Política / 15 de Septiembre de 2015

María Eugenia Vidal: la Heidi PRO del conurbano

Se defiende de los ataques de Solá y Aníbal F. ¿Está preparada para ser gobernadora?

Por

mariu vidal
FOTOMONTAJE. Heidi, como la describe Solá.

Unos quince chicos miran ilusionados una torta de chocolate en un merendero de Garín, provincia de Buenos Aires. No es un día normal para los nenes que llegan todas las tardes a tomar una copa de leche. Hay cámaras de televisión y fotógrafos que buscan ilustrar la visita de María Eugenia Vidal en una barrio perdido del conurbano en medio de la campaña electoral. La candidata a gobernadora bonaerense de Cambiemos ingresa al salón y al unísono todos comienzan a entonar el “que los cumplás feliz, que los cumplás feliz”. Ella se acerca a la torta, pero no hay una vela para cumplir con el rito. “¿La velita, dónde está la velita?”, pregunta desesperada una de las voluntarias del merendero. Todo se resuelve cuando alguien propone reemplazarla por un encendedor. Vidal se acerca a la torta y apaga la pequeña llama. Una de las chicas, de tan sólo siete años, que espera para comer su porción, le pregunta a Vidal cuántos años cumple.”¿Veinte?”, sorprende la niña. Vidal se sonroja. “No, cumplo 42, pero sos una divina”, dice y comienza a cortar la torta en pequeñas porciones.
Vidal se transformó en una de las sorpresas de las PASO, luego de ser la candidata más votada en la provincia de Buenos Aires y por ahora es un enigma. Ella sonríe ante cada pregunta incómoda y suele sortear los requerimientos más hostiles. Se le notan las horas de preparación para enfrentar las cámaras de televisión. Ni siquiera se altera cuando se menciona los más de 20 millones que facturó Fernando Niembro al gobierno de la Ciudad por pauta publicitaria y otras yerbas (ver recuadro). Dice que está conforme con las explicaciones que le dieron los funcionarios involucrados y que Niembro ya se presentó ante la Justicia.
Felipe Solá, su rival del Frente Renovador, la bautizó como “Heidi”, en alusión al personaje de la literatura infantil. Su carisma la transformó en la Heidi del conurbano. ¿Tiene las cualidades para gobernar el territorio más complicado del país?
“Empecé a recorrer la provincia en diciembre de 2013, casi todos los días cuando terminaba con la agenda de la Ciudad. Y también usé las tardes de los viernes y los sábados para viajar al interior”, asegura Vidal a NOTICIAS, al término de la recorrida por Garín y Maquinista Savio, al norte del Gran Buenos Aires.
¿Es Heidi tal como la describen sus opositores? Vidal le escapa a la confrontación, fiel al manual de Jaime Durán Barba. “Cuando conozco a las voluntarias de los comedores no tengo derecho a victimizarme. Mirá si me voy a victimizar porque me dicen Heidi”, asegura Vidal. “Hago una campaña con lo que soy. Yo tengo mis propuestas, pero siempre hay más espacios para contestar si alguno te descalifica. Algunos creen que enfrentar los problemas es gritar más fuerte, decir bravuconadas o ser muy machos. Son los mismos que gobernaron 25 años y no evitaron que entraran los narcos”, completa.
La elegida de Mauricio Macri comenzó a recorrer el distrito más importante del país pensando que sería moneda de cambio en un acuerdo electoral más amplio. Sin embargo, poco a poco se fueron cerrando las puertas y primó la postura de Jaime Durán Barba, quien se encargó de medir la pureza de los candidatos del PRO. Ya en la cancha, Vidal quedó casi como una única opción bonaerense. Luego, tuvo la suerte que muchas veces se necesitan. Ni Sergio Massa ni Florencio Randazzo decidieron postularse en Buenos Aires y, luego, Aníbal Fernández venció a Julián Domínguez, un kirchnerista con un perfil con mayores posibilidades de crecimiento. Todo conspiró a favor de Vidal.
Su padrino político fue Horacio Rodríguez Larreta, cuando integraban la fundación Sophia, un think tank que luego sería una parte fundacional del PRO. En 2002, Macri quedó sorprendido cuando le presentó un plan de políticas públicas sobre Desarrollo Social. En 2007 fue elegida como legisladora porteña, un año más tarde fue designada como ministra de Desarrollo Social y, luego, en 2011 fue electa como vicejefa de gobierno porteño.
Jaime Durán Barba la vio ese año como una candidata que podía contrapesar el perfil de Macri. Vidal dice que no se ve reflejada en una campaña vacía, llena de lugares comunes y sin propuestas, tal como le achacan sus detractores, aunque reconoce un buen vínculo con el asesor más importante del PRO. “Tengo una buena relación con Jaime, hablo con él cada tanto. Asesora a la campaña en general. No tiene un contrato conmigo y, después de tantos años, más que un asesor es alguien que cree en el proyecto”, asegura.

Familia

Como cada dos años, cuando arranca la campaña, los funcionarios que se postulan cargan sus agendas con actividades que se llevan buena parte de la jornada. Vidal reconoce que la contienda electoral la obligó a quitarle tiempo a su familia. Está casada con el candidato a intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, y tienen 3 hijos: Camila, María José y Pedro. Su marido venció al hermano de Martín Sabbatella, Hernán, y quedó cerca de convertirse en el próximo intendente. Es una pareja con un perfil particular. No suelen mostrarse juntos en actos públicos. “Es bueno eso, ninguno quiso sacar provecho del otro. Nos elegimos para tener una familia, no somos una sociedad”, sostiene.
Sin embargo, la semana pasada se conoció una serie de denuncias cruzadas sobre violencia entre partidarios del PRO y de Nuevo Encuentro, que involucran a su marido. Esta vez, sus caminos se cruzan. “Son falsas las denuncias, no pudieron demostrar nada en la Justicia. Ellos hicieron un diario trucho en contra de Ramiro. Además, seis hombres intimidaron a Ramiro con la cara cubierta”. Todo quedó en la Justicia, pero la campaña sigue.
En su equipo se entusiasman con un fuerte corte de boleta, incluso con votantes de Daniel Scioli. Puede darse la paradoja de que Macri (hoy las encuestas lo ubican en segundo lugar) pierda en la Nación, pero Vidal logre conquistar a los bonaerenses. A diferencia de lo que sucede en la Nación, en la provincia de Buenos Aires no hay balotaje. Se gana por sólo un voto.

Seguí a Francisco en Twitter: @franzoroza

 

8 comentarios de “María Eugenia Vidal: la Heidi PRO del conurbano”

  1. Tuvimos tantos “mahos” peronistas del conurbano que hundieron en la pobreza a la gente y se asustan con los narcos que, la verdad preguntarse, que si por ser mujer va a poder gobernar la provincia, es una falta de respeto a la inteligencia…

  2. PRO CHORIZOS DEVUELVAN LA GUITA, LADRIS….NO SE HAGAN LOS BOLUDOS NI CLARIN Y LA NACION LOS DEFIENDEN……LADRIS DEVUELVAN LA GUITA……Y NO QUEMEN MÀS URNAS

    1. K CHORIZOS DEVUELVAN LA GUITA,LADRIS….NO SE HAGAN LOS BOLUDOS NI CLARIN Y LA NACION LOS DEFIENDEN……LADRIS DEVUELVAN LA GUITA…..Y NO QUEMEN MAS URNAS.

  3. EN EL PRO SON TODOS CHORIZOS, NIEMBRO ES UN BOLUDO QUE LO ENTREGARON………SON CAGADORES, DEVALUADORES Y INTREGADORES DE LA NACIÓN…………SI QUERES GARCAS, CHORROS Y TRAIDORES NO LO DUDES
    VOTA PRO……BASTA DE CHORROS EN EL ESTADO FIRMADO NIEMBRO, VIDAL Y MACRI………..CAGADORES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *