Cultura, Sitios Externos / 11 de Febrero de 2015

DARÍO LOPÉRFIDO

Cómo renovar el Teatro Colón

El ex secretario de Cultura fue designado director de la institución y la mayoría aplaudió el nombramiento. Grieta, currículum y pasado polémico. Los planes para el futuro inmediato.

Por

Es como si la chica que siempre te gustó hubiera aceptado salir con vos” dice Darío Lopérfido (50) con alegría desbordante, a horas de asumir su cargo como nuevo director del Teatro Colón. Y no es para menos.
Apenas apagados los ecos de su glamorosa boda con Esmeralda Mitre, en diciembre pasado, vuelve a ser noticia por su nombramiento en una de las más importantes instituciones culturales del país. Buena racha para el hombre que durante años remontó el sabor amargo de su pasado “sushi”, el nombre con que alguna vez fue bautizada la juventud divina del radicalismo delarruista. Su actividad a la fecha venía siendo más que interesante: la organización cada dos años del FIBA, el Festival Internacional de Buenos Aires, donde se encargaba de reunir lo mejor de la escena del mundo en una semana de imperdibles espectáculos a precios populares.
Ahora le toca suceder a Pedro Pablo García Caffi en el Colón, el hombre que reinauguró el gran teatro y enfrentó toda clase de cuestionamientos y reclamos. Hoy se aleja, según dicen, con ganas de cerrar un ciclo y descansar de las presiones de los últimos 6 años.
Para Lopérfido es la gran oportunidad de volver a demostrar sus habilidades como gestor de un importante proyecto cultural.
Noticias: ¿Por qué cree que lo eligieron para este cargo?
Darío Lopérfido: Soy muy aficionado al Colón, de toda la vida. Además, humildemente, creo que ya tengo un curriculum importante en relación con las instituciones culturales. A los 25 años dirigía el (Centro Cultural Ricardo) Rojas, después fui secretario de Cultura de la Ciudad, secretario de Cultura de la Nación y cinco veces director del FIBA (Festival Internacional de Buenos Aires).
Noticias: Durante mucho tiempo tuvo que soportar que lo confrontaran por su pasado político. ¿Eso se terminó?
Lopérfido: No. Yo tuve una carrera exitosa desde muy chico. Era la cara del Centro Cultural Rojas en un momento fabuloso. Fue la época en que se creó el BAFICI, el FIBA. Después, como secretario de Cultura, encabecé la gestión de un equipo muy bueno. De repente cayó una bomba, explotó un país y yo estaba en el medio. Era difícil explicarle a la gente que yo era un gestor cultural, que estaba en eso desde los 26 años. Después me fui a vivir a España. Entonces, mi última foto fue la del desastre. Por otra parte, creo que durante los últimos años se radicalizaron mucho los discursos. No me pongo en víctima, lo han hecho con todo el mundo. Pero que yo haya estado en el gobierno de De la Rúa y ahora esté con la gestión de Macri, para ciertas personas, es como estar apestado.
Noticias: ¿Cómo influyó la “grieta” en el Teatro Colón?
Lopérfido: El mundo de un teatro lírico se preserva mejor porque es tan interesante lo que pasa adentro que no te preocupás por lo que pasa afuera. Pero esta cosa del fanatismo es como un gen que contaminó todo. Por ejemplo, nadie del gobierno nacional vino en estos años al Colón y eso no es lo normal. Es una locura.
Noticias: Este año cambian las autoridades del Gobierno en la Ciudad, ¿cómo cree que esto va a afectar al área de Cultura?
Lopérfido: Si gana el PRO, creo que va a haber una continuidad en las políticas, porque el PRO no tiene el estilo de “tierra arrasada” de otros partidos políticos. No veo nada traumático. De todas formas, el día que se vaya Mauricio habrá muchos que cesaremos en nuestros cargos.
Noticias: ¿Cuál es su tarea urgente en el Teatro?
Lopérfido: La temporada está programada, pero tengo que velar por su cumplimiento y terminar de ajustar algunas cosas. Ahora están en venta algunos abonos, pero hay otros que todavía no salieron a la venta, como el de Barenboim y Argerich, que son “el plato fuerte” de la temporada. También quiero agregar algunas cosas que provienen del FIBA. Yo ya venía hablando con Pedro Pablo (García Caffi) para traer una ópera de un director sudafricano que se llama Brett Bailey y hace una versión fabulosa de “Macbeth” en la que Macbeth y Lady Macbeth son dos dictadores que azotan a una comunidad de refugiados congoleños.
Noticias: ¿Qué le gustaría sumarle al Teatro en su gestión?
Lopérfido: Me gustaría incorporar nuevas generaciones que dirijan en el Colón, que compartan el espacio con otros nombres ya consolidados. Es lo que está pasando en el mundo. Al espacio Colón Contemporáneo viene un público distinto del de la ópera. La filarmónica, el ballet, el teatro, son cosas que fueron creciendo en los últimos años y que quiero mantener y mejorar en el futuro. También creo que tenemos que cuidar el concepto de lo “popular”. Se está bastardeando mucho y por otro lado hay una idea dominante de que este mundo es elitista y que otro tipo de expresiones más vinculadas a la televisión, por ejemplo, son las verdaderamente populares. Vos podés comprar una entrada en el Colón a un precio mucho menor que el de otros espectáculos que no son tan buenos (la entrada más económica para ver a la Orquesta Filarmónica son $ 70).
Noticias: El 25 de mayo se inaugura el Centro Cultural Kirchner en el antiguo edificio del Correo. ¿Es el Colón de la Presidenta?
Lopérfido: Es un lugar muy grande que necesita de mucho dinero, mucha gente. Tiene una escala que no es fácil de manejar. Una sala de 5.000 localidades no la llenás con cualquier cosa. Cristina dijo que iba a ser el Colón del siglo XXI. Pero le tengo una noticia: el Colón del siglo XXI es este y el del siglo XXII también.

Seguí a Adriana en Twitter: @lorusso10

 

3 comentarios de “Cómo renovar el Teatro Colón”

  1. Tiene que haber una temporada de conciertos sinfónicos, corales, de cámara, solistas ,y tener un abono especial para eso como se hacía hace mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *