Política / 9 de Agosto de 2015

Massa decepcionado con el resultado

En el bunker del Frente Renovador solo hay caras largas. El silencio de Felipe Solá.

Por

Cuando las cifras definitivas todavía no estaban ni cerca de conocerse, en el bunker del Frente Renovador en Astilleros Milberg, en el Tigre, las caras largas sobraban. Había discusiones en algunos rincones y hasta silencios incómodos. En otro sector del bunker, había unos pocos militantes.
En el sector vip, Sergio Massa estaba sentado junto al resto de los candidatos. Estaba serio y con la mirada puesta en su celular, aparato del cual se despega en muy pocas oportunidades. A su alrededor, era todo silencio y caras serias, hasta que el candidato distendió el clima con una broma.
Felipe Solá, el precandidato a gobernador bonaerense por el Frente Renovador, no quería salir a hablar con los medios y seguía a la espera de más encuestas a boca de urna que dieran un panorama más cercano a los números reales, mientras desde el centro de cómputos adelantaban que las cifras definitivas iban a conocerse alrededor de la medianoche.
La estrategia que se tejía en tierras massistas era salir a disputar el electorado con Mauricio Macri, con quien, según los números que maneja el Frente Renovador, la diferencia sería de 5 puntos o más a favor del jefe de Gobierno porteño. En todo momento se hablaba de Mauricio Macri y Sergio Massa y no del Frente Renovador y el Frente Cambiemos, donde la diferencia es aún mayor. En el massismo entienden que no todos los que votaron a Ernesto Sanz o Elisa Carrió lo harán por Macri en las elecciones generales de octubre. “Serenos y humildes. Ese debe ser nuestro lema”, profesa el líder tigrense a su tropa. Los operadores de Sergio Massa, buscan achicar la diferencia en los próximos dos meses.
Mientras, la jornada solo se vio empañada por la fuerte lluvia, que hizo volar algunas carpas en el ingreso al bunker o inundar algunos baños químicos dispuestos para la prensa y los militantes. Esto último no se llegó a ver, porque en el sector no había luz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *