Política / 25 de septiembre de 2015

Macri pacifista: quiere a Sanz en Justicia y a Carrió lejos del país

El candidato de “Cambiemos” hizo anuncios en su gira por Azul y Tandil. Señales de concordia y gobernabilidad.

Por

Sanz Carrio Macri

En su recorrida serrana por Azul y Tandil, Mauricio Macri reveló que, en un eventual gobierno suyo, el radical Ernesto Sanz sería ministro de Justicia y la borbotónica Elisa Carrió, embajadora en algún país europeo.
Sobre Sanz aún nadie había hecho apuestas. Pero se corría el rumor desde hace rato de que Carrió podría ser procuradora general de la Nación o jefa de la Oficina Anticorrupción. Algo así significaría un grito de guerra para la actual administración, es decir, una promesa de persecusiones judiciales encarnizadas.
Sanz en Justicia y Carrió lo más lejos posible es una ecuación que garantiza mesura, lo cual no indica necesariamente impunidad pero, desde el vamos, descomprime la idea de que la obsesión de una gestión macrista será revisar centímetro a centímetro la década kirchnerista.
Los diseñadores de la campaña de Macri confían en que las señales de dialoguismo, concordia y mesura serán valorados por los votantes. Creyeron, también, que la renuncia de Fernando Niembro a su candidatura tras el escandalete por los manejos con publicidad oficial realzaría la imagen de transperencia del candidato PRO.
Mientras vamos viendo si eso es o no es así, y más allá de cualquier señal simbólica de buenos modales futuros, la definición sobre Sanz y Carrió hablaría más que nada del esquema de gobernabilidad que MM tiene en la cabeza. El radicalismo tiene extensión territorial nacional, Carrió ninguna. Y la inmensa mayoría de los radicales detesta a la chaqueña.

Seguí a Edi en Twitter: @zuninoticias

 

6 comentarios de “Macri pacifista: quiere a Sanz en Justicia y a Carrió lejos del país”

  1. LOS DIRIGENTES DEL PRO SE QUEDAN CON LOS VUELTOS DE LAS VECINOS…….
    ABAJO LA MENTIRA Y LOS CHORROS EN EL ESTADO
    FIRMADO
    NIEMBRO
    VIDAL Y
    MACRI

  2. La propuesta política de Cambiemos, por principios doctrinarios Neoliberales, al contrario, pone al Bien Común a merced de la Economía de Mercado, y por lo tanto las decisiones de inclusión social, de desarrollo de la industria o de soberanía política dependerán de lo que “el humor de los Mercados” dictamine. En síntesis, se orienta hacia el modelo conocido como “Neoliberal”, atendiendo especialmente a los más favorecidos en el modelo capitalista: multinacionales, bancos y grandes productores.
    Ambos modelos de país parten del mismo Estado contradictorio y problemático, y ambos están atravesados por todo lo bueno y todo lo malo de la sociedad de donde salen sus dirigentes: buenas decisiones, malas decisiones, funcionarios honestos, funcionarios corruptos. Decir que tal o cual partido tiene más funcionarios honestos o corruptos que otro, es como decir que los maridos de Boca son menos infieles que los maridos de River: un absurdo.
    Pero aún siendo que el FPV y cambiemos están atravesados por todo lo bueno y todo lo malo de la sociedad de la que surgieron, hay algo crucial que marca la diferencia entre uno y otro modelo: los resultados que se buscan al gobernar son absolutamente diferentes: en uno se prioriza el Bien Común de los ciudadanos (aunque el Mercado no obtenga todas las ganancias deseadas) mientras que en el otro, se gobierna para que la Economía de Mercado logre el mayor lucro posible, aunque ello perjudique al Bien Común.
    Por eso el modelo de Estado de Bienestar “estatiza”: para retirar de la lógica del lucro y la compra-venta a la salud, la educación, los servicios, las jubilaciones, etc., y convertir a los ciudadanos en “sujetos de derecho”, no en “clientes”.
    Y por eso el modelo Neoliberal “privatiza”: para que los ciudadanos dejen de ser “sujetos de derecho” y pasen a ser “clientes” de empresas que hacen de la salud, la educación, las jubilaciones, un bien de consumo ofrecido por empresas que persiguen el afán de lucro propio de la lógica de Mercado.
    Algunos argumentaron alguna vez y de forma falaz que “el buen funcionamiento de la Economía de Mercado produce el Bien Común” (“Teoría del Derrame”). Pues bien: no solo la historia reciente de los países con procesos neoliberales como Irlanda, Grecia, Italia, España y Argentina desmiente categóricamente esa tesis, sino que apenas indagamos en la “Lógica del Marcado” se hace evidente lo irrisorio de esa afirmación:
    Porque una empresa es más exitosa y sus acciones suben más en la Bolsa cuando encuentra la manera de producir la misma cantidad de bienes o servicios con la menor cantidad de empleados posibles, despidiendo a un porcentaje de ellos. Y si logra bajar los salarios aumenta sus ganancias. A mayor éxito en la Economía de Mercado, más desocupación y salarios bajos, es decir, menos Bien Común.
    Porque una empresa privada de salud que cobra una cuota fija a sus clientes, va a tener más ganancias y subirán sus acciones mientras menos dinero gaste en brindar servicios de salud y medicamentos. A mayor riesgo y enfermedad de los ciudadanos, más éxito en la Economía de Mercado.
    Porque una industria farmacéutica comercializará los medicamentos lo más caro posible y no investigará enfermedades “de pobres” como el Chagas, porque los pobres no gastan en medicamentos caros.
    Porque una industria de los medios priorizará contenidos culturales masivos y rentables (sexo, violencia, programas livianos) antes que contenidos culturales de mayor complejidad, porque los primeros tienen más rating y por lo tanto, menos anunciantes. Cuando el Mercado acapara lo cultural, un país tiene menos cultura.
    Porque una AFJP que compite con otras AFJP en una Economía de Mercado, jamás incorporaría a 2 millones de ancianos pobres para salvarles del hambre y la muerte dándoles una jubilación gratuita: eso daría pérdidas millonarias. La Economía de Mercado no puede evitar la muerte a millones de ancianos, porque dentro de la lógica capitalista se derrumbaría en su calidad de asociación con fines de lucro.
    Queda claro que la lógica del Mercado está en las antípodas del Bien Común de la misma manera en la que la lógica del Estado de Bienestar se interpone e irrita el deseo de infinito afán de lucro que persigue la Lógica de Mercado.
    Es por eso que el FPV, que con todas sus contradicciones, malas decisiones, e imperfecciones se mueve dentro de una lógica de Estado de Bienestar, genera la antipatía de los sectores más poderosos del Mercado y tiene la simpatía de las clases populares, mientras que el PRO es un partido al que adhieren esos poderosos sectores de Mercado y agrada a las clases altas. Cada uno, si es empresario, empleado, maestra u obrero, comenzará a comprender cuál es el modelo que defenderá sus intereses.
    Esta tensión brutal entre dos modelos, uno que prioriza el Bien Común y el otro que prioriza al Mercado, explica la guerra sin cuartel que los grupos económicos más poderosos le hacen a todos los gobiernos del planeta que intenten promover un modelo de “Estado de Bienestar”, y lo hacen con su arma más letal: los medios privados de comunicación masiva, que luchan las 24 horas para desprestigiar a “la Política” como herramienta de transformación social, por una simple razón:
    PORQUE ALLÍ DONDE LA POLÍTICA DE UN ESTADO DE BIENESTAR CREA UN DERECHO… EL MODELO NEOLIBERAL DE MERCADO PIERDE UN CLIENTE.
    Si querés correr el riesgo de perder tus derechos laborales, quedarte en la calle, tener menos salud, educación, o que te bajen el salario, ya sabés qué tenés que votar: un modelo Neoliberal de Mercado cuyo éxito depende del deterioro del Bien Común: votá por “Cambiemos”.

  3. CUANTO DE PAUTA PUBLICITARIA LE HABRAN DADO A ESTOS CACHIVACHES PARA QUE MIREN PARA EL COSTADO SOBRE LA CORRUPCION PRO????

  4. Yo tambien pense que a Carrio la iban a poner a perseguir a estos ladrones, veo que con el amigo Macri nadie va a ir preso, sera que el tambien quiere hacer su decada ganada.
    Cada vez tengo mas ganas de votarlo a Massa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *