Costumbres, Sitios Externos / 24 de Enero de 2015

COSTUMBRES

La invasión de los runners

Por placer y para mantenerse en forma, cada vez son más los que corren en su tiempo libre. Por qué la playa es un buen lugar para empezar. Horarios, dieta y equipo ideal.

Por

“Correr me desconecta”, es la frase que se repite entre los hombres y mujeres que descansan de todo durante las vacaciones excepto de su rutina de running. En las playas de Cariló, Pinamar, Valeria del Mar y Ostende una imagen se repite todas mañanas y las tardes: runners. Vestidos con marcas top, zapatillas ultralivianas y muy llamativas, salen a trotar por la arena de la costa atlántica bonaerense. El horario preferido es entre las 8 y las 10 de la mañana y entre las 6 y las 8 de la tarde. En el caso de Pinamar la calle más elegida por los turistas para “desconectarse” es la Avenida del Mar, la más próxima a la costa, y en el caso de quienes veranean en Cariló, la Avenida Divisadero, se vuelve un circuito de carrera durante los horarios pico. Los que prefieren un ejercicio más exigente eligen correr por la playa, lo cual requiere un mejor estado físico.
Marcela tiene 41 años, dos hijos y su marido es empresario gastronómico. Vienen a veranear a Cariló desde hace 5 años y ella corre desde hace un año y medio. “Empecé a correr, porque después de dos hijos se afloja todo, pero con el tiempo descubrí que me hacía muy bien a la cabeza, me ayuda con el stress”, sintetiza, quién admite que solo lo hace de forma recreativa y que aún no corrió maratones.
“Correr en vacaciones es otra cosa, no estás pendiente de encontrar un huequito entre el trabajo y las responsabilidades de la casa para salir a trotar”, explica Romina, que con 29 años ya lleva 3 como runner y a cualquier lado donde va siempre lleva su equipo.
A diferencia de la ciudad, hacer ejercicio en la playa tiene tres variantes que es posible alternar durante la semana. Se puede correr sobre la orilla del mar, un ejercicio para hacer descalzo, sobre la arena humeda y dura, ideal para fortalecer las articulaciones y prevenir lesiones, según expertos. Por las dunas, donde la arena está seca y más suelta, sirve para hacer un ejercicio más intenso y por lo tanto más agotador. Y en el mar, con el agua a media pierna. Así, es practicado por los más fanáticos del entrenamiento.
Aunque es un deporte económico, correr también implica una inversión. Eso queda a criterio de cada persona. Los expertos destacan que en lo único que no hay que escatimar es en el calzado, pero aún así es una industria en crecimiento. Las marcas más importantes de calzado y vestimenta deportiva en los últimos años han fortalecido sus departamentos de running para afrontar la creciente demanda de ropa deportiva. Cada corredor es un potencial cliente de zapatillas, calzas, shorts, remeras, musculosas o gorras y nada puede quedar librado al azar. Incluso han incorporado tecnología a sus catálogos, como pulseras para monitorear el pulso cardíaco o la cantidad de kilómetros recorridos. Los más fanáticos hasta compran luces, ideales para ejercitar de noche, y por estos días, especial para los que eligen las calles de Cariló para salir a correr.
Famosos. Las celebrities también aprovechan las vacaciones para continuar con sus rutinas aeróbicas. Una de ellas es la modelo Jesica Cirio, a quién se la suele ver por la playa a paso firme acompañada de un pequeño perrito y su bailarín de Bailando por un Sueño, Juan Carlos Acosta, con quién convive en la casa que alquilaron en Pinamar. Otra celebrity que no para ni en vacaciones es Carolina Baldini, la ex esposa del DT del Atlético Madrid de España, Diego Simeone. Junto a un amigo, se la suele ver correr de punta a punta por la Avenida del Mar, al igual que a la conductora Verónica Varano, quién acaba de cumplir 49 años. Impecable.
“Escuchar el sonido del mar mientras corrés y recibir en la cara la brisa del oceano no tiene precio”, cuenta Octavio de 35 años, quien sale todas las mañanas a la altura del parador Hemingway, en Cariló, y corre hasta la altura del parador El Atlántico, en la esquina de Bunge y Del Mar, en Pinamar.
¿Por qué corren en vacaciones? ¿Por qué no descansan y aprovechan para disfrutar tirados en la arena? La mayoría de los hombres y mujeres consultados coinciden en la misma respuesta: no lo sienten como una obligación. Es placentero. Se levantan a las 7 u 8 de la mañana, se calzan, se visten y salen a disfrutar del aire libre. Les produce alegría, les cambia el humor y les da placer. Si fuera una obligación muchos de ellos no lo harían, sin embargo reservan una o dos horas de sus vacaciones, dos o tres días a la semana para dedicárselo a ellos mismos, para relajarse, trotar y desconectarse. El running en vacaciones es un placer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *