Clásica / 11 de septiembre de 2015

Gratas sorpresas

Concierto de la Orquesta Sinfónica de Shangai. Director: Long Yu. Solista: Maxim Vengerov (violín). Obras de Chen Qigang, He Zhanhao, Chen Gang y Dmitri Shostakovich. Nuova Harmonia. Teatro Colón.

Por

“Los amantes de Butterfly”. Secciones contrastantes, gran orquestación y lenguaje de la música tradicional china.

★★★★ Maxim Vengerov es uno de los violinistas más extraordinarios de los últimos tiempos. Sin embargo, hace unos años, en pleno auge de su carrera, decidió interrumpir su actividad para tomar distancia de la vorágine de conciertos y redescubrirse como artista. Su regreso a Buenos Aires tras ese período sabático, en 2012, mostró a un artista sublime en una etapa de plena madurez interpretativa.
El gran violinista volvió a presentarse en el Colón, esta vez junto a la Sinfónica de Shanghai, una de las orquestas más antiguas de China, que suele interpretar obras de compositores occidentales, pero se ocupa con especial dedicación de difundir creaciones de músicos chinos.
En efecto, Vengerov y la orquesta eligieron interpretar el Concierto para violín “Los amantes de Butterfly”, una obra escrita en 1959 por He Zhanhao y Chen Gang. Con secciones contrastantes, gran orquestación y un lenguaje con recursos propios de la música tradicional china, la obra describe la historia de dos desdichados amantes. Vengerov puso su fenomenal virtuosismo, su capacidad expresiva y su irresistible carisma al servicio de la pieza, que funcionó como eficaz vehículo para su lucimiento. Ante las ovaciones del público, el violinista brindó un destello adicional de su magia, con una pieza de Ysaÿe, exquisitamente interpretada. La Sinfónica de Shanghai demostró ser una agrupación de nivel notable, que encaró el ecléctico programa con aplomo y ductilidad. En el inicio, se escuchó una obertura sinfónica de Chen Qigang, de gran riqueza tímbrica. En “Los amantes de Butterfly”, la orquesta estableció un diálogo estrecho y fluido con el solista, y, en la segunda parte, brindó una lectura impecable de la Sinfonía N°5, de Shostakovich.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *