Política, Sitios Externos / 14 de Abril de 2015

Pruebas quemadas en Casa Rosada

Un incendio destruyó el registro de visitas tres días después de la denuncia de Nisman.

Por

“¿Cómo que hay un backup?”, se preguntó un teniente coronel de la Casa Militar cuando le contaron que no todo estaba perdido tras un pequeño incendio que había destruido los registros de ingresos y egresos de la Casa Rosada. Su cara se había puesto pálida y de inmediato reaccionó con enojo. “¿Dónde está ese backup?”, insistió. “Está en Olivos. El sistema hace copia de respaldo en la Quinta Presidencial”, le explicaron.
El incendio se produjo la tarde del sábado 17 de enero, cuando el Rally Dakar volvía a Buenos Aires. Comenzó en el subsuelo de la Rosada y, superando todas las leyes de la física, el fuego subió un piso a través de un cable y se instaló en la planta baja. Allí quemó un servidor de la empresa japonesa NEC, que administra el sistema de control de acceso a Casa de Gobierno.
El hecho se hizo público recién el 22 de marzo tras una nota de Clarín. En ese momento, el jefe de Gabinete Aníbal Fernández afirmó que había backup de todo. Agustín Rodríguez, jefe de la Casa Militar, ya lo había puesto al tanto del asunto. Era cierto: el backup estaba, pero el 9 de febrero, en una reunión se resolvió que solo se restaurarían los registros de los empleados de Casa Rosada. Del resto, nada. NOTICIAS accedió a un informe técnico interno de Casa Militar donde se dejaba constancia de que la información de las visitas no iba a ser recuperada por el momento. Esa decisión fue celebrada por los visitantes incómodos de Casa de Gobierno, y por sus anfitriones. Más de 100.000 personas fueron eliminadas con rostro y huellas digitales de su paso por la Casa Rosada. Incluso los involucrados en causas sensibles como la denuncia del fiscal Alberto Nisman.
Lo llamativo del incendio es que sucedió tres días después de presentada la denuncia del fiscal especial de la causa AMIA, y un día antes de su muerte, en contra de lo que se informó en un principio, cuando se situó el hecho en febrero. En una de las escuchas entre Luis D’Elía y el iraní Yussuf Khalil, el ex piquetero afirmaba estar saliendo de Casa Rosada y que tenía un mensaje urgente para darle. Aquel registro de la visita de D’Elía, por el momento, desapareció. En diálogo con NOTICIAS, el jefe de la Casa Militar afirmó que el backup existe y que incluso “hay triple backup”, pero fue esquivo en cuanto a la decisión oficial de no restaurar el listado de las visitas.
En los últimos meses hubo otros incendios en diferentes áreas del Estado: en febrero se quemó un sector de compras en el Congreso. En marzo se incendió el último piso del Ministerio de Defensa y el fin de semana de Pascua, en una sala de cómputos en el Ministerio de Economía.
Fuego de fin de ciclo.

 

2 comentarios de “Pruebas quemadas en Casa Rosada”

  1. “Pruebas quemadas en Casa Rosada”
    Algo parecido ocurrió en la última etapa de la dictadura, que sorpresivamente se quemaban oficinas públicas o archivos importantes, también ocurrió algo similar en las postrimerías del gobierno menemista y parece que comienza a desatarse una nueva era de incendios provocados con la intención de borrar pruebas. Este tal vez sea el comienzo de una gran cantidad de incendios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *