Radio, Sitios Externos / 24 de Febrero de 2015

RADIO

Arlequino 2.0

“La vuelta de Zloto”. Conduce: Marcelo Zlotogwiazda. Con María Martinelli, Verónica Castañares, Martín Canay y equipo. AM 1030, Radio del Plata, lunes a viernes, 16 a 19.

Por

★★★ Arlequino, una alegoría de la Commedia dell’arte, servía a dos patrones hasta que lo descubrieron y, como ambos jefes creían en su buena fe, lo exoneraron. Y a esa historia se podría parecer la de Zlotogwiazda, que trabaja para Clarín (en TN) y para el oficialismo (en AM 1030).
Pero lo más interesante es que, contra el canon bíblico (“No se puede servir a dos señores”), el periodista se las ingenia para volar sin riesgos en los dos aires.
El programa está bien, es conducido con humor y empieza con un cuento breve. Son buenos los reportajes y excelente la producción. A esto se suma Verónica Castañares, locutora y animadora que necesita pista para dar aún más (alguna vez equivocamos su nombre, disculpas).
Cuando aborda temas con encrucijadas (Caso Nisman), Zlotogwiazda se atiene, junto a Néstor Expósito, a la palabra procesal y le agrega, después, interesantes opiniones (fue uno de los primeros en consultar a Santiago O’Donnell sobre la influencia de la CIA en el caso).
Pero más que por lo que es, el ciclo resulta apasionante por lo que significa. Porque abunda, cada tanto, en situaciones que están en el centro de la escena.
Durante una nota en la 1030, por ejemplo, Zlotogwiazda dijo sobre del Plata: “Si la debo clasificar la clasifico como oficialista”. Y existe, también, un antiguo reportaje en el que el conductor, al contestar en Radio del Plata preguntas de Juan Cabandié, le dio al diputado respuestas como las que siguen: “Se hizo campaña diciendo que Agustina Herrera de Noble se había apropiado de menores y hasta ahora no se comprobó ni hubo disculpas”, “Nunca entrevisté a Magnetto y no tiene sentido entrevistar al dueño del lugar en el que trabajás”, “Nunca vi en Canal 7 un reportaje serio a las autoridades del Gobierno”.
¿Qué indica esto? ¿Libertad de prensa? ¿Un desafío del periodista al medio en el que trabaja? ¿Una debilidad del medio que admite necesitar periodistas de otro signo? ¿O son demostraciones de objetividad por parte de la empresa y del periodista?
De ser así, habría otras preguntas: ¿Existe la objetividad? (¿No será que ni siquiera el Papa es objetivo y que para advertirlo alcanza con escucharlo?). ¿Es más objetivo un grupo por atacar al gobierno que otro por defenderlo? ¿O se trata de que cada uno defiende una postura política y que el oyente sabe perfectamente a quién y por qué debe sintonizar?
Hay situaciones en las que Zlotogwiazda, como Arlequino, entusiasma o preocupa a alguno de sus patrones. Entusiasmó a Mitre cuando recibió a Beatriz Sarlo (por su presencia en “678”) al grito de “¡Y pegue y pegue Sarlo pegue!”. Preocupó seguramente a Cabandié cuando, en una discusión, le dijo: “A mí me parece una cosa, a vos te parece otra… Y punto”. Porque al levantar ese muro de Berlín verbal, quedó en una zona gris. Y cuando alguien se retira sin intención de invertir en algo suele estar recurriendo, metafóricamente, a la segunda ley de la termodinámica, aquella en la que se emplea la forma más baja de la energía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *