Personajes, Sitios Externos / 25 de marzo de 2015

Ernestina Pais: “No quiero estar más en un estudio de TV”

Tras una etapa de depresión y sufrir ataques de pánico, volvió a la radio y escribe un libro. Nuevo amor, militancia y Ernestina mamá.

Cuando te mires a la mañana tenés que estar orgullosa de lo que veas en el espejo”, le dijo su madre. Ella tomó el mandato y lo llevó al límite. Durante años vivió a mil, hizo televisión, radio, tuvo una revista –Inrockuptibles– que ya no tiene, un restaurante –Milion– que aún conserva, llegó a hacer siete horas diarias de vivo e hizo del “yo puedo” su código de vida. Hasta que la omnipotencia le jugó una mala pasada. En 2013 sufrió ataques de pánico que la sacaron del sistema y la obligaron a dejar la conducción de “Desayuno americano”.
Ernestina Pais aprendió, cambió la piel y ya no se lleva el mundo por delante. Aunque conserva la intensidad, la verborragia y la pasión que la caracterizan. Hoy conduce un programa diario en radio (“Mundo paralelo” de 10 a 13 por Blue 100.7 junto a Luciano Zampa y equipo); escribe un libro, cuida a su hijo Benicio (11), tiene un nuevo amor y, sobre todo, disfruta la vida con una tranquilidad desconocida.
Noticias: ¿Adhiere a la frase budista “Si sucede conviene”?
Ernestina Pais: No siempre. Vos no sos lo que te pasa sino lo que hacés con lo que te pasa. Ese es mi proverbio. En todo caso, aprendés de lo que sucede y lo convertís en algo que te sirva.
Noticias: ¿Los ataques de pánico le convinieron?
Pais: Un montón. Volví a enamorarme de mi trabajo. Si para hacer lo que querés tenés que lidiar con conceptos que no compartís llega un momento en que decís: “Esto es lo único que sé hacer, acá no puedo, ¿qué hago? ¡Devuélvanme mi vida!”.
Noticias: ¿Con qué tuvo que lidiar?
Pais: Con un discurso ajeno que trataba de adaptar a mí, con el pensar: “No importa, hagámoslo así, está todo bien”, con pensamientos míos que debía disfrazar porque a alguien no le gustaba, con gente que hablaba de mí sin saber nada y que jugaba con cosas que no se juegan. Yo quería recuperar el romanticismo, volver a sentir lo que me pasaba con el número cero de Inrockuptibles. Lo otro lo podía hacer, pero es un mandato fuerte de educación, no puedo tranzar con eso.
Noticias: Además, está la autoexigencia.
Pais: Desde que nací. Mi mamá me decía: “Cuando te mires a la mañana tenés que estar orgullosa de lo que veas en el espejo”.
Noticias: Y ese mandato le costó sangre y lágrimas.
Pais: Lo viví felizmente durante mucho tiempo hasta que sentí que no quería dar ciertas batallas. Pero antes, la omnipotencia me jugó una mala pasada. Yo voy a poder, voy a poder y me la pegué. El ataque de pánico te deja fuera. No negociás. El cuerpo te dice: “¡Salí de ahí ya!”. Descargás adrenalina, dopamina, serotonina. Tenía vértebras pegadas, acortadas. Es como si me hubiera caído de un segundo piso me dijo el médico.
Noticias: ¿Cómo lo superó?
Pais: Sacando de mi vida lo que me molestaba. Al principio me prohibieron la tele, internet, la radio y venían a casa a darme clases de canto, piano y yoga. También estaban mis amigos. Después me fui diez días a Córdoba.
Noticias: ¿Lo que le molestaba incluía la televisión?
Pais: No, yo estaba incapacitada para jugar, estaba débil por otros motivos más importantes que la tele. En la televisión todo es urgente y el vivo es una exigencia enorme, no importa nada más que eso. En “CQC” llegué a tener 18 de presión y no importó y salí al aire. Yo me fui bárbaro de “Desayuno americano”, con el productor y con el canal. El programa medía muy bien y en dos meses ganaba la franja. Pero no podía más, fue lo más honesto que hice.
Noticias: ¿Volvería a la conducción?
Pais: Volvería, pero no hoy. No quiero estar más dentro de un estudio de televisión. Haría un programa desde la calle.
Noticias: ¿Prefiere ser actriz?
Pais: Lo de actriz es un juego, una diversión. Por eso acepté participar en “Viudas e hijos del Rock & Roll” y antes en una obra dirigida por Muscari (José María).
Noticias: Previo a los ataques de pánico había tenido depresión.
Pais: Empecé con episodios aislados cuando Jorge (Guinzburg) murió. Trabajaba en mil cosas, hacía siete horas diarias de vivo y cuando empecé “CQC” frené de golpe y pasé a un programa semanal. Me deprimí groso. No entendía qué me pasaba, no tenía ganas de nada, todo me parecía una mierda. Al año siguiente volví a la radio y fue como meterle una piña a alguien que estaba tirado.
Noticias: ¿Cómo es su vida hoy?
Pais: Estuve bastante tiempo sin obligaciones horarias y la pasé genial, pero amo mi trabajo y empecé a necesitarlo. Ahora hago radio y escribo un libro –una historia real novelada–. Me ocupo de Milion, de mi hijo, leo mucho –poesía antes de dormir– ando en bici, juego al metegol, al pin pong, viajo.
Noticias: ¿Por qué volvió a la radio?
Pais: Porque encontré un lugar donde soy libre e independiente para hacer lo que quiero.
Noticias: ¿Y existe un mundo paralelo?
Pais: Sí, el que podés construir ocupándote de lo que te rodea. Esa es la militancia hoy. También te lo puede dar el cine, la literatura, el arte, conversar con alguien que no conocés.
Noticias: ¿Todo lo que le pasó la hizo mejor persona?
Pais: ¡Obvio! ¿Si no qué? Me mato. Yo arranqué con la tragedia chiquita. Cuando mi padre (José Miguel Pais, arquitecto y militante del ERP) desapareció yo tenía cuatro años. No importa eso sino qué hice con eso.
Noticias: ¿Qué hizo?
Pais: Desde una parálisis histérica a los seis años donde no caminé por un mes hasta enojarme con mi mamá, que es una genia, porque “loco para qué tuvieron hijos si eran dos bardos”, hasta leer toda la biblioteca de mi padre. Aprendí de él. Pero no me detuve ahí, me hizo una persona más profunda con una gran capacidad de adaptación.
Noticias: Su hermana Federica debe ser otro referente.
Pais: Sí, ella es estricta y yo un bardo, pero compartimos un código similar de trabajo. Aprendí mucho de ella musicalmente y en la vida misma. Federica tuvo ataques de pánico antes que yo. Ahora estamos grandes y nos conocemos mucho.
Noticias: ¿Se siente grande?
Pais: Re. Siempre fui más grande emocionalmente de mi edad, pero hoy soy más chica. Igual, es un concepto obsoleto. Si te pasan cosas y te seguís sorprendiendo y no traicionaste al adolescente que fuiste no importa la edad. Yo estoy en el mejor momento. Ya pasé miles y aprendí de todo y creo en amores no posesivos.
Noticias: Ahora tiene un nuevo amor.
Pais: Muchos. Sueño con una mesa muy larga debajo de un árbol con todas mis parejas y que nos importe un carajo. Soy amiga de mis ex, vale la pena.
Noticias: Me refería a Álvaro Martínez Villanueva.
Pais: Comparto con él este momento, es una excelente persona, pero voy más allá de la palabra amor, novio o pareja.
Noticias: ¿A qué se dedica?
Pais: Es matarife, me copa mucho decir que es matarife. Nunca salí con alguien del medio salvo que fuera clandestino o mi ex marido –Alejandro Guyot– que es fotógrafo y un genio.
Noticias: ¿Qué tal es usted como pareja?
Pais: El que está conmigo tiene unos huevos…. Lo re admiro. A veces le digo: “Gracias por bancarte esto”. Soy superlibre y no cualquiera se lo banca. Te lo facturan. Pero también soy buena persona, limpita y estoy siempre depilada.
Noticias: ¿Y cómo madre?
Pais: Mi hijo dice que soy divertida. Soy mala para los límites, pero me ocupo mucho de educarlo.
Noticias: ¿Cuál fue la mejor enseñanza que le dejó su maestro Guinzburg?
Pais: Todo. Aún hoy me siguen cayendo fichas. Es imposible de definir.
Noticias: Su padre fue militante del ERP. ¿Usted milita?
Pais: Milito activamente en causas como Abuelas de Plaza de Mayo o el Equipo Argentino de Antropología Forense. No coimeo, ayudo al otro, me intereso, tengo en cuenta a mi cartonero. La militancia no es discurso o color político. Es una actitud frente a la vida. La militancia real es acción, penetrar los lugares donde la gente necesita algo. No podés ser gobernante si no viviste lo que pasa en la calle.
Noticias: ¿Qué piensa de nuestros dirigentes?
Pais: Rescato cosas de muchos, de Cristina, Randazzo, Lousteau, y no soy K ni anti K. De este gobierno rescato, entre otras cosas, que se vuelva a discutir de política y que los jóvenes opinen. Y que se debata la estructura de medios aunque sea el modelo de toda dictadura, que es copar los medios. Sin creer que esto sea una dictadura porque no lo es. Pero también veo que la eternización en el poder te saca un poco de la realidad. Llevan tanto tiempo mandando que no entienden la objeción. Me encantaría que hubiese debate de ideas, rotación y formación de gente nueva y que no se creyera en eso de soy yo o el caos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *