Política / 18 de septiembre de 2015

Fein vs. Arroyo Salgado: la grieta del caso Nisman

La fiscal y la jueza están enfrentadas por las filtraciones del caso. Chicanas entre ellas, intentos de apartamiento y el factor Stefanini.

Por

nisman

La grieta entre la fiscal Viviana Fein y la jueza de San Isidro y ex pareja del fallecido fiscal Alberto Nisman se ensanchó un poco más esta semana. Aunque de entrada, la jueza salió con los tapones de punta contra la fiscal, esta respondió de inmediato e incluso tomó una medida que preocupó a la madre de las hijas de Nisman.
Tras conocerse los resultados de la última pericia sobre el arma propiedad del informático Diego Lagomarsino y que terminó con la vida del fiscal, Sandra Arroyo Salgado se cruzó con Viviana Fein. Molesta por la forma en que fue encarada la investigación, Arroyo Salgado aprovechó esta nueva prueba para criticar el trabajo de la fiscal. “El informe de esta prueba todavía no está agregado al expediente”, se quejó y agregó que “es una filtración como las que vienen ocurriendo en el marco de esta investigación”, en referencia a que los detalles del informe se conocieron primero por la prensa y aún no fue mostrado a las partes.
Pero lo que más molestó a la fiscal Fein fue que Arroyo afirmó que para la querella, el resultado de la prueba “es concluyente, una prueba científica” y se quejó de que “para la fiscalía no es concluyente”. En la última prueba, el arma de lagomarsino se disparó desde la mano de un maniquí, la cual cubrieron con piel de cerdo, para emular el tejido humano. Allí aparecían restos de pólvora que en la mano de Nisman no había.
Ese mismo día, Fein interrumpió la licencia que había pedido por el fallecimiento de su madre y salió a responderle a Arroyo Salgado: “Si los querellantes afirman por los medios, con sus convicciones, lo que consideran que es el homicidio, que traigan pruebas directas”. Y agregó sobre la hipótesis de homicidio: “Pruebas directas, concretas, concluyentes no hay”.
La revelación más fuerte que hizo Fein sobre Arroyo Salgado fue que la ex del fiscal barajó la posibilidad del sucidio antes de aferrarse a la afirmación del “magnicidio” que sostiene desde que dio la primera conferencia de prensa. “El día 26 de enero, la doctora Arroyo Salgado en una extensa declaración manifestó que cuando ella le llega la noticia del fallecimiento de Nisman pudo haber atribuido tal hecho luctuoso, tal muerte, a una ingesta de pastillas”, dijo Fein en una entrevista radial. Y agregó: “Está dicho por Arroyo Salgado y está firmado. Está en el expediente”.
Contraataque. Pero Fein no se quedó sólo con declaraciones mediáticas. Aprovechó las revelaciones de la causa de lavado que se le inició a la familia de Nisman y la publicación sobre el deposito que hizo el desaparecido cuevero Damian Stefanini para pedir a Arroyo Salgado la causa donde se investiga su desaparición. El movimiento de Fein incomodó a la querella por lo que, al menos por algunas semanas, se respirarán aires de paz. Según pudo saber NOTICIAS, Arroyo Salgado no le enviará la causa a Fein y los fundamentos se basarían en que el juez Rodolfo Canicoba Corral, quien tiene a cargo la causa por lavado, fue recusado por los imputados y que se le cuestionó la manera en que se incorporó al expediente el informe de inteligencia en el que se informaba sobre los depositantes en la cuenta de Nisman, entre los que se encontraba Stefanini. Canicoba Corral había recibido, de manos del titular de la UIF, José Sbatella, un paper de inteligencia que era de “carácter reservado” que contenía los movimientos de la cuenta que Nisman tenía a nombre de su madre y Diego Lagomarsino en el banco Merril Lynch. La legalidad de esa prueba aún está siendo analizada y podría ensuciar la investigación.
Arroyo Salgado intentó en dos oportunidades correr a Fein de la investigación. Primero fue mediante una recusación y luego a través de una presentación le pidió a la jueza Fabiana Palmaghini que se hiciera cargo de la instrucción de la investigación. El primer pedido fue rechazado por la Cámara de Casación Penal, por lo que Arroyo Salgado presentó un recurso de queja ante la Corte que aún no fue resuelto. Por otro lado, el pedido para que Palmaghini se hiciera cargo de la causa también fue rechazado.
Por ahora se declaró una tregua mediática que calmará las aguas, pero sólo hasta las próximas novedades del caso. Falta el informe definitivo del peritaje informático, entre otros documentos y la fiscal ya anticipó que el dictamen definitivo estará para después de octubre, es decir: post elecciones.

Seguí a Rodis en Twitter: @rodisrecalt

 

2 comentarios de “Fein vs. Arroyo Salgado: la grieta del caso Nisman”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *