Empresas / 13 de enero de 2015

ARCOS DORADOS

Más allá de las hamburguesas

La franquicia tiene 220 locales y 17 mil empleados en el país. Los desafíos ecológicos.

Por

Seis locales abiertos en el 2014 y 600 nuevos puestos de trabajo. Ese es el balance de la franquicia que opera McDonald’s en la Argentina a través de 220 locales y 17.000 empleados. La compañía -que el estadounidense Woods Staton inauguró en 1986 con un local en Belgrano- creció como ninguna otra. Tanto que, desde el 2007, se hizo cargo de la franquicia para América Latina y el Caribe. Hoy opera en 20 países desde México hasta el sur, incluso en mega mercados como el de Brasil. Cuenta con 95.000 empleados y 2062 locales: es la compañía franquiciada de McDonald´s más grande del mundo en términos de ventas y cantidad de locales. Por día, más de cuatro millones de clientes pasan por sus comercios.
Ricardo Méndez, director general de Arcos Dorados en la Argentina, es uruguayo y empezó desde abajo: fue gerente de operaciones, director general en su país y, desde febrero de este año, el máximo responsable en la Argentina: “La franquicia tiene muchas oportunidades de crecimiento aquí. Estamos en once provincias y todavía hay potencial. Por eso, en los últimos cuatro años, abrimos 30 locales”, asegura.
En la empresa, el empleo de gente joven es una constante, un valor distintivo de la marca. Una fuente importante de entrada al mercado laboral para aquellos que rondan los 20 años. “Ofrecemos una oportunidad de crecimiento laboral. El 90% de los gerentes de cada unidad de negocio empezaron de simples empleados”, hace notar Méndez. Así como se apoya en el empleo joven, la compañía se enorgullece de que el 95% de la materia prima utilizada por la marca venga de proveedores nacionales, un mérito conseguido a lo largo de 28 años de historia en conjunto con unas ochenta empresas locales.
Exportar valor local. El principal desafío fue encontrar los productos que reunieran los estándares de calidad necesarios. Milkaut fue el último proveedor en sumarse a la lista, con la producción del queso cheddar, que hasta junio de 2014 llegaba importado. Trabajaron las dos empresas en conjunto durante dos años para lograr el resultado deseado. Aún hoy, un porcentaje de lo que se produce en el país se exporta a otros destinos. Por ejemplo la papa, que la empresa Mc Cain produce en Balcarce, se exporta a Uruguay, Chile y el sur de Brasil. “Son productores locales que tienen un volumen que les alcanza para cubrir nuestros mercados y les queda margen para exportar”, agrega Méndez. Con esos proveedores locales han logrado desarrollar productos “premium”, como la hamburguesa de carne Angus: se vendieron 15 millones desde su lanzamiento en el 2010.
Perfil sustentable. Recientemente, Arcos Dorados publicó su primer reporte de “sustentabilidad” en el país: allí se destacan los avances que la empresa ha obtenido en cuanto a abastecimiento y nutrición, y da cuenta de los objetivos que se plantean para los próximos años. Para el 2020, por ejemplo, la compañía propone autoabastecerse completamente de carnes, café y aceite certificados como producción sustentable y asegurar el 100% de sus envases reciclables o biodegradables. Ya exhibe algunos resultados: en el 2009 inauguró en Pilar el primer edificio en Argentina construido bajo la norma LEED, que garantiza requisitos ecológicos; entre 2012 y 2014, redujeron el 7% del gasto de energía y establecieron que los aceites utilizados sean reciclados para generar biodiesel, con el que se mueven algunos de sus camiones de logística.
La empresa inauguró este año su primera Escuela de Oficios, una institución en la que brindan talleres de un mes a los jóvenes que tienen su primer empleo formal y buscan desarrollarse profesionalmente. Reciben nociones básicas de tapicería, carpintería y empapelado para construir y mantener el mobiliario de los locales de McDonald’s. “Desde que inauguramos la casa Ronald -explica Méndez-, llegamos a 80.000 niños con nuestros programas formativos”. Dee hecho, Arcos Dorados acaba de firmar un convenio con el Hospital Penna de Bahía Blanca, para construir el año que viene la quinta Casa Ronald (hay una en Córdoba, otra en Mendoza y dos en la Capital Federal, en el barrio de Almagro y en el Hospital Garrahan, respectivamente). La iniciativa funciona en 18 países de la región.
Para el 2015, el directivo asegura tener en carpeta muchas novedades, pero se escuda en la confidencialidad: “Vamos a abrir nuevos locales. Tenemos ganas de estar en nuevas provincias, pero todavía estamos en las negociaciones inmobiliarias. Y tendremos nuevos productos”. O sea, los desafíos de siempre.

 

2 comentarios de “Más allá de las hamburguesas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *