Política / 17 de Septiembre de 2015

Juan Manzur, un caudillo rico en un feudo pobre

¿Quién es el sucesor de José Alperovich? Denuncias, negocios y aceitunas para pocos.

Por

manzur tucuman
MOMENTOS. El domingo 23, Manzur antes de ir a votar junto a uno de sus hijos.

Por favor, deténgase”, ordena Juan Manzur desde el asiento trasero de su auto oficial. Su chofer estaciona en una esquina en el corazón de Tucumán. Manzur saca una lapicera, levanta la mirada y toma nota del teléfono del cartel de una propiedad que está en venta. “Sigamos”, completa Manzur y continúan el viaje hacia el destino original.

Así lo recuerdan en Tucumán. Como un buscador incansable de oportunidades inmobiliarias. Hoy, Manzur, el ganador de las escandalosas elecciones de Tucumán, llegará al gobierno provincial con una fortuna declarada de más de 23 millones de pesos y con un sinnúmero de escándalos.

Su lealtad, paciencia y carisma tucumano fueron algunas de las razones que inclinaron al gobernador tucumano, José Alperovich, para ungir a Manzur como el candidato oficial. La maquinaria estatal, el apoyo de Daniel Scioli y el trabajo de los punteros lo convirtieron en gobernador el domingo 23, una jornada marcada por el escándalo de las urnas quemadas y la posterior represión en la capital provincial. Las denuncias por fraude y los desmanejos en la elección pusieron en alerta al equipo de campaña de Scioli y, al mismo tiempo, lograron lo que no pudo el establishment: una foto de los principales candidatos de la oposición.

Manzur, actual ministro de Salud y el funcionario más rico del Gabinete, sintió en carne propia la furia tucumana. El lunes 24, la plaza central fue el escenario de una protesta que impactaba. Miles de manifestantes protestaban por el desarrollo de los comicios. Poco antes de la medianoche, unas 500 personas llegaron hasta su casa para escracharlo. Volaron piedras y tomates y rompieron algunos vidrios. A diferencia de lo que pasó en la protesta central, no hubo una violenta represión, pero los manifestantes le recordaron las sospechas sobre su patrimonio. La Justicia ya puso la lupa, después más de una decena de denuncias.

Millones

La declaración jurada tiene una ingeniería al menos curiosa. Al comienzo del 2014, el ministro de Salud declara más de una veintena de propiedades. De esas propiedades, 18 están valuadas en cero pesos, todo un milagro del capitalismo. Sin embargo, al cierre del período, el gobernador electo de Tucumán sólo reconoce dos casas y un local, pero no consigna si las propiedades salientes fueron vendidas o cedidas. Otro misterio.

“Manzur tiene un patrimonio no menor a 1.000 millones de pesos. La declaración es un dibujo infame, donde hay 18 propiedades valuadas en cero pesos y las otras tienen valores ridículos. Manzur usó todas las herramientas para dibujar el patrimonio”, asegura Oscar López, un dirigente del PJ disidente tucumano y responsable de buena parte de las presentaciones judiciales. El fiscal federal Carlos Brito, que fue recusado por la defensa de Manzur, tiene a cargo la investigación por el supuesto enriquecimiento.

“Inició su gestión en la provincia con 370.000 pesos, pero cuando dejó su cargo como ministro provincial ya estaba más enriquecido. Pero cuando se convirtió en ministro nacional, su crecimiento fue exponencial”, completa López.

La última adquisición fue Nucete, reconocida por ser la fábrica de aceite de oliva más importante de Sudamérica. La empresa tuvo un 2012 muy complicado cuando se enfrentó con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y tuvo que cerrar la planta. “Nosotros le vamos a dar una mano; cuando se esté por fundir una empresa, nos dicen y les conseguimos comprador”, dijo el ex diputado Jorge Yoma que les habría enrostrado el polémico Moreno, según recrean los autores del libro “A su salud”, una biografía no autorizada de Manzur. Durante el conflicto, don José Nucete, el dueño de la fábrica, aseguró al diario La Nación que no tenía intenciones de vender. “Mientras tenga una gota de sangre no voy a dejar que la empresa cierre”, aseguró. Sin embargo, dos años más tarde, en el 2014, Manzur hizo pública la adquisición de la empresa. Más allá de las dudas sobre el patrimonio, su paso por el Ministerio de Salud provincial también fue cuestionado por la modificación de las tasas de mortalidad infantil. Esa reducción en las estadísticas le valió el reconocimiento de su jefe político.

Padrino

El gobernador tucumano, José Alperovich, es una figura clave en la vida de Manzur. Integró su gabinete, como ministro de Salud, y luego lo acompañó como su vicegobernador (en uso de licencia). También fue el responsable de que Manzur sea su sucesor. “El Ruso”, tal como lo conocen al gobernador saliente, había llegado en el 2003 al Gobierno, y en 2006 consiguió reformar la Constitución provincial y estableció un máximo de dos mandatos para el gobernador. En el 2007 fue reelecto, pero consideró que su segundo período era el primero tras la modificación constitucional, con lo cual pudo presentarse nuevamente en el 2011. En el 2015 ya no había margen para curiosas interpretaciones.

El propio Alperovich viajó a mediados del 2014 a Buenos Aires para entrevistarse con la presidenta Cristina Fernández. “Con Manzur retenemos la provincia”, le confesó “El Ruso” Alperovich y Cristina dio el visto bueno para que su ministro de Salud encabece la boleta provincial. Alperovich se postuló como candidato a senador nacional, donde reemplazará a su esposa Beatriz Rojkés.

Al igual que su sucesor, Alperovich también fue cuestionado por el crecimiento de su patrimonio. En el libro “El zar tucumano”, Nicolás Balinotti y José Sbrocco repasan su fortuna pública y privada. “Concesionarias de autos, camiones y maquinaria agrícola; empresas constructoras, inmobiliarias y financieras; hoteles, inmuebles y medios de comunicación; productor de soja, ganado y exportador citrícola son el epítome de una cadena de rubros que hacen a la riqueza de Alperovich”, aseguran los autores. Nacido en el seno de una familia con privilegios, los Alperovich-Rojkés aprovecharon la “década ganada”.

Tras doce años de Alperovich y cuatro por delante de Manzur, Tucumán no escapa a la paradoja de las provincias más pobres del país. Los tucumanos también los prefieren ricos.

Seguí a Francisco en Twitter: @franzoroza

 

9 comentarios de “Juan Manzur, un caudillo rico en un feudo pobre”

  1. indudablemente nuestro país es realmente rico ya que ha soportado los robos ( conocidos pero ignorados por el gobierno K y otros anteriores) Hasta cuando va a resistir nuestro país? yo creo .que nos queda poco tiempo. Yo me arrepiento de haber seguido el PEDIDO que mi madre nos hizo a mi hermano y a mi (dado que ella había sufrido cuando mi padre militaba) yo debiera aprendido a hacer política. No se si hubiera dado resultado ya que UNA GOLONDRINA NO HACE VERANO. Pero sufro al pensar que Argentina le estoy legando a mis nietos y me siento verdaderamente culpable de ser PASIVA. PERDÓN FUTURAS GENERACIONES POR HABER SIDO COMPLICE CON MI INERCIA.

  2. BASTA DE CHORROS Y CORRUPTOS EN EL ESTADO!!! EXPRESIÓN VERTIDA POR FERNANDO NIEMBRO……..M E VIDAL Y MAURCIO MACRI….
    CHORROS!!!!!!!!!!!!!!!!!
    DEJEN DE QUEMAR URNAS, CORRUPTOS!!!!!!

  3. Es en serio? Me sorprende esta noticia, están seguros que se trata de Manzur? Yo lo tenía como un luchador por la igualdad social, defensor acérrimo de los derechos humanos, con los pies en el barro, por favor chequeen antes de publicar destituyentes!!

  4. Tucuman :Sera el inicio de la esperanza por un nuevo orden en la Republica ,enterrando para siempre a estas bastardas formas de gobiernos, carcomidos por la corrupcion y los vicios, que pretendia y asi lo hizo; gobernar como en una Dictadura. Queda en nosotros forzar el cambio , el 25 de octubre. ¡ El fuego esta encendido…..La leña arde..!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *