Política, Sitios Externos / 24 de Febrero de 2015

“Jaime” Stiuso: ¿Preso electoral?

El ex espía teme que el Gobierno lo quiera en la cárcel antes de las PASO. Salida a Uruguay.

Por

El irónico pasacalle que apareció en Río Gallegos.

Antonio “Jaime” Stiuso se convirtió en el enemigo perfecto para el Gobierno. Desde que lo echaron de la Secretaría de Inteligencia, el ex espía poderoso y oscuro es el blanco predilecto de todo el oficialismo. La propia Presidenta deslizó que el agente podría haber estado detrás de la muerte del fiscal Alberto Nisman en una de sus cartas publicadas en Facebook.
La arremetida contra Stiuso es feroz y el ex espía empieza a sentirla. Luego de declarar como testigo el martes 17 ante la fiscal que investiga la muerte de Nisman, Stiuso se terminó de convencer que el Gobierno ahora buscará meterlo preso. El espía sospecha que incluso podría ser antes de las PASO. Cree que el oficialismo necesita un golpe de efecto en un momento en el que se muestra paralizado y sin reacción.
Las sospechas del espía apuntan al secretario de Inteligencia, Oscar Parrilli, quien ya ordenó un informe completo dentro de la ex SIDE de todo lo que hizo Stiuso. Ese paper empezaría a configurar la base para que Parrilli pudiera presentar una causa judicial contra Stiuso que podría desembocar en la detención del ex espía.
Rejas. Hasta ahora el principal temor de Stiuso era la seguridad de su familia. Pero la posibilidad de caer preso empieza a preocuparlo. Sus abogados y el propio Stiuso empiezan a desconfiar, además, de dos denuncias que recayeron sobre él en el último tiempo y que fueron impulsadas por el legislador porteño y líder de la ONG La Alameda, Gustavo Vera. El legislador lo denunció por supuesto enriquecimiento ilícito. La causa la tiene el juez federal Santiago Casanello y el fiscal Ramiro González. Además, Vera dijo que Stiuso espiaba a Jorge Bergoglio cuando era cardenal de Buenos Aires.
Por ahora, el ex espía se mantiene refugiado y fiel a su trabajo, casi invisible. “Está agazapado, esperando el momento para atacar”, dicen quienes lo conocen. “Nunca va a hablar mal de alguien del Gobierno y menos en la Justicia. Pero algunas cosas que diga pueden afectar a algunos”, relatan, intrigantes, quienes están cerca de él. Lo cierto es que Stiuso guarda los secretos más oscuros de varios de los integrantes del oficialismo y a pesar de estar fuera de la ex SIDE mantiene un poder de acción y una estructura que le responde. No solo eso, durante once años de poder K respondió sin concesiones a las órdenes del ex presidente Néstor Kirchner primero y de Cristina Fernández después.
El martes 17, en su declaración ante Fein, Stiuso dijo que no habló con Nisman en todo enero y que el celular al que llamó el fiscal no era suyo. Sus allegados dicen que pertenecía a Alberto Mazzino, uno de sus agentes de confianza.
Por ahora, Stiuso espera. Tras declarar habría salido a Uruguay. Quiere saber qué hará el Gobierno para evaluar su respuesta. Tiene poder de fuego.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *