Opinión / 4 de Junio de 2015

La onda violeta

Miles de personas dijeron #NiUnaMenos frente al Congreso y en todo el país.

Por

imagenes de ni una menos
BUENOS AIRES. Concentración en el Congreso Nacional.

Miles y miles. Mujeres, la mayoría. Pero también muchos hombres, desde el abuelo hasta el hijo varón que acompaña a la mamá. La gran noticia es que el 80 por ciento de todos los presentes era muy joven. Con banderas, carteles, frases, fotografías de lejanos momentos felices, remeras, pins y una sola consigna: #NiUnaMenos. Había partidos políticos, organizaciones sociales, ONGs, colegios y hasta algunas caras famosas. Había parejas, grupos de amigos, porteños y del conurbano, gente suelta movilizada porque quiso, porque apoya, porque no tolera más el asesinato de hijas, madres y amigas en manos de violentos, repetidas tragedias evitables amparadas por un sistema que naturaliza la desigualdad. Un solo reclamo, una única angustia y un color simbólico, el violeta contra la violencia de género, unificó este histórico miércoles 3 de junio en la plaza de Congreso: basta de femicidios.

La convocatoria #NiUnaMenos fue lanzada por un grupo de periodistas. Ellas lo hicieron. Desde aquel tuit de Marcela Ojeda cuando después del asesinato de Chiara Páez, en Rufino, se animó a gritar “NOS ESTÁN MATANDO”. Pronto llegó la respuesta de las colegas y alcanzó la grandeza de las multitudes escondidas. En cinco puntos, que leyeron Erica Rivas, Maitena y Juan Minujín, se sintetizaron los reclamos de todas. No hacían falta demasiadas palabras para señalar hechos que deben hablar por si mismos. En síntesis: 1) Cumplir de manera efectiva la Ley 26.485 (2009). Es decir, asignarle presupuesto. 2) Patrocinio jurídico gratuito para las víctimas. 3) Estadísticas oficiales sobre femicidios. 4) Garantizar la Educación Sexual Integral en todos los niveles como dice la ley 26.105 (2006). 5) Protección y cuidado de la víctima después de la denuncia. Para quien después de este día, todavía sigue confundido, hay una mala noticia: la historia no está de su lado.

 

2 comentarios de “La onda violeta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *