Cultura / 23 de septiembre de 2015

El Festival Internacional de Literatura (Filba), un logro de la gestión privada

Comenzó la séptima edición el evento cultural que más creció en los últimos años. Autores invitados y argentinos imperdibles.

Por

La experiencia del Festival Internacional de Literatura (Filba) se parece a la de instituciones como el Malba o Proa. Una iniciativa privada que se convierte con el tiempo en espacio indispensable del campo cultural, con capacidad de “marcar agenda”, consagrar actores y proponer un canon.
En el caso de Filba, la inquietud de Pablo Braun, director de la librería y editorial Eterna Cadencia, y de Soledad Costantini, a cargo del área de literatura del Malba, fue la semilla de un evento que, con los años, sumó adhesiones de todos los actores del mundo literario: editoriales, escritores, prensa y lectores.
Tal vez porque vino a llenar un vacío o porque puso el ojo en autores locales y extranjeros que el mercado no siempre considera como merecen, la realidad es que el Filba creció muchísimo (se extendió al Filba nacional y el Filbita, dedicado a los chicos) y este año celebra con más actividades que nunca su séptima edición.
Para acompañar ese crecimiento, el año pasado se incorporó al staff Gabriela Adamo, traductora y editora, quien venía de una excelente gestión en la Feria del Libro. Sobre las diferencias y los desafíos de cada evento, sobre lectores y campo intelectual, Adamo habló con NOTICIAS.
Noticias: ¿Cómo fue el pasaje de una experiencia tan multitudinaria como la Feria del libro a un evento más de “nicho” como el Filba?
Gabriela Adamo: Las diferencias son enormes y son miles. Al ser un evento más chico, el Filba te permite cuidarlo mucho más, estar en cada detalle. Una pavada: pude leer al menos un libro de todos los autores que vienen al Festival.
Noticias: Y seguramente, hay menos actores que conformar
Adamo: Sí. Es una actividad totalmente independiente. Independiente políticamente pero también del gremio. Nosotros no tenemos feria, no se venden libros. Esto es una fundación (Fundación Filba). Todo lo que se hace es gratuito. Eso te da una libertad enorme, por ejemplo, de invitar a Eleanor Catton que viene de Nueva Zelanda y aquí todavía no se la conoce.
Noticias: ¿Qué siente que pudo aportarle usted a este proyecto?
Adamo: Filba nació por el entusiasmo de Pablo Braun y Soledad Costantini. Todo creció mucho y en muy poco tiempo. Ellos tuvieron muy buen ojo en ver un espacio que no estaba cubierto. Un lugar, un tipo de público, un discurso. Crecieron mucho, muy de golpe y con una estructura mínima. Creo que lo que yo pude aportar, justamente, fue la experiencia de organizar y ordenar.
Noticias: ¿Cómo se eligen los autores que van a participar? Porque no siempre invitan a escritores muy famosos. También vienen autores más jóvenes, que son difíciles de conocer para el público de la Argentina.
Adamo: Tenemos comisiones asesoras que nos ayudan. Justamente, el Filba sirve para volver visibles a estos autores que tal vez no son tan conocidos.
Noticias: ¿La idea es que las editoriales acompañen publicando a esos escritores?
Adamo: Es una condición “sine qua non” que el libro esté. No vamos a hacer el esfuerzo de traer un escritor, para que después la gente no pueda leerlos. Esto es mucho más complejo de lo que parece porque las editoriales tienen posibilidades limitadas de publicar y tenemos que trabajar con ellos. Por ejemplo, tenemos el caso de la autora danesa Sissel Jo Gazan. Alfaguara no iba a publicarla. Finalmente pusieron la mejor onda y los libros van a estar.
Noticias: ¿Filba se propone, de algún modo, ordenar el campo literario local e internacional que a veces se percibe tan caótico?
Adamo: Esa es la función de un festival que se toma en serio. Un poco lo que queremos es funcionar de guía. Sabemos que el Filba se dirige a un público que lee. Lo que queremos es ofrecerle cosas nuevas a ese público.
Noticias: ¿Cómo es ese público?
Adamo: Por supuesto este es un evento para el mundo literario, pero también tiene mucho público que son lectores comunes que saben que acá van a encontrar algo un poco más demandante.
Atracciones. Repitiendo la experiencia del año pasado, el Festival se desarrollará en tres sedes paralelamente: Buenos Aires, Santiago de Chile y Montevideo. Las tres intercambiarán autores y experiencias. El leitmotiv de esta séptima edición es “mitos del futuro próximo” y será tema de mesas redondas y debates del 23 al 27 de septiembre. Desarrollado en diferentes espacios, este año el Filba tendrá la ventaja de que cada día toda la actividad se realizará en sólo uno de esos espacios (Malba –Av. Figueroa Alcorta 3415–, La Abadía –Gorostiaga 1908– y La oreja negra –Uriarte 1271–).
Entre los invitados internacionales se destacan J. M. Coetzee (ya casi un porteño más), el colombiano Andrés Burgos, el poeta costarricense Luis Chaves (uno de los más interesantes de Latinoamérica), el francés David Foenkinos, la autora de novela negra danesa Sissel-Jo Gazan, el editor español Constantino Bértolo y la crítica de arte Catherine Millet, que saltó a la fama por describir su vida sexual en “La vida sexual de Catherine M.”.
Las actividades son totalmente gratuita pero algunos talleres y charlas requieren inscripción previa. Toda la información en www.filba.org.ar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *