Personajes, Sitios Externos / 1 de febrero de 2015

Javier Faroni: “En la política no es todo malo y oscuro”

Es uno de los mayores productores teatrales del país y aspira a ser intendente de Mardel. Éxitos, fracasos y la amistad con Sergio Massa.

A los 12 años fue con su abuela Josefina al teatro Provincial de Mar del Plata: ella quería pedirle un autógrafo a Carlos Calvo, que protagonizaba “Engañemos a mi mujer”. Carlín salió, le firmó el papel y Fina, como le decía su nieto, le pidió que le regale dos entradas para ver la obra. Javier nunca había visto teatro. En General Roca, su pueblo natal cordobés, no había salas. Y esa noche su abuela salió contenta, pero él quedó embelesado. Volvió solo a la noche siguiente. Y a la siguiente. Al sexto día Calvo le tomó cariño, le dio un cuenta ganado y le pidió que anote la cantidad de espectadores en la sala. Días después lo mandaba a espiar a la competencia: en las colas de los teatros contaba a la gente que ingresaba. Ese verano su vida cambió por completo.
Con 16 años se fue a probar suerte a Buenos Aires, y a los 19 ya estaba produciendo su primer espectáculo en el Maipo: “El Zorro”, una comedia musical con Diego Torres – que venía de un hit televisivo, “La banda del Golden Rocket”- y Pablo Rago -el ladero del propio Carlín en “Amigos son los amigos”-. Tenía que ser un éxito. “Fue un fracaso estrepitoso, no fue nadie”, se ríe Javier Faroni, uno de los mayores productores teatrales del país, que en aquella ocasión, en 1991, invirtió los pocos ahorros que tenía. “Lo bueno es que entrar con un fracaso te planta bien a futuro, porque no me amedrentó y seguí produciendo”, sostiene. Si bien el teatro “es su vida”, Faroni tiene un par de hobbies: es un ávido lector de diarios y revistas, un fan de los perfumes (“Para mi cumpleaños mis amigos me regalan de todas las marcas”, dice) y de la música latina, con el grupo Aventura y Chayanne a la cabeza. “La gente del palo me dice que soy medio ‘groncho’ en mis gustos musicales”, suelta entre risas.
Noticias: ¿Y cuándo llegó su primer éxito como productor?
Javier Faroni: En 1994, con “Romeo y Julieta”, con Gustavo Bermúdez, Mara Bestelli, Ulises Dumont, Dora Baret y Fernanda Mistral en el teatro Neptuno de Mar del Plata, y después la llevamos a Buenos Aires. Siempre existe la posibilidad de tener éxitos y fracasos, y como me gusta producir mucho, hago más fracasos que éxitos.
Noticias: ¿Qué factores inciden para que una obra sea un éxito?
Faroni: Eso es muy difícil de prever. Uno trabaja con el gusto de la gente, y en realidad nunca podés saber qué le va a gustar al público. Es muy complicado, podés tener todo resuelto pero después no sabés cómo va a funcionar.
Noticias: ¿Cuánto influye tener actores populares en un elenco?
Faroni: Es importante, aunque ya no tanto como en otras épocas. Antes la gente iba a ver al actor. Hoy van a ver el proyecto: con tantos medios de comunicación y redes sociales, si la obra es buena, aunque no tenga actores de primera línea puede resultar un éxito porque se corre la bola más rápido. Pero obviamente tener un Darín o un Francella te da un seguro extra.
Noticias: ¿Cuál fue el actor más difícil, el que más complicaciones le trajo?
Faroni: Carlín Calvo. No era fácil como actor, más allá de que somos amigos entrañables. Era muy exigente, y la relación de amistad hizo que haya más tironeos: teníamos más confianza para decirnos cualquier cosa. De todas formas, al haber nacido en esto, no sé hacer otra cosa que tratar con actores. Lo que para otros puede ser difícil, a mí me resulta muy natural. Y al contrario, a veces puede ser complicado para el actor lidiar con un productor, nosotros también debemos tener nuestras cosas. Pero nunca tuve grandes dificultades con nadie para trabajar.
Noticias: Este año incluyó a Calvo en el elenco de “Leonas”. Es la primera vez que sube a un escenario luego del ACV que sufrió en el 2011. ¿Lo revivió esta convocatoria?
Faroni: Totalmente. Está bárbaro, le revivió el ánimo. No estaba deprimido, pero tenía una vida muy monótona. Estaba encerrado, sólo iba a rehabilitación. Su mayor diversión era dar una vuelta por la cuadra o salir a jugar al póker los martes con los amigos. Y Calvo se nutre del aplauso de la gente. Toda su vida fue igual. Eso era lo que más quería, volver a sentirse útil. Esta convocatoria fue cumplirle un deseo.
Noticias: ¿Cómo se hace para lidiar con el ego de los actores y bajarlos del pedestal?
Faroni: Trabajás con seres humanos. Esto no es cine, donde estás con unas semanas y después no los volvés a ver. Acá tenés que tratarlos desde los ensayos y durante todo el período que funcione la obra, que si anda bien seguramente sigue un año o dos más en cartel. Es mucho tiempo de contacto, tenés que contenerlos porque son los mismos que después se tienen que subir al escenario para hacer la función. Y son personas que tienen problemas como todos. Por eso hay mucho de contención humana. Eso es lo más complicado de nuestra función.
Noticias: ¿Cuál fue el mayor conventillo mediático que tuvo que soportar? ¿Alguna situación se le fue de las manos?
Faroni: La separación de Carmen Barbieri y Santiago Bal. Fue complicado. Estábamos haciendo revista, eran una sociedad no sólo matrimonial sino también comercial. Y yo debía seguir con Carmen porque teníamos un contrato. Ahí se juntó familia y trabajo, fue lo más duro y lo más difícil de ordenar para seguir adelante.
Noticias: Más allá del rol como productor, ¿qué tipo de teatro le gusta?
Faroni: Me gusta mucho el teatro de texto, la comedia dramática. Me gusta el teatro que te hace reír y llorar a la vez. Yo no produzco lo que me gusta, sino lo que le puede llegar a gustar a la gente. Mi función es esa. Tengo la característica de producir un drama, una revista, un musical o una comedia, cualquier género. Lo que me gusta es el hecho de producir, generar el proyecto desde una hoja en blanco hasta el día después del debut.
Noticias: ¿Alguna vez produjo teatro alternativo?
Faroni: No. Siempre hice teatro comercial. No conozco ese palo. Sí selecciono gente del circuito alternativo y la llevo al comercial, un ejemplo es José María Muscari. Y quiero destacar que el teatro comercial se nutre mucho del off.
Noticias: ¿Ve obras alternativas?
Faroni: Poco y nada. El circuito alternativo argentino es maravilloso y es una cuna de creativos, pero tengo tan poco tiempo que a veces no llego a ver ni siquiera mis obras. Mi mujer se queja porque no voy con ella al teatro. Me dice “me voy con amigas porque con vos no puedo ir” (risas).
Noticias: ¿Le gusta el cine?
Faroni: No me atrae en lo más mínimo, no me atrapa. Me gusta lo vivo.
Noticias: ¿En qué invierte?
Faroni: En producir y comprar obras de teatro. No compro salas de teatro porque son muy caras de mantener.
Noticias: ¿Cuánto cuesta comprar los derechos de una obra?
Faroni: Depende el tipo de obra. Algunas pueden salir 10 mil dólares y otras 100 mil.
Si bien Javier Faroni –casado con Erica Gillette y padre de cinco hijos: Candela (14), Sofía (10), Constanza (8), Francesco (3) y Giovanni (1)- mantiene su rol como productor, con 11 obras en cartel repartidas entre Mar del Plata, Buenos Aires y Carlos Paz, el presente lo encuentra abocado a la política: tiene intenciones de ser intendente de Mar del Plata de la mano de su amigo Sergio Massa, a quien conoce desde hace varios años, cuando ambos proyectaron abrir salas de teatro en Tigre. “Nos hicimos amigos y cuando él decidió lanzarse con el Frente Renovador, lo apoyé desde el lado de la amistad”.
Noticias: ¿Es consciente del lío en que se metió?
Faroni: La verdad es que pensé que la política era mucho más complicada, desde afuera parece todo malo y oscuro. Y no es así. A lo mejor porque a Sergio lo conozco como al esposo de Malena y el padre de Milagros y Tomás, sé cómo es y eso me genera confianza como para participar públicamente. Si no fuese así seguramente no me hubiese arriesgado. Y sí, sin dudas tengo mucho más para perder que para ganar. Estaba muy tranquilo con mi profesión y me iba bien, y esto produce un desbarajuste en la empresa y en la familia, porque la dedicación a la política es al ciento por ciento.
Noticias: ¿Qué lo motivó a lanzarse como candidato a intendente de Mar del Plata?
Faroni: Lo que me gustaría es devolverle a Mar del Plata todo lo que me dio. Es mi ciudad, la ciudad que amo. Es un buen momento de mi vida, tengo la posibilidad de descomprimir un poco y poner el foco en otra cosa. Me encanta el desafío. La política tiene una lógica distinta a la de la gente y ahí está el fracaso. Creo que se pueden hacer muchas cosas aplicando el sentido común y dedicándose a la gente.
Noticias: Algunas primeras encuestas le otorgan números bajos. ¿Cómo hará para revertir esa tendencia?
Faroni: Hace sólo dos meses que tomé la decisión y Mar del Plata tiene políticos instalados de hace muchos años. Estoy conforme con lo que se hizo hasta ahora. Tenemos mucho por trabajar y la encuesta es una foto del momento, depende quién la haga… Lo que me interesa es lo que me dice la gente en la calle. Cuando critican, por algo será. Que digan lo que quieran, soy demasiado abierto y democrático y escucho a todos.
Noticias: ¿Tiene como proyecto hacer de Mar del Plata la capital de la provincia de Buenos Aires?
Faroni: Sí, es una idea que tiene Sergio Massa, y a Mar del Plata le puede servir mucho ampliar el espectro de trabajo que hoy le falta. Es una capital encubierta, y la clave es que sea una ciudad industrial. Es imposible vivir sólo del turismo. Y la inseguridad es otro de los temas principales a resolver. Es una decisión política dotar a esta área de un gran presupuesto para resolver el problema.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *