Deportes / 2 de Septiembre de 2015

Trail running, el arte de escaparse

A la saludable práctica de correr, profesionalmente o no, se le suma la aventura de transitar terreno montañoso. Naturaleza y fitness.

Por

Trail running
TARGET. La edad promedio de los runners va de los 35 a los 45 años.

Salir a correr, ese sapo que en algún momento se tuvieron que tragar los que querían quemar calorías y mejorar las arterias, ha logrado convertirse en un deporte excitante y divertido para todos. El grupo TMX International Business fue uno de los que encontró la vuelta de tuerca que faltaba organizando competencias de trail running o eventos off road, que consisten en ir corriendo por distintos tipos de terreno montañoso que mezclan aventura y paisajismo. La idea surgió hace 10 años como un evento corporativo y derivó en un fenómeno que no para de crecer.
Gestación. Mariano Álvarez, Sergio Ochoa y Pablo Rodríguez Genta vienen de experiencias tan intensas como lo son la consultoría, el marketing y la publicidad. En 2004 tuvieron la idea de asociarse y proponer la organización de un evento convocante y divertido para celebrar el centenario del Banco Galicia en el país. A los directivos les interesó la propuesta que se concretó un año después con el primer Maratón por Equipos a cargo de Team Marathon X, empresa creada para tal fin. El éxito fue tal que la carrera se siguió haciendo durante 8 años más y la sociedad empezó a crecer en el rubro.
Hoy, la profesionalizada TMX International Sport Business ya organiza carreras de asfalto tan reconocidas como los 5 km femeninos de Mc Donalds, los 10 km de Lanpass, la Global Energy Race de Bimbo y la Disney Magic Run, que en los próximos 24 meses se hará en 10 ciudades del continente americano.
Sin embargo, el fuerte de la empresa es el segmento off road o Trail Running, que consiste en correr por distintos tipos de terreno montañoso que varían en el ancho, la pendiente y el tipo de suelo. Los circuitos incluyen caminos de ripio, cruce de aguas heladas, pasar alambrados y puentes ferroviarios, entre muchas otras dificultades. “Nos sentimos una empresa dedicada al entretenimiento –dice el director, Mariano Álvarez– Por eso, el espectro de nuestros clientes es mucho más amplio que el de los maratonistas”. Se anota gente de todas las edades y regiones. El 60% de los inscriptos son hombres y la edad promedio oscila entre los 35 y los 45 años. También se anotan muchos jóvenes.
Álvarez asegura que el crecimiento del público femenino en el running es una de las tendencias más firmes. De hecho, las mujeres ya son mayoría en las carreras de hasta 10 km y llegan a representar el 40% de las carreras de 21 km, cuando hasta hace muy poco sólo eran la mitad.
Opciones. TMX realiza tres competencias del segmento trail running:
• 1. El Origen: son 3 días de carrera en Villa La Angostura, Neuquén, con dos campamentos intermedios donde la organización se ocupa de todo (equipamiento, comida, traslados. Es una especie de “all-inclusive” del trail run. Se puede correr en distancias de 50 o 100 km. Ya se hicieron las ediciones 2014 y 2015. El año que viene se hará durante semana santa.
• 2. Indomit: dura dos días y hay carreras de 12, 21, 50, 80 y 100 km. La primera edición se hizo en Brasil, en 2014 y ya hay 3 carreras más pautadas para el próximo año y medio. Una en Mendoza, otra en Isla Margarita y la segunda edición brasilera, que se hará en noviembre.
• 3. Patagonia Run Mountain Hardwear: se hace una vez al año en San Martín de los Andes. Incluye 6 carreras diferentes en una que se corren el mismo día y van desde los 10 hasta los 130 km. Es non stop, aunque se pone un límite de 28 horas. Mientras los primeros están recibiendo premios a 24 horas de la largada, los últimos recién están llegando a la meta. En la última edición participaron 3.000 personas de 25 países y se emplearon entre 300 y 500 personas para la organización.
Para el responsable turístico de San Martín, Salvador Vellido, esta carrera “Es un trabajo en conjunto entre lo público y lo privado que genera trabajo, consumo y publicidad”. De hecho, los mismos organizadores ofrecían paquetes turísticos que incluían alojamiento, traslados y descuentos. En la edición 2015, se calcula que cada visitante tuvo un gasto promedio de 4.000 pesos, por lo que la ciudad habría recaudado unos 25 millones.
Organización
Las carreras se financian con las inscripciones y los sponsors. Los precios dependen de la duración de la competencia y las prestaciones que se les ofrece a los participantes. “Nosotros fuimos innovadores en muchos aspectos como la producción, las estructuras, la presencia de DJs en vivo, el uso de pantallas y tecnologías de punta para filmación, la seguridad”, asegura el director de TMX. La empresa introdujo el concepto de “carrera cardio-protegida”, que consiste en médicos que circulan en moto por el recorrido llevando una mochila con desfibrilador automático.
Además, se les exige a los corredores un apto médico para la inscripción de todas las distancias, la evaluación del currículum deportivo para la distancia mayor, la asistencia a la charla técnica previa a la largada y elementos básicos de supervivencia, como silbato y luz frontal. La idea es que el participante vaya preparado mentalmente para el desafío. El índice de abandono es bajo, entre el 2 y el 3%.
Durante la competencia, hay postas con bebidas frías y calientes, frutas, alfajores, empanadas y caramelos, entre otras cosas. También hay asistencia médica, sistema de guardarropas, rescatistas cada 6 kilómetros y bandilleros cada 2 o 3 km. Las carreras no se suspenden por lluvias, heladas o nevadas. Sólo en caso de tormentas eléctricas o cuando hay peligro para los corredores.
Los circuitos son estudiados previamente por especialistas que se asesoran con pobladores. “No es un camino al azar, tiene un sentido”, asegura el director técnico del último Patagonia Run, Dr. Marcelo Parada, “La idea es que los participantes, además de correr, conozcan distintos paisajes, terrenos y dificultades durante la competencia”.
El público se ha vuelto muy exigente y valora la calidad organizativa sin escatimar en gastos. En la última década, este tipo de eventos no ha parado de crecer en cantidad de corredores y de ofertantes. Para Álvarez, el fenómeno del trail run “no es una moda, es una tendencia que no vuelve atrás. La montaña, dicen, es un camino de ida”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *