Showbiz / 8 de Junio de 2015

VIDA DIGITAL

Periscope y Meerkat: dos apps para armar tu propio reality show

Dos aplicaciones de iPhone permiten transmitir la intimidad en vivo.

Periscope Meerkat
AL AIRE. Figuras como el actor y político Arnold Schwarzenegger hacen público el detrás de escena de sus vidas a través de estas redes sociales.

Internet, sumada a la cámara de los smartphones, inauguró una era en que todo se puede grabar y compartir, transformando la vida de muchos en un reality show virtual, transmitido a través de Facebook. Pero hasta este momento, la regla establecida era: una persona graba, saca una foto o escribe algo y, después, lo publica. En ese proceso, tuvo tiempo de editar el contenido o desistir de compartirlo. Dos nuevas aplicaciones de iPhone rompieron esa lógica. A través de Meerkat (lanzada en febrero) y de Periscope (en marzo), cuando se hace clic en el icono de grabar, la cámara comienza a funcionar y a transmitir en vivo para millones de personas. Las aplicaciones transforman celulares en cámaras de TV. De esta forma, prometen cambiar completamente la manera en que registramos nuestro punto de vista de la realidad, e incluso la relación de confianza que establecemos entre nosotros. La noción de que todo lo que hacemos queda registrado se hizo más incipiente: se filma y todo el mundo puede verlo, sin darnos cuenta.
En inglés, meerkat significa suricata, el mamífero africano con cara de roedor que se hizo famoso entre los niños con el personaje de Timón en el Rey León. “Las suricatas siempre están alertas a lo que sucede alrededor”, dijo el emprendedor israelí Ben Rubin, fundador de Meerkat, explicando la elección del nombre. Como es de costumbre entre las aplicaciones recién lanzadas, todavía no se divulgó el número de usuarios registrados en el programa. Sin embargo, se estima que ya superó el millón de usuarios, con un crecimiento diario que supera el 30%.
A través de la aplicación se transmiten las protestas contra la violencia policial en las calles de Nueva York a videos de personas que miran sus series preferidas de TV. Meerkat también conquistó celebridades, monedas preciosas para cualquier red social nueva (dado que atraen millones de fans). En este mes, la cantante estadounidense Madonna, la usuaria más popular, decidió lanzar su nuevo videoclip, Ghosttown, en Meerkat. La transmisión tuvo una serie de problemas técnicos. Pero la elección de Madonna muestra otro fenómeno: el reemplazo gradual de la televisión por smartphones y tablets. Hace diez años, la cantante hubiera elegido presentar su video en una emisora televisiva, por ejemplo, MTV. Ahora, cree que es mucho mejor usar una aplicación de iPhone.
Caso testigo. El éxito de Meerkat llamó la atención de otras redes sociales, más antiguas. Twitter fue la primera red social en lanzar su Periscope el mes pasado. La aplicación funciona prácticamente del mismo modo que la competencia, con la ventaja de tener acceso a los 300 millones de usuarios de Twitter, además de apoyarse en la fuerza de divulgación de la red social. Dick Costolo, CEO de Twitter, hizo una campaña para extinguir al rival. Uno de los motivos del crecimiento rápido de Meerkat era que estaba completamente vinculado con Twitter. Si una persona se registraba en la aplicación, ya podía ver cuáles amigos de Twitter también estaba en la nueva red. Cuando el usuario comenzaba a transmitir un video en vivo, se generaba un tuit automático que alertaba a sus contactos. Costolo disolvió esa asociación para fortalecer a Periscope. El CEO comenzó a contratar celebridades y políticos para sugerir que desinstalen Meerkat del celular y lo cambiaran por Periscope.
Otra diferencia, pequeña para quien lo ve de afuera pero importante para los usuarios, está en cómo se guardan los videos. En Periscope, los videos se guardan durante 24 horas en la red, cualquier usuario puede acceder a ellos, pero, en la práctica, se pierden en el mundo de las informaciones, de otros links en vivo, que surgen cada segundo. En cambio, Meerkat apuesta al “míralo si puedes”: cuando una transmisión termina, desaparece (solo se guarda en el celular de quien realizó la grabación).
La forma temporaria como tratan los videos creados refleja otro aspecto característico de esas aplicaciones. Contrario a la idea de que todo lo que se sube a internet queda registrado para siempre (y tiene potencial para viralizarse), las aplicaciones quieren superar la sensación de lo efímero. El que no vio la transmisión en vivo difícilmente tendrá otra oportunidad. En eso, ellas se asemejan a otra aplicación exitosa, Snapchat, un servicio de intercambio de mensajes por el cual el contenido se elimina segundos después que el destinatario lo recibió. “Esas aplicaciones efímeras pueden combinar dos elementos intrínsecos de Internet, y que antes parecían conflictivos, el egocentrismo y la privacidad”, dijo John Jackson, vicepresidente y analista especializado en dispositivos móviles de la consultoría estadounidense de tecnología IDC. “Sirven de plataforma para el exhibicionismo individual, pero al mismo tiempo superan la ilusión de que lo que se exhibe, desaparecerá en la web”, agrega. Es una ilusión porque la privacidad online siempre tiene patas cortas. Otras personas pueden copiar un video transmitido a través de Meerkat y replicarlo en Internet. Además, a pesar de desaparecer en la aplicación, el video continúa guardado en los servidores de la empresa, vulnerable a hackers. En el mundo virtual, nada desaparece por completo.
En vivo. Las nuevas aplicaciones no son las primeras en intentar transmitir videos en vivo a través de la red. Las empresas quieren popularizar ese tipo de negocio desde los años 90, sin éxito. El aumento de la velocidad de Internet móvil con el 4G, sumado a la mejora de los chips de procesamiento de smartphones y tablets, permitió, por primera vez, que esas transmisiones fueran realmente en vivo. Antes, con la web lenta y el procesamiento inferior de los primeros iPhones, las grabaciones trataban que cientos de personas comenzaban a verlas. La definición de la imagen era pésima. Meerkat y Periscope logran exhibir links en vivo con calidad de televisión. Ese es el elemento principal que fomentó el uso de celulares como una de las principales plataformas para ver videos. En 2009, solo el 12% de los dueños de smartphones usaban el celular para ver videos. Actualmente, ese número subió a 46%, con personas dedicando más de 102 minutos mensuales al hábito (y debe superar el 70% en los próximos cuatro años).
Permitir que cualquier persona muestre en vivo lo que sucede todavía desafía el statu quo de canales de televisión. A través de Meerkat y Periscope llegaron las primeras noticias de la caída de un edificio en Nueva York, el pasado 26 de marzo. El asesor de la Casa Blanca, Dan Pfeiffer, cree que las aplicaciones de transmisión de videos en vivo van a tener un rol fundamental en la próxima elección presidencial de los Estados Unidos en 2016: “Si los ejecutivos de organizaciones de medios y responsables de campañas políticas no tienen en cuenta a Meerkat, están cometiendo un grave error. En 2008, todo se decidió en Facebook, y en 2012, en Twitter. En 2016, será en una plataforma como Meerkat”. Se sentirán todos los efectos de la posibilidad inédita de ver el mundo por los ojos (o, literalmente, por el smartphone) de los otros.

 

Comentarios de “Periscope y Meerkat: dos apps para armar tu propio reality show”

  1. La verdad es que para muchos sera un arma de doble filo. Sabemos que doña Kris no la utilizaria no???.

    Bueno, igual esto funcionara bien en le primer mundo donde hay interenet por todos lados.
    Aca en Argentonga.. lo gratis cuando lo hay es bien malo y si contamos que la señal de cel es pauperrima… lo de transmision en vivo.. lo veo verde.. y si es por wifi.. dificil encontrarla de buena calidad gratis.
    Asi que no queda mas que hacer boludeces y grabarlas al lado del router inalambrico en casita.
    Y bueno.. son las delicias del 4to mundo K.

    Ahora cuando gane Macri seguramente la cosa mejorara al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *