Personajes, Sitios Externos / 6 de marzo de 2015

Laura Esquivel: “No termino de encajar en el ambiente”

Conoció el éxito con “Patito feo” y la rompió en “Tu cara me suena”. Deseo de vida anónima y amor con su productor.

Laura Esquivel tenía doce años cuando hizo “Patito feo”. La tira juvenil que se emitía por canal Trece fue un éxito y la catapultó a la liga de actrices jóvenes de exportación. Trabajó en Italia, España, Grecia y Portugal. Después de un tiempo alejada de la escena local, volvió a probar suerte en “Tu cara me suena”, el ciclo de imitaciones conducido por Marley en Telefe. Con el público y el jurado de su lado, resultó ganadora de la primera edición y finalista de la segunda. Sus interpretaciones fueron contundentes y le permitieron demostrar su talento como cantante y actriz. Aunque no le alcanzaron cincuenta máscaras –de personajes tan disímiles como Beyoncé, John Lennon y Evita– para despegarse de aquella potente imagen infantil.
Noticias: ¿Le molesta que la sigan reconociendo por ese personaje después de tantos años?
Laura Esquivel: Nunca fui negativa sobre eso. Haga lo que haga, creo que la gente me va a asociar con el rol porque fue muy importante para los chicos y las familias que lo miraban. No tengo ningún problema con que me digan “Patito” en la calle, fue un proyecto que me empujó para todo lo que estoy haciendo ahora y lo amo, pero siempre daba vueltas el tema de cómo iba a despegarme de esa imagen. Creo que “Tu cara me suena” me ayudó mucho. Estoy muy agradecida con Telefe y Endemol porque me eligieron y me dieron una mano para mostrar lo que siempre hice.
Noticias: ¿Durante la adolescencia se sintió un “patito feo” alguna vez?
Esquivel: En el colegio me han dicho petisita y también se han burlado por mi manera de ser muy aniñada, pero no eran burlas tan graves como el bullying de hoy. Capaz con el personaje lo sufrí más: cuando arranqué a hacer “Patito” de alguna manera indirecta yo sufría lo que le pasaba al personaje. Capaz que iba por la calle y me decían fea. La gente asocia mucho lo que ve por la tele. Ahora a mi edad ya no le doy tanta bola, pero en ese momento era muy chica.
Noticias: Trabajó un tiempo en Europa, ¿cómo fue la experiencia?
Esquivel: Fueron casi cuatro años que estuve yendo y viniendo. Primero estuve de gira con “Patito”; hice shows tanto en Italia como España, Grecia y Portugal. Después hice dos películas en Italia y una en España con Diego Peretti. Fueron años muy lindos, viajé bastante y pude conocer otras culturas.
Noticias: ¿Qué diferencias notó con la industria del espectáculo argentina?
Esquivel: Es completamente diferente, hay una estructura distinta. Acá somos de hacer todo más sobre la hora, cambiamos cosas a último momento, somos muy elásticos. Eso es algo positivo, por eso muchos dicen que es bueno trabajar con un argentino. Sabemos adaptarnos. En cambio allá está todo armado y no te podés salir de la estructura; si te dicen vení a tal hora, andá puntual y con la letra estudiada. Es mucho más exigente.
Noticias: ¿Es obsesiva con su trabajo?
Esquivel: Sí. Hasta que no me salen las cosas me siento insegura. Tengo que saberme la letra perfecta, la canción o el personaje. Ahora, después de tantos programas, me volví menos obsesiva, pero con proyectos nuevos me vuelve la obsesión. Soy muy perfeccionista. No es sano, pero a veces lo logro calmar.
Noticias: Más allá de los resultados, ¿cuál fue el personaje que más odió imitar en “Tu cara me suena”?
Esquivel: El que más odié fue Palito Ortega, quizá porque me salió mal. Brindé lo mejor de mí, pero no me iba a parecer ni en el cuerpo ni en la voz porque es un hombre totalmente diferente de mí. John Lennon tampoco me salió, parecía mi papá cuando era pendejo.
Noticias: Siguiendo con el juego de las imitaciones, ¿si no fuera Laura Esquivel, quién le gustaría ser?
Esquivel: Me gustaría ser Celine Dion. La admiro muchísimo, pero el éxito que tiene es rotundo y no puede salir a la calle y a mí me gusta salir y caminar tranquila, preferiría no llegar a eso.
Noticias: ¿Se imagina una vida en el anonimato?
Esquivel: Sí, cuando tenga familia me gustaría dedicarles tiempo a mis hijos. Tengo esa ilusión de volver a lo más normal y estar tranquila. A la vez nunca dejaría de trabajar del todo. Me parece que son etapas. Ahora tengo clarísimo que los próximos años quiero seguir con esto a full y aprovechar el tiempo.
Noticias: Está de novia con José Barrientos, productor de “Tu cara me suena”. ¿Cómo nació la relación?
Esquivel: Nos conocimos en 2014, él se encargaba de todo lo que eran máscaras y caracterización. Hablábamos mucho y nos llevábamos bien, hasta que un día me invitó a salir. Fuimos a tomar algo, a caminar un rato, y nos fuimos dando cuenta de que encontramos algo el uno en el otro que estaba bueno. Yo siempre dije que no quería estar con nadie del medio, pero nos llevamos muy bien y nos entendemos.
Noticias: Él le lleva diez años. ¿En qué cosas nota la diferencia de edad?
Esquivel: En las cosas básicas, qué se yo. Quizás en maneras de hablar, en maneras de hacer ciertas cosas. Pero nos llevamos bien a pesar de la edad, nos compatibilizamos mucho.
Noticias: Protagonizó una campaña del Gobierno de la Ciudad sobre la violencia de género. ¿Qué opina sobre el tema?
Esquivel: Cuando me convocaron me comentaron la idea y me pareció increíble. Me pasó que cuando escuché por primera vez el audio de lo que tenía que actuar me largué a llorar. Era muy real y lo estuve procesando durante toda una semana. Sentir que hay chicas jóvenes y mujeres adultas que lo sufren y no se dan cuenta es muy triste.
Noticias: ¿Es de llorar por cualquier cosa?
Esquivel: Sí, soy muy sensible. Películas dramáticas o hechos reales que son fuertes me hacen llorar. No entiendo el egoísmo del ser humano. Todo lo que es más filosófico me gusta mucho.
Noticias: ¿Le gusta leer filosofía?
Esquivel: Estudié bastante filosofía en el colegio. Tampoco es que me acuerdo perfecto todos los pensadores, pero hay muchas cosas que me han quedado y me gusta pensar sobre la humanidad.
Noticias: ¿Qué aprendizaje le dejó el 2014?
Esquivel: Me parece que el mayor aprendizaje lo obtuve en 2013. Fue cuando empecé a moverme más sola en el trabajo, ya no acompañada por mis papás. De repente tener tanta libertad te hace ver las cosas de otra manera. Acá viene gente que te trata bien, que te trata mal, que te ama o te envidia. Entendí que no termino de encajar del todo en el ambiente. Creo que aprendí a no darle tanta bola a lo que veo o escucho y tratar de seguir adelante con mis ideas, con lo que me han enseñado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *