Personajes / 2 de Agosto de 2015

Tiffany Calligaris: “Me escapo de tener una vida ordinaria”

Publicó su primera novela a los 19, fue un éxito en el género Fantasy juvenil con la trilogía “Lesath” y espera repetirlo con “Witches”.

Tiffany Calligaris
MAGIA. Tiffany emulando a los alumnos de Hogwarts.

La vendedora de esa librería paqueta que queda en el paquete shopping de la Recoleta más paqueta, se acercó con algo de temor a la joven de 24 años que gritaba incoherencias en el medio del local, frente a una mesa de novedades. “¿Te puedo ayudar en algo?”, preguntó la empleada con algo de desconfianza, aun sabiendo que no podría ayudarla. Clientes y curiosos que pasaban por ahí se detuvieron para contemplar la escena. “¡Este es mi libro!”, respondió eufórica la escritora y abogada Tiffany Calligaris, señalando el primer volumen de “Lesath”, la saga de tres libros que la consagró como hacedora de best sellers para jóvenes y “la reina de la literatura Fantasy” en Argentina (solo en nuestro país, lleva vendidos más de 50.000 ejemplares). Su libro estaba a pocos centímetros de “Harry Potter y la piedra filosofal”, otra pieza clave del género a nivel mundial. Con cuatro obras a la venta –su última publicación es el primer volumen de “Witches, Lazos de magia”, el comienzo de una historia que piensa contar en cinco libros– y un nombre sofisticado –es argentina, aunque despiste–, Tiffany conserva la humildad y el placer por lo simple. Soltera, fanática del animé y solitaria confesa, asegura que la literatura es una forma de escapar.
Noticias: ¿De qué cree que escapan los jóvenes cuando leen sus libros?
Tiffany Calligaris: Por lo que hablo con ellos en las redes o cuando asisto a eventos, más que nada escapan de la realidad social, que hoy por hoy es muy dura. Uno ve tantas cosas que no funcionan que quizá resulta escapar a un mundo, aunque sea por unas horas. Un mundo que se asemeja a lo que vos esperás, ya sea porque es más estable o emocionante, porque te brinda algo como romance, amistad o lo que sea, algo que hoy en día quizá uno no lo ve tanto.
Noticias: ¿Y usted de qué necesita escapar?
Calligaris: Más que nada de lo cotidiano, de la rutina de todos los días, preocupaciones que tiene uno en el momento. Ir a un mundo diferente de la realidad diaria. De chica leía “Harry Potter” o “El hobbit”, me transportaba a un mundo completamente diferente del mío: eran unas vacaciones mentales de dos o tres horas y cuando volvía, no sé si estaba más relajada pero terminaba de leer el libro y me sentía recargada.
Noticias: Insisto, ¿usted de qué escapa?
Calligaris: Tengo mi rutina, no le tengo miedo a eso. Desde muy chica pasé de que me gustaran las películas de Disney a “La guerra de las galaxias”, tuve en cuenta ese elemento fantástico y lo aburrido de la vida cotidiana; de ser una persona normal y no un caballero, o jedi o un pirata. Siempre tuve un lado muy soñador y estuve a expuesta a historias fantásticas que me llamaron la atención. Más que nada a ser ordinario, a tener una vida ordinaria en donde no pasa ninguna de estas cosas que suceden en las novelas fantásticas.
Noticias: ¿Cómo sería una vida ordinaria?
Calligaris: (piensa). En estas novelas siempre leemos sobre gente que tiene aventuras y hay algún elemento que los hace sentir especiales y lo saca del trabajo de todos los días. No pretendo ser un superhéroe pero creo que estos personajes agregan un elemento de adrenalina o emoción que es difícil encontrar en la vida de todos los días.
Noticias: ¿Cuándo comenzó a interesarse por el animé?
Calligaris: Desde chica me gustan los cómics. Cuando tenía nueve años era la época de Sailor Moon, me enganché y empecé a ver otros animé. Nunca hubo una época en que haya dicho: “Bueno, estoy muy grande, no voy a ver más animé”.
Noticias: ¿Cómo la pasaba con eso en la secundaria? Hoy se habla mucho del bullying.
Calligaris: ¡La podría haber pasado mejor! En el primario no la pasé muy bien porque leía “El hobbit”, “La guerra de las galaxias”, me gustaban dibujos hablados en japonés… No era la mejor receta para llevarse con mucha gente. También me gustaba ir a cumpleaños y probarme ropa, pero tenía todo este lado mío que lo hacía conocer, no es que nadie se enteraba. En mi carpeta tenía calcomanías de “Star Wars”, frases de animés que nadie había escuchado ni escucharía jamás. Así que el colegio primario fue medio solitario y el secundario también. No tenía un grupo grande de amigos, tenía pocos y puntuales que sabían lo que me gustaba y lo respetaban. No la pasé mal al punto de sufrir bullying pero tampoco era la persona más popular. Estaba en el medio.
Noticias: ¿Hoy tiene más amigos?
Calligaris: Tengo un grupo cerrado. Soy de tener muchos amigos pero individualmente. No soy de un grupo grande de diez personas, fijo. Fueron sobreviviendo unos pocos de cada lugar.
Noticias: ¿Se considera nerd?
Calligaris: No sé cómo etiquetarme. Tengo gustos muy variados: voy desde el animé hasta la literatura. Hay gente que cuando me pregunta qué series de TV veo, no puede creer que me guste “Sherlock”, “Big Bang Theory” o “Game of Thrones”, pero también “Gossip Girl” y series de moda. En eso soy bastante flexible.
Si bien Tiffany es abanderada de un género que rompe récords de ventas en todo el mundo y que crece en nuestro país, el Fantasy aún tiene mucho por explorar en Argentina. “Antes de publicar, no tenía idea de que había muchos autores argentinos, salvo Liliana Bodoc”, confiesa Calligaris, y explica: “En las mesas de las librerías las sagas más exitosas son de autores de afuera, era muy raro encontrar un autor argentino. Cuando publiqué y empecé a ir a eventos me di cuenta de que había escritores de acá. Siento que siempre estamos detrás de los autores extranjeros, que son los que más venden y los que se conocen, así que quizás no se notan tanto nuestros autores. Antes de que se publicara “Harry Potter”, éramos muy pocos los que leíamos Fantasy, y si lo hacían, no lo decían porque éramos medio marginados. “Harry Potter” marcó un antes y un después. Hay un montón de sagas –“Crepúsculo” o “Los juegos del hambre”, entre otros– que al ser llevadas a la pantalla grande, atraen mucho público que nunca antes se había fijado en el género ni sabía lo que era”.
Noticias: Confiesa que siente que los autores locales están como por detrás de los anglosajones. Tuvo éxito en otros países, incluso en Europa (está por ser publicada en España). ¿Le hicieron sentir cierto prejuicio?
Calligaris: Me llegaron varios comentarios de argentinos que no creían que yo era de acá o algunos que dijeron que lo compraron porque creían que era extranjera. Honestamente, lo sentí pero no necesariamente como algo negativo. Como lectora tenía el mismo prejuicio. Por eso no me iba a doler: los autores anglosajones eran la apuesta segura. No esperaba que me den una oportunidad por ser argentina. También quizás tuve la suerte de que mi nombre suene medio extranjero y así estaba camuflada. Una de las primeras veces en que fui a una librería a preguntar por mi libro, el librero me dijo: “Ah sí, es esa autora norteamericana”.
Noticias: Ponerse “Tiffany” tuvo su golpe de marketing.
Calligaris: Nunca me identifiqué como Estefanía, pero no niego que me dio un impulso. Para los lectores del género que tenemos una tendencia a inclinarnos a los autores de afuera… me ayudó. Lo cierto es que mis padres querían ponerme Tiffany pero en el Registro Civil no dejaban poner nombres extranjeros. Mutó a Estefany, pero tampoco los dejaron. Siembre fui Tiffany, si me decían en el colegio Estefanía, no reaccionaba. Por eso ya empecé el trámite para cambiarme el nombre.
Noticias: Usted ha dicho que tanto el amor como las batallas ocupan un lugar central en la literatura Fantasy. ¿Qué lugar ocupa el amor en su vida personal?
Calligaris: Soy muy familiera. Me pasa algo y la primera persona a la que llamo es a mamá. Me encanta el asado de los domingos en familia y soy de hacer viajes con mis padres. Escribir es bastante solitario, no involucra interactuar con gente. Me gusta salir del táper en el que estoy los cinco días de la semana escribiendo.
Noticias: ¿Estuvo enamorada alguna vez?
Calligaris: Estuve de novia durante siete años, hasta hace poco.
Noticias: ¡Entonces tan solitaria y tan en el táper no ha estado!
Calligaris: ¡Es un táper mental! Cuando escribo siento que estoy en mi mundo, pongo el celular en silencio, soy metódica. He escuchado autores de Fantasy decir que a veces estás tan compenetrado en ese mundo que atender un llamado telefónico implica salir de tu mundo, situarte en el mundo real y en la situación de la que se habla por teléfono, cortar y emprender otra vez el trayecto al mundo de fantasía. Hasta que uno vuelve a ritmo, interrumpe mucho. Así que cuando estoy escribiendo y agarro buen ritmo, puede estar todo en llamas… yo estoy metida en eso.
Noticias: Sus libros son best sellers. El mote de “best seller” genera algo en el imaginario, ¿está de acuerdo?
Calligaris: Tiene mística, pero no sé qué amerita: cuántos ejemplares tiene que vender o qué es lo que hace que se refieran así a un libro. Pero es cierto que cuando uno lo escucha, llama la atención o tiene una mística que genera curiosidad.
Noticias: ¿Le preocupa eso?
Calligaris: Escribo lo que me gusta y lo que tiene sentido con la trama y los personajes, no lo que pienso que va a vender más. Pero soy consciente de que si me quiero seguir dedicando a esto, tengo que vender. Es una realidad. Entonces estoy atenta cuando me dicen que le va bien o mal. Aunque no sea esclava de eso, estoy al tanto porque de eso depende que pueda seguir haciendo lo que hago.
Noticias: En el imaginario del best seller subsiste la idea de que sus autores se enriquecen. ¿Es real?
Calligaris: ¡No sé! ¡Ojalá! Todavía no llegué a ese punto. Cuando el libro se está moviendo, uno tiene una cierta paz mental. Si se mueve y le dan ese título, da la idea de que puedo seguir haciéndolo y disfrutándolo. No sé mañana, pero da tranquilidad de que lo que hago tiene recepción.
Noticias: ¿Cómo es como administradora?
Calligaris: ¡Pésima! Mi viejo me administra. ¡Me encanta ir de shopping y comer todo el tiempo! Nunca me administré pero me imagino que me fundiría en dos días. Me llevé matemática los últimos tres años del secundario, ¡con eso te digo todo!

 

2 comentarios de “Tiffany Calligaris: “Me escapo de tener una vida ordinaria””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *