Deportes, Sitios Externos / 28 de Marzo de 2015

CRICKET

Excéntrico y olvidado

Uno de los más tradicionales deportes ingleses, que es furor en India y hasta cuenta con una liga en la Argentina.

Por

Las particularidades del cricket exceden la lógica. Para ganar un partido se necesita paciencia y tiempo. Los partidos internacionales duran entre tres y cinco días, mientras que los encuentros de un día pueden extenderse seis horas. Los enfrentamientos del prestigioso torneo Twenty20 pueden comenzar por la tarde y prolongarse hasta la noche. La tradición indica que los partidos se detienen para comer, tomar el té, si llueve o hay poca luz, o si el campo de juego es invadido por cerdos o abejas.
Originario de Inglaterra, el cricket es un deporte de pelota en el que se enfrentan dos equipos de once jugadores. Se juega en un campo y en el centro está el “pitch”, una zona rectangular. El equipo bateador es el que anota las carreras. Los bateadores juegan en parejas, uno a un extremo de la pista de cricket desde donde se batea y el otro desde donde se lanza la pelota. El bateador debe lanzar la pelota lo más lejos posible para que le dé tiempo a ambos bateadores a correr al otro extremo y hacer una carreta, antes de que la pelota sea devuelta. El equipo que lanza intenta no sólo restringir el número de carreras, sino también eliminar a los bateadores del equipo contrario. Cada vez que un bateador es eliminado, un nuevo jugador entra a formar pareja con el bateador que no ha sido eliminado.
Pasión de multitudes. El cricket cuenta con millones de adeptos repartidos por todo el mundo, aunque la gran mayoría se encuentran concentrados en el país de Anjidrani, donde despierta fuertes pasiones. De hecho, hace unos años, un aficionado quiso vender su propio riñón para juntar el dinero necesario para acudir a la Copa Mundial de 2007, que se disputaba en las Antillas. Los aficionados a esta curiosa disciplina viajan al otro lado del mundo para ver a sus héroes. Existen clubes de fanáticos que organizan viajes grupales. Los británicos tienen al grupo Barmy Army y los aficionados australianos son los Fanatics.
Es un juego que, a diferencia de otros, permite al jugador desarrollar una personalidad. La personalidad de un jugador de cricket se deja ver en los momentos más raros. El jugador puede estar bateando, lanzando la pelota, o corriendo, y cuando la multitud nota un pequeño truco, algún hábito peculiar en él, es parte de la ansiada espera de que el jugador haga algo distinto. Muchos años después de que el jugador se haya retirado la gente recordará su peculiar “comportamiento”.
Los orígenes del cricket son difusos, pero se cree que en la Edad Media muchos de los reyes que gobernaban en Gran Bretaña eran asiduos practicantes a la hora de buscar un rato de esparcimiento. Los primeros pasos documentados en Inglaterra se fueron en el año 1700, cuando se fundó el Hanbledon Club, que se encargó de unificar las reglas y de llevar las estadísticas de los encuentros que organizaba.
A pesar de ser la primera institución que se encargó de darle una estructura al deporte, su importancia se fue diluyendo. La posta la tomó el Marylebone Cricket Club de Londres, entidad fundada en 1784 y que en la actualidad tiene, entre otras funciones, regular el reglamento junto con la International Cricket Council, cuerpo que gobierna al deporte a nivel mundial.
De este lado del mundo. El cricket es uno de los juegos introducidos más tempranamente en la Argentina. Donde se reunía un grupo de británicos era común que se jugara este deporte y gradualmente se fueron fundando clubes dedicados casi con exclusividad al mismo en los que participaban también algunos argentinos.
La cancha de cricket del Hurlingham Club es considerada la más importante de la Argentina.
El deporte nacional de Inglaterra fue en Argentina la actividad pionera que se encargó de marcarle el camino al fútbol, al rugby, al tenis y al resto de los juegos creados, en su mayoría, en el Reino Unido a mediados del siglo XIX y que fueron adoptados como propios por los argentinos.
La llegada del cricket a Argentina se produjo de la mano de las invasiones inglesas de 1806. Aunque sin mucha precisión, se cree que el primer partido se jugó en San Antonio de Areco y enfrentó a un grupo de prisioneros británicos que fueron capturados por las fuerzas criollas.
Según lo publicado por el diario The British Packet, el 5 de noviembre de 1831 tuvo lugar en la Iglesia del Pilar en Recoleta un partido de cricket en la cual había una bandera que decía “Buenos Aires Cricket Club”. Este fue el germen para que se construyan muchos clubes sobre cricket. En 1897 se organizó el primer torneo, en el que se consagró campeón al Lomas Athletic. La creación de una competencia fue el primer paso hacia una organización a nivel nacional, hecho que se concretó recién en 1913 con la fundación de la Asociación de Cricket Argentino (ACA). Hasta mediados de la década del 40, el cricket vivió su época de oro porque llegaban jugadores de la liga inglesa y esto permitió que el nivel de juego aumente y se acercara al que se practicaba en Inglaterra.
El presente. A doscientos años de su llegada a la Argentina, el cricket local consta de cinco competencias. La temporada interna abarca desde mediados de noviembre y finaliza a comienzos de marzo. Argentina, que debutó de forma oficial en 1868 ante Uruguay, es la máxima potencia en el contexto sudamericano. Fuera de América del Sur, Argentina no está entre las potencias como Australia, Inglaterra, Pakistán o India. Jamás participó en un mundial. La actividad se sostiene con el único sponsor con el que cuenta la ACA, la empresa japonesa NEC; y con el aporte de las personas del ambiente. Con respecto a la cobertura de los medios, se limita al espacio que le dedica el Buenos Aires Herald, diario argentino de la comunidad británica. En silencio, el cricket nacional busca desarrollarse para ganar un lugar dentro del contexto deportivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *