Empresas / 31 de Julio de 2015

BIC para todos

La empresa pública francesa que fabrica biromes, encendedores y afeitadoras de consumo masivo y descartables. El aporte argentino.

Por

BIC
BUENA LETRA. Grondona, gerente general, maneja la operatoria de la compañía en la región.

La birome comparte con el colectivo y el dulce de leche el podio de los supuestos inventos argentinos. Sin embargo, fue un italiano nacionalizado francés quien convirtió a la básica lapicera en un objeto de consumo masivo. Antes de la birome, había que entrenarse para el manejo de la lapicera fuente “a tinta”. Las primeras BIC, creadas por Marcel Bich, trajeron una tecnología nueva: en 1944, había fundado en la comuna francesa de Clichy una compañíaque fabricaba elementos de papelería y escritura. En 1950 conoció el bolígrafo inventado por Lazlo Biró en la Argentina y le vio tanto potencial que compró la patente. Se puso a experimentar con tecnología de la industria relojera para ajustar distintas fórmulas, y ese mismo año lanzó su primer modelo, la icónica BIC Cristal (por su carcasa transparente). En 1953, Bich ya estaba en plena expansión de la marca, en 1973 sumó la producción de encendedores y en 1975 fabricó la primera máquina de afeitar descartable. En los tres casos respetó la misma fórmula: innovación para lograr productos simples, económicos y descartables, con amplia distribución. Todos productos de la compañía francesa Sociedad Bic: hoy se comercializan en 3,2 millones de puntos de venta en 160 países. Lidera, además, el mercado de elementos de escritura a nivel global.

En la Argentina, la marca tiene presencia desde 1967. Cuenta con un equipo de 85 personas lideradas por Jorge Grondona, gerente general para la región sur, que incluye también a Chile y Uruguay. Se ocupan del marketing y las ventas de cerca de un millar de artículos, agrupados en los rubros librería, encendedores y afeitadoras. La manufactura proviene de la zona franca de Manaos, en el norte de Brasil, desde donde se abastece a toda la región. Aquí se produce el 50% del packaging, un trabajo que emplea a otras 80 personas. Se suman 100 repositores que atienden la llegada a los supermercados: el 85% de las ventas se canaliza a través de mayoristas y distribuidores, que colocan esos artículos en unos aproximadamente 100.000 kioscos de la Argentina. Muchas de las campañas publicitarias globales se producen también en el país.

SIMPLICIDAD E INNOVACIÓN. “La fórmula de Bich fue siempre apostar a la excelencia en productos simples y necesarios -asegura Grondona-.Invirtió mucho en innovación y desarrollo para llevar esas comodidades básicas a todo el mundo. con una marca única. Son todos elementos simples, de uso cotidiano y masivo, que hoy tenemos incorporados como si siempre hubieran existido”.

BIC es una compañía pública de Francia, sus acciones cotizan en la bolsa de París. Como toda gran empresa global, cuenta con reportes de sustentabilidad; sin embargo, por ahora, no está en sus planes dejar de fabricar productos descartables: “Sí, tenemos una línea eco, hecha de plástico reciclado, aunque en esta región todavía no recibimos mucha demanda”, señala Grondona.

Igualmente, según la expectativa de la empresa, el futuro trae más y más biromes: “Estamos poniendo nuestro el foco en África, es la región donde se espera el mayor desarrollo en las próximas décadas”, proyecta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *