Empresas / 27 de junio de 2015

Taxis online

Una aplicación británica optimiza la demanda callejera.

Por

INVITADO. Hall contó su historia en la Usina del Arte durante la jornada Experiencia Endeavor.

Hailo fundador/chofer, dice la tarjeta de presentación de Russell Hall, creador de esta aplicación que habilita a llamar un taxi con dos toques en el teléfono. Este británico se enorgullece de su linaje trabajador: “Llevo treinta años conduciendo un taxi, mi padre es taxista, mi esposa es taxista. Sé de primera mano lo que los taxistas quieren”. Su historia es uno de esos cuentos de hadas de los últimos años: “Estábamos en un bar con dos colegas tomando cerveza y lamentándonos de que fuera tan difícil conseguir buenos viajes en Londres, incluso cuando hay muchísima demanda. Hay 23.000 taxis en la ciudad. ¡El sistema de pararlos por la calle es tan ineficiente! Se nos ocurrió crear un sitio web para mejorarlo y en 2009 lanzamos Taxilight. Era muy primitivo, pero un emprendedor en tecnología lo vio y pensó que era una buena idea. Él nos llamó y nos contactó con otros dos emprendedores, junto con los que fundamos Hailo en 2011. El nombre fue una idea de nuestro diseñador, tan bueno que tiene acciones en la empresa”.
En sucesivas rondas, Hailo consiguió más de 100 millones de dólares de inversores de primera línea como Union Square Ventures, Accel Partners, Wellington Partners, Atomico Ventures y Sir Richard Branson. Hoy la aplicación oficia de celestina entre taxistas y pasajeros en cuatro ciudades británicas, Madrid, Barcelona, Singapur, Tokio, Osaka y toda Irlanda. Cada dos segundos se acuerda un viaje a través de la app; en total facilitó ya más de 26 millones de viajes, entre 73.000 taxistas y 1.800.000 pasajeros registrados. En Londres, un abrumador 50% de los autos de alquiler la usan. El modelo de negocios es sencillo: la aplicación es de descarga gratuita. El viaje se paga a través de Hailo, que retiene el 10% de la tarifa, regulada a su vez por las leyes de cada localidad.
El caso en Buenos Aires. Hall fue invitado a contar su caso en la jornada Experiencia Endeavor en Buenos Aires. El público le preguntó cómo compiten contra la aplicación que marcó el terreno en viajes urbanos, el gigante multinacional Uber, que hace de cada auto un taxi en potencia. “A diferencia de Uber, nosotros solo trabajamos con taxistas profesionales, registrados y oficiales. Es una cuestión de confianza, y de cultura. En una ciudad como Londres, los conductores son un gran diferencial”, asegura. Y remarca: “Hailo es de y para los taxistas; confían en nosotros. Más de uno llega a nuestra oficina con el iPhone en la caja para que le enseñemos a usarlo”.
¿Cómo fue pasar de manejar en la calle a manejar una compañía digital? Hall sonríe. “Una gran experiencia. Estoy aprendiendo. De todos modos, todo taxista es un emprendedor”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *