Motores / 19 de Septiembre de 2015

Porsche Macan S, sport y deportivo

El nuevo SUV ofrece una impronta más agresiva, gran comportamiento y tecnología para pocos.

Por

porsche macan s
PRESTACIONES SPORT. La Macan S puede alcanzar una velocidad máxima de 254 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos.

La división Porsche para América Latina acaba de cumplir 15 años desde que comenzó sus operaciones en la región y como resultado de aquel inicio las ventas fueron aumentando considerablemente. Así en el año 2000 la marca alemana vendió 264 autos en la región mientras que el año pasado la cifra superó las 3.800 unidades, lo que se establece como un nuevo récord histórico de ventas. En la Argentina el contexto es muy diferente ya que desde que el gobierno nacional estableció el “impuestazo” los autos de lujo vieron mermadas sus ventas considerablemente hasta llevarlas hasta su volumen histórico más bajo.
A pesar de esta situación desfavorable Nordenwagen, el importador de Porsche en Argentina, no baja los brazos y acaba de presentar su flamante Macan, el SUV compacto que es algo así como el hermano menor del Cayenne.
El Macan toma elementos de diseño del legendario 911 y el superdeportivo 918 Spyder y con una identidad similar a la del Cayenne pero en dimensiones más compactas. A la Argentina llegarán unidades con alto nivel de equipamiento como las supensiones neumáticas y el paquete Sport Chrono. El motor que eligió Nordenwagen es un V6 biturbo de 3.0 litros que desarrolla 340 caballos y está acoplado a la eficiente caja PDK de doble embrague en este caso de 7 marchas. Según el fabricante, puede alcanzar una velocidad máxima de 254 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos. En términos de confort  interior ofrece un espacio aceptable para cuatro pasajeros con un baúl generoso de 500 litros. La posición de manejo es más baja que la de un Cayenne, pero el “conductor sentirá que maneja un SUV con mucho carácter deportivo”, afirmó Gustavo Gioia, Gerente General de la marca en nuestro país. Durante el evento de presentación no dieron un estimado sobre el volumen de ventas aunque seguramente serán unos pocos afortunados los que se puedan sentar en la exclusiva butaca del conductor. Para hacerlo deberán desembolsar nada menos que 300.000 dólares, un valor singular producto de la política impositiva que impuso el gobierno a este tipo de autos.

*Editor de Revista Parabrisas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *