Empresas / 11 de julio de 2015

Asoma Madero Harbour

A la altura del Dique 1 avanzan las obras iniciadas en el 2009. Empresas y residentes.

Por

Madero Harbour
EL MEGACOMPLEJO. Oficinas corporativas, residencias de 2 a 4 ambientes y espléndidos penthouses con piscinas propias y acceso directo al shopping. La vida premium.

Gnvgroup, la empresa del desarrollador Alejandro Ginevra, fue la que proyectó el masterplan y la urbanización de 21 hectáreas del Dique 1 de Puerto Madero: allí se levanta el Madero Harbour, un emprendimiento de usos mixtos de 8 hectáreas con oficinas, residencias, hotel, spa, piscinas, helipuerto, áreas verdes, cocheras y un shopping center con supermercado, fitness center y cines. Con 30 años de experiencia en el mercado inmobiliario, Ginevra se pasó los últimos 9 dedicado a su proyecto más ambicioso: la inversión final, calcula, ascenderá a los 1.000 millones de pesos.
La obra es una de las últimas novedades premium del exclusivo barrio. Ya se vendieron las pocas unidades que quedaban disponibles del Harbour House, la imponente torre diseñada por el arquitecto uruguayo Carlos Ott de 50 pisos y 180 metros de altura, emplazada en la esquina de Lola Mora y Julieta Lanteri, frente a la plaza del Dique 1. El proyecto contempla 150 unidades: las más pequeñas de 80 metros cuadrados y las más grandes, penthouses de diseño personalizado de entre 200 y 1.000 metros cuadrados, doble altura de 4,20 metros y piscina privada. Sus valores promedian los 450.000 dólares, aunque con un financiamiento en 120 meses, o sea diez años, que cubriría prácticamente la mitad del precio. Además del microcine, el Health Club (que llevará la firma de la especialista brasileña Renata de Abreu, diseñadora de los Spa Fasano), el lavadero de autos, el jardín de yoga o las cocheras para autos eléctricos, entre otras comodidades, la torre contará con acceso directo al shopping. Se proyecta que esté terminada a fines del 2017.
Herencia familiar. Ginevra cuenta que su primera venta fue a los 17 años, mientras cursaba los últimos meses del secundario. Se había enterado que su colegio estaba interesado en comprar un terreno lindero, así que a través de la inmobiliaria de su padre, Aranalfe, hizo de intermediario y les vendió el lote. Su padre, Jorge Iván, se había iniciado en el negocio inmobiliario ya en la década del 70, pero fue recién en 1992 cuando se arriesgó a comprar las 20 hectáreas del Dique 1 de Puerto Madero, donde soñaba construir la obra que desde hace cinco años encabeza su hijo.
Noticias: ¿Usted ya está instalado en el barrio?
Alejandro Ginevra: Tenemos una oficina itinerante. Siempre armamos un especie de búnker en el lugar de los emprendimientos para supervisar todo. Es la única forma de tener éxito. Cuando mi padre compró estas 20 hectáreas, no teníamos el capital para la inversión inicial. Pero él murió en el 2003 y tuvimos que empezar con el proyecto desde cero tres años más tarde. Vendimos parte del terreno y desde ahí arrancamos…
Noticias: ¿Su especialidad son las megaconstrucciones?
Ginevra: No me gusta hacer un edificio solo. Me interesan los emprendimientos de usos mixtos, pensados como algo integral. Madero Harbour está pensado como un espacio en el que no se necesite nada de afuera. Va a tener un hotel propio, spa, piscinas, áreas verdes, oficinas, helipuerto, shopping y fitness. Todavía nos faltan construir 200.000 metros cuadrados. Calculamos que en 5 años, en el 2020, estaremos terminando.
Noticias: ¿No le preocupa la situación del mercado inmobiliario?
Ginevra: Es cierto que en los últimos años se complicó la rentabilidad, pero jamás decidimos el negocio en base a lo que sucede en cada coyuntura del país, son inversiones de más largo plazo. Mi experiencia me indica que siempre se construye y siempre se contrata gente. En nuestro caso, ya tenemos vendido el 25% del edificio.
Noticias: ¿Cuál es el perfil de los compradores?
Ginevra: Familias. Antes eran inversores que preservaban su capital, ahora se buscan viviendas. Por eso, están muy encima y preocupados por cada detalle. Son compradores exigentes y cada venta puede durar muchas horas de negociación.
Noticias: ¿Cuánto sale el metro cuadrado?
Ginevra: Promedia unos 75.000 pesos (4.749 dólares). Algunos anticipan el pago todo junto, otros financian. Somos bastante flexibles: ofrecemos hasta 40 cuotas a pagar por tramos. Depende de cada caso.
Noticias: ¿Pelean los precios?
Ginevra: Nuestro público no se fija tanto en la plata como en las terminaciones, el confort, la seguridad, el diseño, la vista. Pagan lo bueno. Igual, el precio siempre se pelea, aunque sea por deporte.
Noticias: ¿Y cómo ve el futuro del mercado inmobiliario?
Ginevra: En alza. Actualmente los precios de los inmuebles son muy bajos. No puede ser que un departamento en Lima, Perú, cueste lo mismo que en Barrio Norte en Buenos Aires. No tengo dudas de que los valores se dispararán el año que viene.
Noticias: ¿Cuál es la rentabilidad de un emprendimiento como este?
Ginevra: La verdad, no lo sé. Yo hago los negocios y, a fin de año, veo la cuenta de cómo me fue. Además, casi el 100% de las utilidades que pueda conseguir, las tengo que reinvertir en construcción. Podría ganar más plata haciendo cosas sencillas y rápidas, sin fijarme tanto en la calidad y los detalles, pero no me interesa. Con mi esposa Mercedes (Ginevra, directora comercial de Gnvgroup), visitamos constantemente proyectos de calidad premium en todo el mundo para sacar ideas. Si nos enamoramos de algo, hacemos lo imposible para tenerlo. Por ejemplo, los ventanales de la torre los trajimos de Chile y fue todo un tema el traslado, pero tenían que ser esos y no otros. Lo mismo me ha pasado con lámparas y hasta con los ceniceros en otras construcciones. La diferencia está en el detalle.

 

2 comentarios de “Asoma Madero Harbour”

  1. MÁS ODIO CONTRA EL GOBIERNO, MÁS Y MÁS PORQUE SI ESPERAMOS QUE LA OPOSICIÓN Y LOS MEDIOS HAGAN SU TRABAJO LOS TENEMOS 4 AÑOS MÁS….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *