Opinión, Sitios Externos / 19 de Abril de 2015

Que todo quede en la familia

La Presidenta intenta instalar a su hijo como posible sucesor.

Sería la solución perfecta: Máximo al Gobierno, Cristina al poder. ¿Y por qué no? Aunque la aparición de afiches en tal sentido que por un rato empapelaron paredes en distintos lugares de la Capital Federal y el conurbano bonaerense sorprendió a muchos, en especial a los memoriosos que no han olvidado la consigna fatídica “Cámpora al Gobierno, Perón al Poder” que presagió los desastres que harían de los años setenta otra década infame, la verdad es que la Argentina es un país tan entrañablemente familiero que, a juzgar por los resultados de docenas de elecciones en distintas jurisdicciones, a la gente le encantan las dinastías, los clanes que, generación tras generación, reparten bienes, cargos y, huelga decirlo, fueros entre quienes tienen la buena suerte de pertenecer a uno.
Puede que el país formal sea republicano, pero muchos, tal vez una mayoría de sus habitantes son de mentalidad monárquica. También lo son los políticos populistas. Les tienen sin cuidado las divagaciones ideológicas del jefe reinante, razón por la que les resultó tan fácil abandonar las filas del “neoliberal” Carlos Menem para sumarse a las de los Kirchner “estatistas” después de un breve interludio duhaldista. Siempre y cuando el líder esté en condiciones de cosechar los votos necesarios para ganar elecciones, lo demás es meramente decorativo.

En la Argentina, abundan las familias políticas. Portar un apellido conocido, y no hay ninguno que sea más valioso que el de Máximo, garantiza un caudal significante de votos. Se trata de una característica que la Argentina comparte con muchos otros países, entre ellos Estados Unidos, donde los clanes de Clinton y Bush están por enfrentarse nuevamente en la lucha por la Casa Blanca, y con Corea del Norte, una monarquía comunista hereditaria dominada por los Kim.
Quienes lo conocen juran que el primogénito presidencial posee las cualidades necesarias para ayudar a su mamá a continuar gobernando, por interpósita persona, su reino aun cuando se viera constreñida a dejar que otro se sentara en el trono por algunos años. Algunos lo tratan con un grado de veneración que no desentonaría en Corea del Norte. Cristina parece estar de acuerdo: hace poco afirmó que, por tener la sangre de su padre y su madre, “la de la política”, Máximo ya ha acumulado méritos más que suficientes como para desempeñar un cargo exigente puesto que durante años se dedicó “a agrupar jóvenes, muchas veces a sacarlos de la calle o de la droga para incorporarlos a la política, a servir a la Patria”.
Parecería que la Presidenta, una germanófila que antes del inicio de su gestión nos aseguró que le gustaría que la Argentina se asemejara más a Alemania, sin decirnos cuál, aludía así a La Cámpora, la Kirchnerjugend cuya misión consiste en defender por los medios que fueran el “modelo de acumulación de matriz diversificada con inclusión social” contra las hordas reaccionarias de Mauricio Macri, Sergio Massa y, en ocasiones da a entender, Daniel Scioli, títeres todos ellos de aquel príncipe de las tinieblas Héctor Magnetto, que en opinión de los kirchneristas más fogosos están preparándose para destruirlo.
Además de ser un experto en sacar chicos de las garras de los narcos para transformarlos en militantes capaces de administrar grandes reparticiones estatales, Máximo ha resultado ser un estratega político consumado. Dicen los kirchnerólogos que, con la eventual excepción de Carlos Zannini, es por lejos el miembro más influyente del pequeño círculo áulico de Cristina, un operador avezado cuyos consejos pesan muchísimo en el Gobierno. Los hay que le atribuyen la idea genial de impulsar la candidatura de Marcelo Tinelli a la gobernación bonaerense; luego de pelear con el hombre de ShowMatch por lo de Fútbol para Todos. Máximo, que según parece se ha reconciliado con Scioli que estaría detrás del amago, habrá llegado a la conclusión de que convendría poner la popularidad de la estrella televisiva al servicio de la “irreversible” revolución K.
A ojos de sus admiradores, pues, el joven Máximo –bien, no tan joven, ya que tiene 38 años– es un auténtico maestro y sería gracias a sus consejos que, a pesar de todo lo que ha sucedido en el país, Cristina sigue contando con un nivel de aprobación que con toda seguridad motiva la envidia de sus homólogas Michelle Bachelet y Dilma Rousseff. Se trataría de un aporte notable a la causa, aunque se habrá debido menos a la astucia de los militantes que al estado anímico de un pueblo que ha aprendido a conformarse con muy poco.

Sea como fuere, parecería que a Máximo no le gustó demasiado el lanzamiento inconsulto de su hipotético proyecto presidencial. Es un tiempista: quiere esperar hasta que la alineación de los astros le sea más propicia. Con todo, si bien es de suponer que preferiría continuar ser una especie de monje negro que opera tras bambalinas, un personaje un tanto misterioso cuyos silencios a menudo ocasionan más inquietud que sus palabras, circunstancias adversas lo están obligando a considerar la posibilidad de candidatearse para un cargo con fueros. No le serviría para mucho ser intendente de Río Gallegos, de suerte que podría resignarse a anotar su nombre en una lista sábana de diputados en potencia para su provincia natal, Buenos Aires, o de residencia, Santa Cruz.
La notoriedad que ha adquirido Máximo se debe exclusivamente a que lleve en sus venas “la sangre” de Néstor y Cristina. De no haber sido por sus padres, su destino hubiera sido el de tantos otros coetáneos que han tenido que resignarse a vivir de empleos rutinarios mal remunerados. Así y todo, en su caso particular, el privilegio de pertenecer a una familia poderosísima ha venido con desventajas que podrían arruinarlo.
Como el encargado de administrar los bienes amontonados por sus progenitores en los buenos tiempos, Máximo corre el riesgo de tener que rendir cuentas, en circunstancias que distarán de serle favorables, por presuntas irregularidades que ciertos jueces están investigando. No es su culpa que los negocios de Néstor y Cristina hayan generado tantas sospechas pero, desgraciadamente para él, no le será del todo fácil sustraerse sin rasguños del asunto de los hoteles vacíos, pero extraordinariamente lucrativos que, tal y como están las cosas, podría exponer a la familia reinante a acusaciones de lavado de dinero en escala industrial que trascenderían las fronteras del país. Lo mismo que los delitos vinculados con el terrorismo y el narcotráfico, el lavado de dinero a menudo da lugar a pedidos de extradición.
Que el kirchnerismo sea corrupto no es una novedad. La guerra que los militantes están librando contra el “partido judicial” sería inconcebible si Cristina y sus allegados no tuvieran motivos de sobra para querer “democratizar” la Justicia para que respetara todas sus conquistas. Es que, desde el vamos, el kirchnerismo se ha asemejado más a una empresa familiar que a un movimiento político. Se trata de un detalle que aquellos militantes que toman en serio la retórica de Cristina y sus adláteres prefieren pasar por alto. Para ellos, la concentración de poder y dinero en manos de una oligarquía es mala si otros lo hacen, pero buena cuando los oligarcas son ellos mismos. Aunque los simpatizantes de la agrupación política creada por los Kirchner la suponen progresista, no les parece contradictoria la adhesión de sus líderes a principios que, por ser netamente dinásticos, son incompatibles con el credo igualitario que figura en los discursos de Cristina.

Muchos creen que es muy positivo que en la Argentina y países de cultura afín la familia sirva como una fortaleza en un mundo hostil, pero en el fondo es síntoma de la falta de confianza de la mayoría en la ley o en instituciones supuestamente impersonales. Mientras que en los países que mejor funcionan virtualmente todos suelen estar dispuestos a subordinar sus propios intereses inmediatos a los del conjunto por entender que la alternativa sería terrible, en los demás la mayoría sabe que sería peligroso dejarse engañar por las promesas ajenas. En tales países, la corrupción, la evasión impositiva, el nepotismo y el cinismo político son normales, lo que, desde luego, hace que hasta los más contrarios a dicho estado de cosas se replieguen a la familia, de tal modo contribuyendo a agravar una situación que los motiva angustia.
Una consecuencia inevitable del hiperpersonalismo ha sido la ausencia de candidatos oficialistas genuinos. La Presidenta se siente rodeada de traidores en potencia, de cortesanos que, de tener la oportunidad, antepondrían sus aspiraciones propias a las de la jefa coyuntural. Es por lo tanto comprensible que le haya permitido a Máximo cumplir un rol clave en el Gobierno como su asesor y confidente, lo que ha brindado a los camporistas pretextos para fantasear con la noción de que un día su jefe pudiera heredar el negocio familiar. Por supuesto que, en el caso poco probable de que Máximo lo lograra, no tardaría en sentirse tentado a rebelarse contra la tutela maternal: la historia, y la literatura que es la otra realidad, están llenas de conflictos de tal tipo, dramas familiares como el que en la actualidad está convulsionando al Frente Nacional francés del que Marine Le Pen acaba de marginar a su papá, Jean-Marie.

 

10 comentarios de “Que todo quede en la familia”

  1. Este gobierno K productor de vagos pagos, hará todo lo posible por seguir manteniendo esos privilegios. no interesa quien asuma, sino seguir cobrando, por no hacer nada. Un País no crece con vagos, crece con gente honesta y trabajadora, todo lo demás es verso.

  2. Che edu,ya que el intendente de Lanus es de tu partido me despertaron los golpes,labure anoche,de unos obreros por segunda vez en poco tiempo destrozando las veredas en la calle Almeyra de punta a punta,podrias decirle que aproveche para hacer las cloacas o desagues por las inundaciones en los grandes pozos que estan haciendo como los que tenemos en la calle que no se puede circular y encima la hizo de doble mano,gracias edu.

    1. FALTAN MILES DE COSAS Y OTRAS ESTAN MAL, PERO EN BALANCE GENERAL SIN DUDA EL GOBIERNO NACIONAL ES LO MEJOR LEJOS….LOS QUE LO QUIEREN SUCEDER SON EL CONDE DRACULA Y EL HOMBRE LOBO JUNTOS…….PARA ESTOS HAY 30 O 35 MILLONES DE ARGENTINOS QUE SOBRAN…NO SE ANIMAN A DECIRLO PERO TODOS SABEN QUE ES ASÍ……ES UNA CUESTIÓN DE ELEGIR…….YO VIVO EN CABA Y EL QUE SE QUEJA ES DE CULO ROTO NOMÁS, CON LA GUITA QUE JUNTA EL GOB. DE LA CIUDAD Y CON LA QUE HAY EN LA GENTE QUE VIVE ACA, CERO PROBLEMA, HAY COSAS CLARO PERO EL QUE SE QUEJA ES DE CULO ROTO…….GOBERNO DE LA RUA Y DESPUES FUE PRESIDENTE..LA CIUDAD LA GOBIERNA MI MAMÁ QUE TIENE 4TO GRADO……

    1. NOS FUE BASTANTE, BASTANTE BIEN. SEGUN LOS AUGURIOS DE LOS ENCUESTADOS Y TAROTISTAS NO VOTABA NADIE….EN SANTE FE 22% EN 2011 SACAMOS CASI EL 25 % Y EN MENDOZA BAJAMOS SOLO 5% SACAMOS 40 Y POCO MÁS……..SON DOS DISTRITOS MUY IMPORTANTES Y LA PRESENCIA Y EL CONSENSO SIGUE IGUAL QUE ANTES……EN 2011 NOS DECÍAN QUE NOS GOLEABAN Y BUENO PASO LO QUE PASO……..FALTAN LOS OTROS CUATRO MÁS IMPORTANTES EN CANTIDAD, BS AS, CABA, TUCUMAN Y CORDOBA…IGOR HACETE LA IDEA QUE EN TIEMPOS DE BONANZA Y CALMA ECONOMICA GANAN LOS OFICIALISMOS…PENSALO ASÍ NO TE AMARGAS EN OCTUBRE….

      1. No me amargo pero l2 años en el poder y no arreglaron la inflacion,la inseguridad,que hicieron de bueno?si,el plan preñados y preñadas,que tratan de embarazar hasta la abuelita para tener una asignacion sin laburar,edu,amor,amor,amor,edu amemosnos.

      2. NO HAN HECHO NADA BIEN, TODO LO CONTRARIO …Y VAN CAMINO A LA DESAPARICIÓN TOTAL, POR SUERTE.

  3. POR QUE EL MIEDO? NO ERA UN AVESADO JUGADOR DE PLAY? AHORA QUIEN ES? A MI ME PARECE MEJOR QUE MIGUEL DEL SEL……CHEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE

    1. La diferencia que Miguel Del Sel trabaja desde chico y Maximo tiene como 40 años y todavia no empezo a trabajar,edu ahunque no me creas yo te quiero,podriamos llegar a una digamos amistad,en fin vos sabes,podrias dejar de gritarme?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *