Sociedad / 26 de septiembre de 2015

Kämpfer, no más desnudos

La novia de Jorge Rial trabaja intensamente para cambiar su perfil: se negó a hacer un desnudo para Playboy y rechaza hablar sobre Boudou. Una promesa reiterada.

Por

“Desnudos yo no hago”. La frase no pertenece a la reina Máxima sino a Agustina Kämpfer. Y la aclaración se la hizo a la revista Playboy cuando días atrás se le pidió una entrevista. La novia de Jorge Rial está intentando reconstruir su imagen. Y para ello, prefiere no hablar sobre su pasado. Es muy controladora de los medios a los que accede darle una nota. Para evitar que publiquen algo que la afecte, llama incontables veces, antes de que salga la publicación, haciéndoles la misma promesa: “Si me cuidas, quizá podamos hacer una entrevista con Jorge, los dos juntos”. Eso hasta ahora no se concretó.
Sus condiciones son: “No hablar de Boudou ni hacer desnudos”. Entrevistarla y no poder preguntarle sobre su ex, Amado Boudou, con quién hasta no hace mucho se mostraba feliz, ni poder hablar sobre su paso por el mundo del modelaje cuando, hace diez años, realizó un estético desnudo que hizo estallar las redes sociales en el 2014, plantea algunas limitaciones.
Pasado negado. Kämpfer es una de las tantas modelos que se convirtió a periodista. El desnudo lo hizo para la revista erótica digital Met Art, con fotos del fotógrafo Walter Bosque, las que fueron tapa del medio mencionado. Utilizó un nombre ficticio: “Nicole C”. Pero como las cosas no avanzaban como modelo, decidió cambiar de aire.
Kämpfer dio sus primeros pasos en el mundo del periodismo como movilera de las mañanas en los comienzos de C5N. En el 2009 pasó de contar noticias a formar parte de ellas. Había conquistado el corazón de Boudou, por entonces ministro de Economía. Fue a Perfil.com el primer medio al que le confirmó el romance cuando todavía se ocupaba de los móviles del canal que era de Daniel Hadad. Y las fotos de la pareja no se hicieron esperar.
La colorada había dejado el periodismo para acompañar a su amado, Amado. Ella fue el foco de atención de los medios durante la asunción presidencial de Cristina Kirchner, con su novio como vicepresidente. Gracias a él, dio el gran salto: pasó de movilera a convertirse en directora de una revista, cuando fundó “Minga”. Una chica con suerte. Y recorrió el mundo acompañando a su amor en los viajes oficiales.
Pero un día, su cuento de hadas terminó. Llegaron las causas judiciales contra el vicepresidente, las que también la salpicaron y hasta fue mencionada en el procesamiento a Boudou por el juez Ariel Lijo, con llamadas que la complican. Poco después, el amor llegó a su fin.
Hábil, Kämpfer comenzó a trabajar en blanquear su imagen y, gracias a su amiga Nara Ferragut, conoció a Jorge Rial, quien venía de romper con la modelo Mariana Antoniale. El periodista, con las defensas bajas, no pudo evitar caer ante los encantos de la colorada y no pasó mucho para que se confirmara el romance entre ambos.
Hoy, Kämpfer vuelve a sentirse poderosa. Es la novia de uno de los periodistas más influyentes del país. Y ahora jura que desnudos no hace. En otras palabras, una mujer sin pasado, ese que la convirtió en el personaje que es en la actualidad.

Seguí a Pablo en Twitter: @TotoBerisso

 

3 comentarios de “Kämpfer, no más desnudos”

  1. SINCERAMENTE ASKEANTE,INSULZA,MALA 🙅 PERSONA. REAL ERA UN SER INTELIGENTE Y DABA GUSTO VERLO ENAMORADISIMO DE MARIANA.YA KE FUE EL APOYO MÁXIMO KE TUVO KUANDO MAS NECESITO.LASTIMA KE SEA MEMORIA FRÁGIL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *