Cultura / 19 de julio de 2015

Isabel Allende confiesa: “Me siento muy sola”

Recién separada de su pareja, atraviesa una “crisis de amor”. Desde San Francisco habló con NOTICIAS del mal momento que vive.

Por

Isabel Allende
LA CRISIS. En junio, la escritora confirmó en Facebook que se había separado de su pareja. Su familia la contiene: sus padres centenarios en Chile y su hijo y su nuera en San Francisco.

“La distancia entre Sausalito y Buenos Aires parece desaparecer cada vez que Isabel Allende se ríe. Una carcajada plena y cercana que recrea una sensación de intimidad, aunque la charla sea telefónica y entre dos desconocidas. Su confesión: “Me siento muy sola. Estoy nadando dentro de una casa enorme que tengo que vender”, desarma aún con mayor elocuencia los límites de una situación, la de la entrevista periodística, que suele ser mucho más desconfiada y fría.
A los 72 años, la autora de best sellers exitosísimos en el mundo entero, la exiliada política que supo sufrir la más oscura de las tragedias, la muerte de una hija; hoy se declara en medio de una crisis dolorosa. La causa es su reciente divorcio del escritor William Gordon después de 27 años de pareja. Un mal momento que, como otros en su vida, resolvió escribiendo una novela (“El amante japonés”) sobre la vejez y el amor.
Desde California, donde vive, habló con NOTICIAS de su “imperio” (tal como lo llama su hijo), la edad y los secretos del éxito.
Noticias: El tema central de “El amante japonés” es la vejez, un tópico bastante infrecuente en la literatura. ¿Fue intencional?
Isabel Allende: Estoy rodeada de gente mayor. Mi papá, mi padrastro en realidad, tiene 99 y piensa cumplir 100. Mi madre tiene 95. Muchas de mis amistades están en los 70. El tema está en el aire. Antes a los 30 años se suponía que eras maduro y a los 50 eras viejo. Esto se ha ido corriendo para los 60 o los 70. A los 70 todavía se puede pensar en una persona activa, trabajando, enamorada. Se suponía que después de la menopausia, después de los 50 años, una mujer no tenía interés en enamorarse o en la vida sexual. Eso ha cambiado. Porque la cultura lo promueve. Tengo 72 años y estoy lista para enamorarme de nuevo.
Noticias: El 13 de junio usted hizo una declaración en Facebook, confirmando su separación del escritor William Gordon. ¿Siente de verdad que podría enamorarse otra vez?
Allende: A mi edad es un poco difícil, pero si sucede estoy abierta. Y sé que tengo la capacidad de enamorarme tan perdidamente como a los 20. Y hacer las mismas estupideces que hice a los 20.
Noticias: ¿Cómo se lleva con su ex marido?
Allende: Somos muy amigos. Estamos en contacto bastante seguido. Compartimos a las perras. Él acaba de terminar una novela y yo la edité. Pero se acabó el matrimonio y eso es una pena. Me ha pesado tremendamente. No estoy acostumbrada a vivir sola. Mi primer novio lo tuve a los 16 años. Con ese mismo me casé, estuve 29 años, me separé y tres meses después conocí a Willie. O sea que no he estado nunca sola.
Noticias: Es impresionante la enorme lista de premios que le han dado a lo largo de su carrera. Incluso la distinción de ser miembro de la Academia Americana de Artes y Letras. ¿De qué reconocimiento se siente más orgullosa?
Allende: El Premio Nacional de Literatura de Chile. Porque me lo da mi país. Era importante para mí. Y fíjate que cambió el tono con el que me trata la prensa. Ya nadie se atreve a decir que soy una “escribidora”, como dijo Roberto Bolaño.
Noticias: ¿Cuánto le molestó que alguien como Bolaño, con prestigio intelectual, dijera eso?
Allende: A Bolaño no lo conoce nadie fuera del mundo intelectual. Y además era un tipo muy pesado, que decía cosas terribles de todo el mundo. Entonces, no me lo puedo tomar como cosa personal. Porque no soy la única a la cual insultó.
Noticias: ¿Qué opina de “Cincuenta sombras de Grey”?
Allende: No pude pasar de las primeras páginas. Pero en cada generación hay un libro parecido. “La historia de O” (de Pauline Réage) o “Belle de jour” (de Joseph Kessel). Siempre son historias de una mujer sometida que finalmente enamora al victimario. No sé por qué a las mujeres les encantan las novelas en las que les pegan. ¡Dios mío! No es mi fantasía. Mi fantasía es estar siempre en control.
Noticias: ¿Qué libro todavía no escribió?
Allende: Nunca sé lo que voy a escribir y cada libro parece tener un género diferente. Tal vez me falta por escribir una última memoria, más tarde en la vida. Creo que he contado casi todo en “Paula” y “La suma de los días”. Mi hijo me hizo jurar que no iba a hablar más de él ni de su familia (se ríe).
Noticias: ¿Cómo vive su familia la fama?
Allende: Con mucha clase. Porque hay que verle la cara a lo que es la falta de privacidad. Además, ellos tienen los beneficios del éxito. Nicolás, mi hijo, dice que yo tengo un pequeño imperio. Tenemos una casa grande en Sausalito (California) donde lo único que hacemos es trabajar. Archivo de materiales, recibir a la gente, a la prensa, contestar los mails. Llegan cientos de mensajes al día y se contestan todos. Se reparten cientos de fotografías firmadas, cientos de libros. Para eso se necesita personal y espacio. Es el costo de lo que uno hace.
Noticias: ¿Qué es lo mejor de la fama?
Allende: Que me da seguridad en mí misma. Es importante saber que la gente aprecia mi trabajo y que puedo seguir haciéndolo.
Noticias: ¿Extraña su época de periodista?
Allende: Lo que yo adoraba cuando era periodista era sentir que pertenecía completamente a un país, a una sociedad, a un lugar, a una época. Nunca más tuve esa sensación. Eso se acabó cuando me fui de Chile.
Noticias: En su escritura se puede sentir el oficio. ¿Sufre todavía alguna inseguridad?
Allende: La sensación de pánico al empezar es siempre la misma porque uno aborda una nueva aventura. “El amante japonés” fue muy fácil de escribir. Y como estaba viviendo yo misma una crisis de amor, una crisis matrimonial fuerte, que terminó en separación, era un tema que tenía muy presente, el amor romántico. Porque he sido siempre una romántica incurable.
Noticias: Y las penas de amor son de las más tremendas que a una persona le tocan vivir.
Allende: Hay penas mucho peores. Después de haber perdido a mi hija te voy a decir que todo es poco. Cualquier cosa la puedo aguantar. Ahora estoy pasando por un momento bien difícil. Me siento muy sola. Estoy nadando dentro de una casa enorme que tengo que vender. Por primera vez en mi vida, no tengo a quien tocar, nadie que me toque. Pero comparado con el momento en que la Paulita se enfermó, no es ni el diez por ciento.
Noticias: Esta es una época muy buena para la gente más grande. Internet les da la posibilidad de conectarse y conocerse.
Allende: Pero yo soy demasiado pública. Tengo que esperar a que alguien me presente al príncipe azul.
Noticias: Podría usar foto y nombre falsos.
Allende: Entonces, todo saldría torcido. Imagínate que voy a darle cita en un café a un señor y me pongo foto de otra persona con otro nombre y con otra edad (risas). Así no voy a encontrar nunca a nadie. Lo voy a pasar pésimo.

Seguí a Adriana en Twitter: @lorusso10

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *