Cultura / 31 de Mayo de 2015

Amores que salvan

Una obra de teatro, “Mi hijo solo camina un poco más lento”, conmueve con el rescate de emociones básicas: la vergüenza, las pérdidas y la vejez.

Por

Mi hijo sólo camina un poco más lento teatro
Foto: Vivian Porras.

Rita no sabe con qué mascota le conviene reemplazar a su gata enferma de cáncer. “¿Un hámster o una mariposa?”, se pregunta. Las mariposas viven un día. Por lo tanto, la posibilidad de llorar a una mariposa es mucho menor que si te encariñás con un gato o un perro. La cuestión no parece ser qué animal te gusta sino cuál te haría sufrir menos al desaparecer. Porque todos desaparecerán algún día. Todos.

Las pérdidas, la discapacidad, la vejez son los temas que sobrevuelan y se encuentran en “Mi hijo sólo camina un poco más lento”, un texto del autor croata Ivor Martinic, dirigido por Guillermo Cacace. Cacace es uno de los más interesantes directores y dramaturgos del teatro actual. Y “Mi hijo…”, una de las obras más recomendadas por estos días. La rareza es que las funciones son a las 11.30 de la mañana. Pero se agregaron funciones a las 14 los domingos y a las 16.30 los sábados.

Un gran ventanal ilumina esta puesta que reúne a un elenco de 10 actores en la Sala Estudio Apacheta. Y no está nada mal salir de día después de una experiencia emocional tan intensa.

Porque en el “grado cero” del artilugio teatral, “Mi hijo…” convoca los sentimientos más simples. La dificultad para aceptar nuestra discapacidad (cualquiera fuera ella), el miedo a la muerte, a la vejez y al vacío transcurrir del tiempo.

La pregunta que la dramaturgia convoca es: ¿qué puede ayudarnos a contener la angustia existencial más básica? Y parece responder: la familia.

En tiempos de violencia extrema, contra las mujeres, los niños, los diferentes, es posible que sólo los lazos esenciales (con sus fallas e interrupciones) sean los únicos capaces de salvarnos.

Para conmovernos, están Clarisa Korovsky (Rita), Pilar Boyle (Sara), Paula Fernández Mbarak (Mia), Romina Padoan (Doris) y Elsa Bloise (Ana). Cinco mujeres inolvidables.

 

Comentarios de “Amores que salvan”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *