Restaurantes, Sitios Externos / 27 de marzo de 2015

RESTAURANTE

Aventura a la italiana

“IKE Milano”. Dardo Roca 2606, Martínez. 4717-2993. Lu. a do. de 12 a 15. Ma. a sáb. de 16 a 24. Reservas. Tarjetas. Take-away. Menú ejecutivo: $ 95/$ 130. Precio prom.: $ 280.

Por

El director Federico Fellini dijo una vez que “cada idioma es un modo distinto de ver la vida”. De la misma manera, la cocina de cada país, de cada ciudad, está impregnada de su cultura y su espíritu. Los argentinos creemos que comemos comida italiana en casa, pero basta que la pruebe un nativo para que no entienda el punto de cocción de la pasta, ni la cantidad de queso, ni la salsa rosa. A este gran paradigma se enfrentaron Alberto y Giuseppe, dos jóvenes italianos que aterrizaron, directo desde Milán, a poner su restaurante en Argentina. Se establecieron en el polo gastronómico de Dardo Rocha, uno de los más difíciles para dar de comer. En zona norte, el que quiere aventuras culinarias se va al centro y, si comen por la zona, tiene que ser liviano, tradicional y barato.
Albi y Pepe, como llaman a ambos, están atentos a los gustos de sus comensales argentinos pero apuestan, de a poquito, a hacerles conocer lo que es bueno. Antes de incluir un plato nuevo en la carta, llevan pequeñas porciones a la mesa para que los clientes lo prueben y opinen. Esta técnica de hospitalidad la aprendieron del padre de Albi, que tiene restaurantes en Italia hace 35 años. Allí llegó Pepe, oriundo de La Puglia, a trabajar en la cocina, y fue adoptado como parte de la familia. También allí se crió Albi, con la madre y la abuela al mando de la cocina, y el padre en el salón. Bien enseñados en esa escuela, estos hermanos de la vida emprendieron la aventura argentina llamada Italian Kitchen Everywhere (IKE).
Al principio, era todo pasta. Descubrieron que los argentinos no tienen la capacidad italiana de comer pasta todos los días. Sumaron entonces varios platos de carnes con su sello particular: medallón de lomo envuelto en panceta con reducción de Campari, langostinos a la naranja con salsa de hinojos, y sándwich de pollo con scamorza –una especie de mozzarella evolucionada–, ratatouille de verduras y albahaca, entre otros.
Las pastas están divididas entre las tradicionales y las nuevas, pero en todos los casos el tipo de pasta va con la salsa y hasta el queso que mejor le sienta. Entre las tradicionales: fettucini caseros con bolognesa, bucatini all’a Amatriciana, spaghetti carbonara, penne a la puttanesca, entre otros. Muy buenos los ñoquis con roquefort y pesto de rúcula, suaves a pesar del poder de los ingredientes, pennatini con taleggio y radicchio, bucattini con cachiocavallo a la pimienta, paccheri con porcini, frutos del bosque y sardo, y la lista continúa. Los risotti son otra especialidad y entre los postres, auténtico tiramisú y pannacotta con chocolate.
Con su calidez tana, Albi pasa algunos tips. 1) Para no quemarse, el risotto se come de los bordes hacia el centro, 2) Nada más saludable para evitar la resaca en una noche de juerga, que comerse un plato de spaghetti, aglio e pepperoncino antes de irse a dormir. Habrá que probar.

Cocina ★★★
Servicio ★★★
Ambiente ★★★

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *