Opinión / 10 de mayo de 2015

Geopolítica de fin de ciclo

El espectacular giro diplomático protagonizado por Cristina Fernández en el final de su mandato.

Por

MAMUSH-KA. La alianza estratégica de CFK con Rusia y China sorprende al mundo occidental.

Érase una vez, en los gloriosos años sesenta y setenta del siglo pasado, cuando muchos adolescentes soñaban con un futuro teñido de rojo. La revolución estaba en marcha. Para angustia de los reaccionarios, héroes como Fidel, el Che, Mao, Ho Chi Minh, Gadafi y, pensándolo bien, nuestro general Juan Domingo Perón, llevaban el mundo hacia un nuevo amanecer. Moría el capitalismo: pronto sería sepultado por la gran topadora soviética. El imperialismo yanqui, derrotado en el campo de batalla por guerrilleros tercermundistas y socavado desde dentro por jóvenes rebeldes, se batía en retirada.
Puede que en su juventud ya lejana Cristina no haya fantaseado con un mundo socialista, pero en la actualidad le gusta dar a entender que siempre compartió el “idealismo” de sus coetáneos izquierdistas. Será por suponer que su relato personal lo necesitaba, que últimamente se ha esforzado por brindar la impresión de sentir tanta nostalgia por aquellos tiempos que se resiste a creer que se han ido para siempre. Así, pues, para extrañeza de sus anfitriones, en Pekín habla de “la construcción de un modelo propio de crecimiento y desarrollo” por Mao, dando por descontado que el llamativamente antimaoísta cóctel autoritario-neoliberal que a partir de 1979 rige en China y que hizo posible el mayor cambio socioeconómico de la historia fue obra del gran timonel; en Moscú rinde homenaje a Vladimir Lenin; y en Vietnam, otro país que está avanzando con rapidez por el camino capitalista, compara Ho Chi Minh con José de San Martín.
Pero no solo se trata de la propensión de Cristina a venerar íconos ya muertos de la ultraizquierda combativa de medio siglo atrás. Para que nadie cuestione su fervor revolucionario tardío, maneja la política exterior del país como si aún existiera el mundo de ayer.

Es una empresa quijotesca. Como el caballero de la triste figura, Cristina se imagina en otra época, una mucho más emocionante que la que le ha tocado. Quisiera aliarse “estratégicamente” con gobiernos progresistas que, le gustaría creer, comparten su nostalgia por la lucha contra el imperialismo capitalista, o sea, el mal absoluto, pero en su búsqueda solo encuentra fantasmas. La Unión Soviética se fue. En su lugar está Rusia, un país pobre y terriblemente inequitativo dominado por una casta de “oligarcas” corruptos. La economía rusa, que es más chica que la de España, está en recesión. Conforme a las pautas tradicionales, el gobierno de Vladimir Putin es de derecha. Así y todo, para Cristina las fantasías mortíferas que estaban en boga en La Plata en sus años como estudiante importan más que la decepcionante realidad actual y, de todos modos, el que los yanquis se opongan a lo que están haciendo Putin y sus amigos le parece motivo suficiente como para solidarizarse con ellos.
También es pobre el otro “aliado estratégico” de Cristina, China, a pesar de que, luego de reemplazar la variante maoísta del marxismo que la depauperaba aún más por una forma sui géneris del capitalismo liberal en el que el partido monopoliza el poder político dejando los negocios en manos de multimillonarios recién enriquecidos, se haya puesto a crecer a un ritmo endiablado. Con todo, si bien el producto per cápita chino sigue siendo inferior al argentino, para no hablar del estadounidense, tiene tantos habitantes que, según algunos especialistas, su economía ya es la más grande del planeta en términos de poder adquisitivo. China también se las ha arreglado para acumular una cantidad fabulosa de dólares y otras divisas.
Al igual que todos los demás países, la Argentina tendrá que enfrentar los muchos desafíos que está planteando el resurgimiento del gran imperio del medio que, a juicio de su elite, se ubica en el centro del mundo civilizado desde hace milenios, pero le convendría proceder con cautela. A diferencia de los occidentales posmodernos, los chinos no creen en la igualdad de naciones. Tampoco toman en serio el “multiculturalismo”. Si logran desplazar a Estados Unidos de su lugar en el podio mundial, el orden resultante sería todavía más jerárquico que aquel al que nos hemos acostumbrado.
Los líderes nominalmente comunistas de China se han propuesto avanzar poco a poco. No quieren alarmar a nadie antes de estar en condiciones de hacerse obedecer pero, como es natural, los norteamericanos son reacios a permitir que China se erija en una superpotencia rival no solo económica sino también geopolítica. Miran con inquietud la instalación en Neuquén de una “estación espacial de exploración lunar” que, sospechan, podría resultar ser una base militar en que, según parece, imperará la ley china, de tal modo haciendo de ella una especie de enclave extraterritorial parecido a los creados por los europeos en China misma cuando era débil. Comparten la preocupación de los norteamericanos muchos políticos opositores; no quieren que la Argentina ate su destino a un país de cultura radicalmente distinta de la occidental, uno que, para más señas, podría aprovechar su inusitada fortaleza financiera para conseguir concesiones que, entre otras cosas, le permitirían arrasar con la crónicamente precaria industria local.

Acercarse a China, que de progresista tiene muy poco, por motivos pragmáticos puede justificarse, ya que siempre es bueno multiplicar las opciones financieras y comerciales, pero sería mejor no comprometerse demasiado, ya que el expansionismo que es congénito de un país que encarna una civilización ajena a la occidental podría provocar conflictos militares no solo en la zonas adyacentes –los filipinos, vietnamitas y japoneses se sienten cada vez más nerviosos–, sino también en otras partes del mundo.
En cambio, procurar seducir a Putin justo cuando, después de anexar Crimea con el beneplácito de Cristina, está tratando de apropiarse de pedazos de Ucrania oriental y amenazando a los países bálticos y otros vecinos, no puede considerarse una buena idea: los beneficios concretos para la Argentina de la provocación presidencial serán escasos, mientras que los costos de una eventual reacción negativa europea y norteamericana podrían ser abultados.
Aún menos comprensible para el mundo exterior es el entusiasmo desbordante que siente Cristina por lo que aún queda de la revolución cubana y por el cada vez más esperpéntico simulacro bolivariano. Por razones biológicas y económicas, ya que la isla está en la vía, la brutal dictadura gerontocrática de Fidel y Raúl tiene los días contados. Tal y como están las cosas, Cuba no tardará en reintegrarse a la esfera de influencia yanqui, alternativa esta que, desde luego, indigna muchísimo a Cristina.
En cuanto al amigo venezolano Nicolás Maduro, el heredero del endiosado Hugo Chávez que, nos asegura, se transformó post mórtem en un pajarito parlanchín, sería difícil concebir un líder nacional más bufonesco. Bajo su conducción extravagante, Venezuela está hundiéndose. No es que los antecesores de Maduro fueran prodigios de eficiencia. Gracias a sus reservas gigantescas de petróleo, a través de los años Venezuela ha recibido el equivalente de varias docenas de Planes Marshall, pero despilfarró todos. La caída estrepitosa del precio del crudo ha dejado exánime a la República Bolivariana al privarla del dinero que necesita para importar bienes tan rudimentarios como papel higiénico, el producto cuya ausencia mejor simboliza el fracaso ignominioso del socialismo del siglo XXI.

El giro diplomático espectacular protagonizado por Cristina, con la aquiescencia de la servidumbre, se debe no solo a su deseo patente de desempeñar un papel revolucionario en el escenario internacional, de tal manera complaciendo a los militantes de su proyecto particular, sino también al fastidio que le ha motivado la falta de interés de Barack Obama en congraciarse con ella. Ni siquiera la ha invitado a cenar en la Casa Blanca para que le baje línea, mientras que en reuniones internacionales en las que participan los dos, como la Cumbre de las Américas que hace poco se celebró en Panamá, la trata con un grado creciente de desdén burlón, lo que la enfurece aún más. El ex presidente uruguayo Pepe Mujica dista de ser el único mandatario que la ha visto metamorfosearse en una “araña mala”.
En la política exterior argentina también han incidido la refriega con los buitres, la denuncia, en vísperas de su muerte en circunstancias que tal vez nunca sean aclaradas, del fiscal Alberto Nisman de lo que creyó estaba detrás de la aproximación a la teocracia iraní y las críticas del modelo económico formuladas por funcionarios norteamericanos. Amiga desde siempre de las teorías conspirativas, Cristina se dice convencida de que “todo hace juego con todo”, con ella la víctima de una inmensa conjura planetaria. Puesto que, por razones comprensibles, los más preocupados por el pacto presuntamente informal con Irán son los israelíes y entre los personajes que, según Cristina y sus simpatizantes, están confabulando en su contra se encuentran muchos judíos, no sorprendería demasiado que terminara afirmándose blanco de una ofensiva del “ente sionista”, brindando así a los muchachos de Quebracho y otros “luchadores sociales” un pretexto inmejorable para lanzar una ofensiva antisemita similar a las emprendidas por los compañeros chavistas en Venezuela.

 

9 comentarios de “Geopolítica de fin de ciclo”

  1. PARA MI EL FPV PIERDE EN PRIMERA VUELTA, ESTA MUY CERCA LA NUEVA ALIANZA PRO-UCR-UNEN-FAUNEN-ECO-CLARIN-LA NACION-RACING-EEUU-UIA-SRA-AAA-ISIS-OEA-LANATA-SUPER HEROES-LOS PITUFOS Y CIA….VIENEN SUMANDO LOS TROSKOS DEL FIT-PO-MST Y CIA…SE CAEN EN PRIMERA Y DEFINEN LA NUEVA ALIANZA Y LOS TROSKOS….

  2. ¿cuantas veces lo vaticinaron al FIN DE CICLO? ES COMO EL DOLAR A 25 O 34, COMO LOS SAQUEOS DE FIN DE AÑO, EL AUTOGOLPE, LA SALUD DE CRISTINA, EL FRACASO ECONOMICO, LOS JUICIOS POR LAS AFJP, Y NO ME ACUERDO TODAS LOS HUEVADAS QUE DIJERON………

  3. Es ésta la realidad en que nos vemos subsumidos, por la política inmadura y adolescente, de una presidenta, que a pesar de tener el poder, no lo ejerce en favor de una república y de una sociedad que no se merece tal retroceso en la historia, a pesar de haberla votado con el 54 %. Lo que dice James Neilson está basado en los datos de la realidad.

  4. Nadie que cuelgue un cuadro de Chávez entiende el concepto de un gobierno limitado por el accionar imparcial de la Justicia. La paz es un valor molesto para los autoritarismos porque en la paz no pueden regir las excepciones que justifiquen el poder desm dice:

    Lo que a ella le interesa es seguir profundizando gestos que a su vez estimulen una división marcada en la sociedad que le permitan asumirse como la líder de una facción de “oprimidos” que lucha contra los “opresores”. De allí la cultura de los enemigos, de los buitres, de las conspiraciones, de la Argentina siempre en el papel de víctima de una oscura maquinación internacional de los poderosos.

    La “teoría de la irritación” es una táctica de provocación, una táctica que impide la paz porque la paz es contradictoria de un estado que debe ser de lucha permanente. Los “enemigos” no descansan, por eso no puede haber paz. Y si los enemigos no existen, tengo que hacerlos salir de su quietud agitando fantasmas que los irriten.

    La paz es un valor molesto para los autoritarismos porque en la paz no pueden regir las excepciones que justifiquen el poder desmesurado del autoritario. La amenaza de los “poderosos” da una razón justificada para que el “conductor” asuma todo el poder en defensa del “pueblo”, entonces, todo método que mantenga encendida esa llama de enfrentamiento es bienvenida.

    Nadie que cuelgue un cuadro de Chávez entiende el concepto de un gobierno limitado por el accionar imparcial de la Justicia. La Presidente encarna un gobierno aluvional que desconoce las limitaciones que implican los derechos civiles y las garantías individuales. Por eso jamás reconocerá la función de la Corte Suprema como poder judicial que limita el poder del gobierno y debe transformar esos límites en hechos concretos que defiendan al ciudadano del único “poderoso” que existe en esta película: el Estado; ese mismo Estado del cual la Sra de Kirchner se adueñó.

    Inventando un pretencioso “modelo” que únicamente reivindicaba a la burocracia y defendía sus innumerables delitos. Un autoritarismo feudal y grotesco se instaló en nuestra sociedad.

    Las elecciones nos van a sacar de este riesgoso relativismo cultural con saqueo económico. Es hora de que asumamos que los otros candidatos expresan a la democracia que necesitamos recuperar, y que luego vendrán los tiempos de afinar el rumbo político. Derrotarlos es imprescindible; cuando lo logremos no olvidemos quienes fueron sus gestores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *