Opinión / 10 de agosto de 2015

El voto histérico castiga la ambigüedad de la campaña

Por qué todos los presidenciables festejan pero ninguno está verdaderamente feliz.

Por

resultados paso 2015

Si se confirma la tendencia del escrutinio parcial de votos para Presidente, es posible interpretar el mensaje de las urnas como un castigo a la ambigüedad del mensaje de los principales candidatos. El principal penalizado parece ser Mauricio Macri, que con su reciente giro discursivo hacia el estatismo de la “década ganada”, mostró un oportunismo tibio que exaspera a los electores con furia anti K. El látigo de advertencia al macrismo aggiornado vino por el lado del voto opositor que optó en los últimos días por rescatar a Sergio Massa de la licuación final, regalándole un par de puntos para dejarlo en carrera en el tramo de campaña que queda hasta la primera vuelta electoral de octubre.
También hubo un tirón de orejas para el Frente para la Victoria, que no parece haber logrado los números suficientes como para sentirse ganadores anticipados de la carrera presidencial. El doble discurso del oficialismo, que juega al camporismo anaranjado y al sciolismo ultrakirchnerizado, encontró un techo más bajo de votos en las PASO del que hubiera tranquilizado al Gobierno.
Aunque el premiado de la noche sería el massismo levemente resucitado, es posible que el castigo a la ambigüedad ya lo haya pagado hace unos meses, cuando se desmoronó su intención de voto (y se fugaron aliados) al ritmo de la dudosa apuesta a la “ancha avenida del medio” entre los K y los PRO.
Barajar y dar de nuevo es la orden aparente de las urnas para la primera vuelta presidencial de octubre, a partir de un voto que histeriquea a los candidatos, negándose a simplificar la puja electoral antes de tiempo, pateando todas las certezas hacia el futuro. Esquivando definiciones. Evitando compromisos firmes. Retaceando posturas claras. Tal cual lo han hecho los candidatos con todos los argentinos.

*Editor Ejecutivo de NOTICIAS.

Seguí a Silvio en Twitter: @SantamarinaSilv

En esta nota: