Cultura / 30 de Agosto de 2015

La muerte anunciada de Oliver Sacks

El escritor y médico británico murió de un cáncer en el hígado. Cuando se enteró de que padecía la enfermedad se despidió con un texto en The New York Times. Dejó escritas sus memorias.

Por

En la tapa de su libro "Musicofilia".

“De pronto me siento centrado y clarividente. No tengo tiempo para nada que sea superfluo. Debo dar prioridad a mi trabajo, a mis amigos y a mí mismo. Voy a dejar de ver el informativo de televisión todas las noches. Voy a dejar de prestar atención a la política y los debates sobre el calentamiento global”. Esto escribió Oliver Sacks hace unos meses en “The New York Times” cuando se enteró de que padecía un cáncer terminal. El texto fue una despedida a su altura: honesto y, extrañamente, vital.

Médico y escritor, Sacks fue un especímen único en el mundo de la literatura. En su mayoría, sus textos son historias clínicas apasionantes, provenientes de su experiencia como neurólogo. El más famoso de sus libros es “Despertares” porque fue llevado al cine con la actuación de Robert de Niro y Robin Williams.

Pero todo el mundo debería leer “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero” o “La isla de los ciegos al color” o “Un antropólogo en Marte”. En todas sus historias, Sacks nos enseña a fascinarnos con nuestra propia naturaleza, a descubrir los extraños caminos que inaugura una enfermedad y enfrentarnos con la poesía cruel del cerebro.

Tenía 82 años, amaba la botánica, la medicina y la literatura. Sus fanáticos dan la vuelta al mundo. Para ellos dejó escrito un libro de memorias que seguramente se publicará muy pronto. La verdadera despedida de un grande.

 

Comentarios de “La muerte anunciada de Oliver Sacks”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *