Zoom / 23 de Marzo de 2015

Histórico

Es casi un lugar mitológico. Quizá distorsionado por el recuerdo de las ilustraciones de los manuales escolares de la infancia. Boulogne Sur Mer, en el norte francés, fue donde José de San Martín pasó sus últimos días. Cuando sube la marea, en el cercano malecón de Wimereux, las olas bailan sobre el paisaje pintoresco.

Foto: AFP.

Es casi un lugar mitológico. Quizá distorsionado por el recuerdo de las ilustraciones de los manuales escolares de la infancia. Boulogne Sur Mer, en el norte francés, fue donde José de San Martín pasó sus últimos días. Cuando sube la marea, en el cercano malecón de Wimereux, las olas bailan sobre el paisaje pintoresco.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *