Personajes / 25 de Marzo de 2015

Fernando Dente: “Yo tenía que hacer fuerza para ir al teatro”

Actor de la nueva generación de la comedia musical mostrará su talento en la pista de Tinelli. Infancia difícil y fuga a Londres.

Tenía 17 años cuando se despertó, de pronto, con los alaridos histéricos de sus fans al ganar el reality “High School Musical: la selección”, que lo llevó a protagonizar la versión argentina de la película adolescente. Por ese entonces, Fernando Dente sentía que había llegado al lugar que soñaba desde pequeño. Su carrera, lejos del mundo mediático, la dirigió a lo que siempre había querido: los musicales. Actor, director, conductor, hace dos años se convirtió en el protagonista de la obra “Tango Feroz” y confirmó su talento como un referente del género musical. Actualmente protagoniza, hasta fin de marzo, la sexta y última temporada de “Casi Normales”, en el teatro Metropolitan. Se trata de la historia de una familia que lucha por ser “normal” mientras aparece la adversidad. Convertida casi en obra de culto, genera un magnetismo difícil de explicar.
El año pasado comenzó a ser reconocido por un público más popular con la segunda edición de “Tu cara me suena”. Fernando obtuvo el segundo puesto en el exitoso ciclo de Telefe después de haber personificado a intérpretes tan disímiles como Lionel Richie, Whitney Houston, John Lennon, Frank Sinatra y Susan Boyle, entre otros. Ahora, después de algunas dudas, aceptó la invitación para participar en “Bailando por un sueño” donde competirá con personajes como Carmen Barbieri, Marcela Tauro, el “Tirry” y “Peter” Alfonso. Directo, sin eufemismos ni filtros, Dente habla y habla y en él aparecen miedos, certezas, dudas y sueños. “No soy de ponerme rótulos, así que no sé bien dónde voy a terminar, pero sí sé que quiero ser muy popular. Soy como un político que se quiere hacer conocido por una buena gestión. Porque tengo una buena propuesta para dar. Estoy aprovechando mi juventud y si me equivoco, me equivoco. Me dicen ‘¿vas a ir a ‘Bailando por un sueño’? ¿Con Tinelli y Polino?’” No soy ingenuo pero confío mucho en mí, me conozco, no creo que eso me cambie. No me imagino roto en llanto con una carta documento en la mano. No quiero que me la cuenten. Estuve consultándolo mucho con la gente que considero. No sé, me encanta bailar, me fascina ensayar tres veces por día”.
Noticias: ¿Tiene temor a formar parte del universo “chimentero” que le es ajeno?
Fernando Dente: Cualquiera puede decir lo que quiera, pero también si me hago megafamoso en una novela pasaría lo mismo. Sé que jamás voy a estar hablando mal de alguien, hasta me da risa de pensarlo. Vengo de una familia donde se veía siempre este tipo de programas. ¡Yo tenía que hacer fuerza para ir al teatro! Mi papá era un italiano que vino a los cinco años, estudió hasta sexto grado y trabajó toda su vida. Creo que yo lo llevé al teatro por primera vez. Pero ya el año pasado me reencontré con la masividad con el ciclo de Telefe. Esta vez fue más familiar: me paraba el abuelo, el chico, el padre. A mí todo eso me encanta.
Noticias: Sin embargo, alguna vez habló de su timidez y dijo que era pudoroso con los halagos.
Dente: Sí, es culpa de mi mamá porque hablaba muy bien de mí y no puedo tolerar que frente a mí estén hablando así. Con los años, cuando me gané lugares, aprendí a relajarme con lo que me dicen y a veces me conmueven más que una crítica especializada. Que se hable bien de mí enfrente de mí me pone un poquito incómodo. Y como soy muy crítico conmigo, mido mucho las palabras que uso. Nunca dije “soy un artista” (ríe). Es que me gustan muchas cosas y no me van los rótulos.
Noticias: ¿Es autocrítico? Debe ser exigente también…
Dente: (Ríe). Soy exigente conmigo. Porque no soy déspota ni cascarrabias. A veces tengo demasiados buenos modos, es muy difícil que confronte. Obviamente mis enojos los saco por otros lados. Es raro que vaya al choque. Soy muy autoexigente porque desde chico era muy sedentario y dependiente de mis padres.Cuando empecé a tener mi independencia no paré de hacer cosas. ¡Como que tengo que recuperar tiempo perdido! Entonces, en vez de una clase, ¡tomo tres! Lo hago todo con pasión, lo disfruto, me hace bien. Soy muy pasional, optimista, obsesivo, tenaz; me sufro mucho.
Noticias: ¿A qué sufrimiento se refiere?
Dente: A veces sufro mi ansiedad. De querer tener ya las cosas. Mi trabajo para mí es la finalidad, es el objetivo por el que vine a este mundo, mi manera de vivir. A través de eso me expreso, crezco, tengo crisis.
Noticias: Parafraseando la obra que protagoniza, es un joven “casi normal”…
Dente: Sí, casi normal… No considero como el resto de los actores, artistas, que tenga otra sensibilidad. Estoy muy conmigo, con mis experiencias. Como eso me relaja bastante y no sostengo ninguna pose, soy fácil…divino (suelta una carcajada). A veces me gustaría ser más mundano. No disfruto del asado del domingo, ni sentarme frente al río. Siempre estoy buscando un poco más.
Desde hace un año, Fernando Dente comenzó a elaborar el duelo por haber perdido a sus dos padres. Su papá, José, falleció en marzo del año pasado. Según recuerda el actor, vivía trabajando en las tres gomerías Pirelli que tenía. Su mamá, Ada Rizzuti, murió en 2009. Era abogada y se había hecho conocida al participar como panelista en el programa “La mamá del año”, conducido por Andrea del Boca. Con sus hermanos Lucas (38), Tomás (35) y Guido (34), recién ahora logró una mejor relación. Con Tomás Dente, periodista de espectáculos, actual columnista de “Nosotros al mediodía”, la distancia se hizo más fuerte con la muerte de la madre. Ante la versión que sostenía de que los hermanos se reconciliarían en vivo en el ciclo de Fabián Doman, Fernando ríe y desliza: “Me moriría de la risa al hacer un reencuentro con él en televisión. Lo vi hace un mes en el cumpleaños de nuestro sobrino. ¡No somos los hermanos Sofovich! No nos hablamos, como miles de veces pasa con mis otros dos hermanos. Nunca hubo un mambo con eso. La muerte de mi papá hizo que se acortaran distancias y se volvió más interesante el vínculo entre todos. Somos cuatro hermanos muy distintos y no es una frase hecha. Nos queremos mucho, pero fuimos siempre muy independientes. De más grande tuve mejor relación con los tres, incluso con Tomás. Yo fui como el hijito de ellos y fue difícil cuando empecé a crecer. Ahora se acomodó y podemos hablar de nuestros padres. Nunca creí que iba a tener una charla interesante con mis hermanos y ahora por ahí podemos pensar dónde pasar Navidad y está bueno”.
Noticias: ¿Con la muerte de sus padres se siente más vulnerable en la vida?
Dente: No, al contrario. No me deprimió, estoy en plena acción, como que volé del nido. Ya no hay más. Yo avanzo. Es que no tuve una infancia muy espectacular. En casa mis padres se llevaban pésimo: un año separados, siempre peleas, treinta años de casados en los que no eran felices. Viví situaciones horribles porque nadie quiere estar en una casa así con la pelea y el enojo. Me salvó la vocación. Tenía claro que quería ser actor y trabajar de esto. Lo que más extraño, y me duele, es no sentir el orgullo de ellos. Voy a comer a lo de Mirtha Legrand y no tengo a mis padres ahí para contarles. O un premio, una nominación, una crítica para compartir. No puedo sacar conclusiones porque de lo de mi papá recién se va a cumplir un año, pero creo que el cambio lo tengo ahora, me siento distinto. Cuando falleció mi mamá era chico, tenía 19 años, estaba ensayando “Despertar de primavera”, dando un paso muy importante. Soy raro para los duelos, tengo duelos tardíos. Al día siguiente de lo de mi mamá estaba ensayando, era mi manera de expresarme. Tengo muy buena voluntad para pasar los dolores. Desde que falleció papá me siento más como un mochilero del mundo y también más solo. Justo salió mi pasaporte italiano, viajé mucho. Parecería que no hay un peligro tal. Si me escracho mal me voy a Londres, tengo esa fantasía. No tengo hijos, no tengo que mantener a nadie. Parece una situación idealista que muchos pueden desear.
Noticias: ¿A qué se refiere con ser “mochilero del mundo”?
Dente: Siempre estoy como con la valija armada, todo el tiempo. Me entusiasma bastante hacer una experiencia en otro país. Es una idea de prepararme al desarraigo. No sé a dónde iría. Por ahí a Broadway, Los Ángeles, pero me encantan Londres y Madrid, que particularmente es increíble. A veces subo al escenario y me imagino que estoy en otra ciudad.
Noticias: ¿Cómo ve al país?
Dente: Yo crecí escuchando que está todo perdido y no quiero pensar eso. La sensación es que está todo mal: en cómo se comunica, lo que pasa; es como un “Truman Show” raro y es muy injusto para nosotros, para la sociedad. Tener que lidiar con trampas es desleal.
Noticias: ¿Qué quiere decir?
Dente: Trampas en la forma en cómo se comunica en los medios las noticias, hasta el pronóstico del tiempo, y hasta lo que esconden los políticos. Cuando fue lo de Nisman, haya pasado lo que haya pasado, pensé que estaba todo mal. ¿A quién voto? Pero como no puedo decir que soy actor menos voy a saber si soy peronista o radical. Con este gobierno quedaron muy expuestos el propio gobierno y también los medios. Los dos me están haciendo trampitas a veces. Ver un noticiero y tener que estar con la guardia alta para ver en qué te están mintiendo me parece una guachada, no construye.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *