo Garzón, Andrea Politti, Emilia Mazer, María Socas, Brenda Gandini, Nicolás Pauls y Nazareno Casero. Y también voy a volver con mi programa de TV, “Muy Muscari”, por lo tanto no estoy pensando en nuevos espectáculos. Lo que sí voy a hacer es dirigir una nueva obra, “Casa Valentina”, que traemos de Broadway con producción de Javier Faroni. Es un texto muy complejo y lo estoy adaptando. No estoy en un momento de gestación personal.
Noticias: Siempre se está moviendo artísticamente entre lo comercial y el under. ¿Cuesta mucho ese cambio?
Muscari: No. Tengo la muñeca para entrar y salir del mainstream con mucha naturalidad. Dirijo en el San Martín y bailo con Tinelli a la vez, o llevo a escena una obra de Federico García Lorca y actúo con Nazarena Vélez cada noche. Esos extremos los manejo, me gusta darme esos lujos, poder entrar y salir del sistema. E incluso tengo una mirada crítica cuando estoy dentro del sistema.
Noticias: ¿Esa mirada crítica también incluye a la política?
Muscari: Descreo mucho de la política y estamos en una época difícil para el país, a pesar de que tuvimos muchos logros. Todo lo que tiene que ver con la igualdad está buenísimo, pero hay otras cosas difíciles como la inseguridad y la economía, que son males mayores.
Noticias: ¿Cómo ve a los políticos, en un año tan marcado por las elecciones?
Muscari: Siento que es una buena época porque los políticos tienen que trabajar para capturar el interés de mucha gente como yo, que descree de la política como método y de los políticos como personajes. La política está muy farandulizada y lamentablemente estamos en una Argentina cholula, donde un político suma puntos porque sale con una vedette.
Noticias: ¿Cómo se para ante este escenario?
Muscari: Estando alerta y siendo perceptivo en la época previa a votar, para tratar de confiar en las personas correctas. Los políticos ante todo tienen que ser buenas personas; si es bueno es probable que sea un buen político. Y también hay personas de mierda, que van a hacer política de mierda.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *