Empresas, Sitios Externos / 28 de Marzo de 2015

CONGRESO ECONÓMICO ARGENTINO

Pronósticos 2015

Decenas de profesionales de la economía y las finanzas reunidos para pensar el futuro.

Se acabó el viento de cola. Lo aseguran los titulares de reconocidas consultoras económicas, que se reunieron los pasados 17 y 18 de marzo en el hotel Hilton durante la tercera edición del Congreso Económico Argentino (CEA). El encuentro se dio en el marco de la Exposición Argentina de Economía Finanzas e Inversiones (EFI), con seminarios, talleres y conferencias disfrutados por 800 asistentes. Entre los políticos dio el presente la diputada Elisa Carrió.
El congreso se celebró ante más de 600 personas. El primer panel fue dedicado a un panorama económico, con el titular de la consultora Econviews, Miguel Kiguel; el director de FIEL, Daniel Artana; el economista jefe de Economía & Regiones, Diego Giacomini y el profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la UCA Juan Carlos De Pablo. El segundo panel trató sobre finanzas e inversiones; participaron el presidente del Grupo GNP, Guillermo Pérez; el director de Quantum Finanzas, Daniel Marx, y el director de la Escuela Argentina de Finanzas Personales (EAFP), Mariano Otálora. Y la segunda jornada giró en torno a los nuevos paradigmas de la economía mundial, con la presencia de Orlando Ferreres, Mario Blejer, Dante Sica, Rosendo Fraga, Carlos Melconián, Roberto Feletti y Claudio Lozano.
Pesada herencia. Fue Miguel Kiguel quien explotó la metáfora náutica: “Si bien Argentina no está teniendo un viento de frente, se acabó el viento de cola e ingresamos en un escenario más complejo”. Sus perspectivas de aquí a diciembre no contemplan mejoras ni sobresaltos: “Este año va a terminar con un tipo de cambio atrasado, inflación alta pero menor a la del año pasado (entre el 25 y 30%), un déficit fiscal del 6% del PIB, reservas internacionales bajas, acceso limitado al mercado de capitales y todavía en default”.
Para Daniel Artana, este año será parecido al 2014, pero “con un déficit fiscal más alto financiado por emisión monetaria y las reservas del Banco Central”. “Se mire el rubro que se mire, las exportaciones caen al 20%, lo que lleva a que caiga la generación no financiera de dólares”, aseguró. Fue duro con el futuro: “La herencia va a ser muy pesada porque el tipo de cambio actual no es sostenible, el déficit fiscal es muy alto, la inflación sigue en niveles altos y las reservas brutas son razonables pero las líquidas son bajas”.
Diego Giacomini advirtió que “a diferencia del resto de los países de la región, el Gobierno tomó como permanente lo que era transitorio: un contexto formidable de commodities muy elevadas y tasas muy bajas”. Aseguró que el modelo de crecimiento vía consumo está “agotado”, y recomendó ahorrar para enfrentar el cambio de situación. También aconsejó: “Será necesario hacer reformas fiscales, monetarias, de deuda. No es suficiente una devaluación porque si no se soluciona el problema de fondo, que es el gasto público excesivo y la presión tributaria, no hay tipo de cambio que aguante”. “Frente al mismo desafío se puede hacer una macana o aprovechar una oportunidad”, cerró la idea Juan Carlos De Pablo en un mensaje al próximo gobierno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *