Deportes / 26 de Julio de 2015

Sepaktrakraw, el deporte furor en Asia

Mezcla de fútbol, voley y artes marciales, ya es todo un éxito al otro lado del planeta. Reglas y favoritos.

Por

EN EL AIRE. Los jugadores de Tailandia e Indonesia hacen chilenas y tijeras para rematar, durante el último mundial de Singapur, del cual Tailandia resultó ganador.

Sepaktrakraw es un deporte que combina diferentes juegos como el vóley, el fútbol y el Kung Fu. Es como ver jugar un fútbol-tenis a varios discípulos de Bruce Lee o Jean-Claude Van Damme expertos en realizar acrobacias parecidas a las que Oliver Atom hacía en los “Supercampeones”.
Difícilmente alguien esté jugando Sepaktrakraw en Mar del Plata o Villa Gesell. En las costas brasileñas se podría observar algo similar, pero llamado Futvoley (ver recuadro). Para encontrar este deporte habría que dar un paseo por playas de Phuket o Phi Phi, en Tailandia.
Está disciplina es muy practicada en el sudeste asiático, en países como: Malasia, Singapur, Camboya, Laos, Myanmar, Indonesia, Japón, China, Brunei, Filipinas, entre otros lugares. En Tailandia, luego del Muay Thai (o boxeo tailandés), es el deporte más popular entre la población.
¿Cómo es? Se juega con dos equipos integrados cada uno por tres personas, en una cancha similar a la de bádminton de 13,4 metros de largo por 6,10 de ancho. La red está a 1,52 metro de altura. Un jugador se ubica en el fondo de la cancha y es el responsable de servir a sus compañeros. Los otros dos son los delanteros, quienes con piruetas, o patadas acrobáticas, pasan la pelota al campo contrario.
Los jugadores pueden utilizar sus rodillas, pies, pecho, espalda y cabeza para enviar la pelota al campo contrario, en donde podrán tocarla hasta tres veces antes de devolverla. Se juega al mejor de dos set de 21 puntos cada uno. Si hay empate, se hace un tercero. La pelota es más chica que la de fútbol, es liviana y puede estar hecha con base de caña o fibras sintéticas.
También se puede realizar bloqueos para tratar de prevenir los ataques del equipo contrario. Generalmente se hacen saltando y levantando la pierna por encima de la red, o girando y saltando de espalda.
Historia. Varios países del sudoeste asiático se disputan la creación del Sepaktrakraw, pero no hay certezas. El nombre es producto de la combinación de dos palabras de diferentes lugares: sepak es de origen malayo que significa patada, y takraw viene de Tailandia que es “pelota de ratán” –una especie de caña nativa de regiones tropicales de Asia y África–.
En 1829 la Asociación Deportiva de Siam redactó las primeras reglas del juego y a los pocos años se introdujo en el plan de estudios de Educación Física en las escuelas tailandesas. En Bangkok existen murales en el templo de Wat Phra Kaew en donde se lo ve al dios hindú Hánuman con una tropa de monos jugando una especie de sepaktrakraw. Muchos lo relacionan con el juego milenario chino llamado cuju, también precursor del fútbol. Gracias a las relaciones comerciales que China tenía con los demás países asiáticos, el deporte también se importó hacía otras zonas en donde le implementaron modificaciones y diferentes reglas.
En 1960 se redactó el primer reglamento oficial y años más tarde nació la Asociación Federativa Internacional de Sepaktakraw (ISTAF) que se encarga de organizar las competiciones oficiales entre los 32 países que la conforman. Además de encontrar a las naciones asiáticas, también están afiliados: Estados Unidos, Canadá, Alemania, Suiza, Australia y Brasil.
A nivel internacional ya forman parte de los Juegos Asiáticos desde Pekín 1990 y en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 se disputó en forma de exhibición. También tiene mucha importancia la “Copa del rey” que se disputa todos los años en Tailandia en donde juegan los mejores deportistas mundiales. El objetivo principal de ISTAF es que llegue a ser Juego Olímpico, aunque aún es muy difícil de lograr por la poca cantidad de países que lo practican.
De a poco se va expandiendo hacía otras tierras. Chee Beng Goh, portavoz de Asia Sports Venture (empresa que organiza los torneos de este deporte) comentó en la BBC de Londres: “Hay entre 200 y 300 millones de personas que lo juegan”. Dependiendo en la parte del mundo que se juegue, puede recibir diferentes nombres: en Filipinas lo llaman “sipa”, en Birmania “chinlon”, en Laos “ka taw”, en Vietnam “cau may”, en Brunei “sepak raga jala” y en Indonesia “rago”.
La gran potencia mundial es Tailandia, quien se quedó con casi todos los torneos que disputó. Luego lo siguen Malasia, Corea, Singapur e Indonesia. El último Mundial se jugó este año y en la final llegaron los tailandeses en donde se impusieron a los locales por 21-10 y 21-19.
Los jugadores que se destacan a nivel mundial son: el tailandés Porchai Kaokaew considerado como uno de los mejores “killers”, Akash Smash para la India, Kim Young Man de Corea y Jamil Kor de Irán.
En la Argentina el sepaktakraw está dentro de la Confederación Argentina de Deportes Alternativos (Cadalt) –junto a otros 56 deportes– quienes coordinan a diferentes clubes y asociaciones con el objetivo de difundir estás disciplinas en el país.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *