Opinión / 1 de octubre de 2015

Momento PRO: la oportunidad de capitalizar el panquecazo massista

Tras el pase de Mónica López del Frente Renovador hacia el sciolismo, los comunicadores de Macri buscan aprovechar el gol en contra tigrense.

Por

scioli

Todos festejan. La diputada provincial Mónica López se pasó sorpresivamente del massismo al sciolismo, reabriendo la hemorrágica herida que aqueja la campaña del caudillo tigrense desde principios de año.Y los primeros felices son los operadores K, que se sumaron algunos porotos tras lograr el panquecazo. También sonríen en el PRO, porque todo golpe al tercero en discordia reaviva la fantasía de la polarización electoral, además de darle aire al macrismo ahogado tras el tsunami Niembro.
Pero ojo: ¿acaso el argumento polarizador que aportaría la traición de Mónica tiene que ver con que el pase evidencia la debilidad de Massa como candidato? Hay que pensar que el votante massista ya está acostumbrado a los panqueques ingratos, y que tal vez una victimización de Massa a manos del Gobierno no le vendría mal al candidato rezagado. ¿Cuál sería la mejor táctica del PRO para capitalizar este episodio, entonces? Quizá se trate de apelar al voto útil, en su versión más extrema: incluso si Scioli ganara, ¿qué le conviene votar al electorado anti K? A la luz de la infidelidad perpetrada por Mónica López, votar a Massa (y a sus listas de intendentes y legisladores) sería exponerse al “síndrome De Narváez”, corriendo el riesgo de que buena parte del massismo se venda al sciolismo triunfante durante el verano 2016. El talón de Aquiles de Massa no es que vaya tercero: la debilidad profunda es su indeleble origen kirchnerista, que puede asquear al votante peronista anti K.
En esa lógica, votar por Macri, incluso si no sobreviviera a la primera ronda electoral contra Scioli, equivaldría para el votante anti K (incluso peronista, o especialmente el peronista) una especie de blindaje de traspasos abruptos y escandalosos de tropa opositora hacia el nuevo oficialismo scioli-kirchnerista. Por lo menos, votar por Macri sería una manera de evitar sentirse defraudado y al menos alucinar con la resistencia pasiva al “régimen”. ¿Podrán los comunicadores PRO ingeniárselas para explicar esto a la opinión pública, sin quedar como derrotistas cínicos? Mientras festejan este gol en contra massista, les conviene llevar rápido la pelota a la mitad de la cancha, para seguir descontando y evitar la goleada naranja. ¿Será un buen momento, Don Niembraaa?

*Editor Ejecutivo de NOTICIAS.

Seguí a Silvio en Twitter: @SantamarinaSilv

 

7 comentarios de “Momento PRO: la oportunidad de capitalizar el panquecazo massista”

  1. Porque cuando pibe me acunaba en tangos
    la canción materna pa llamar el sueño,
    y escuché el rezongo de los bandoneones
    bajo el emparrado de mi patio viejo.
    Porque vi el desfile de las inclemencias
    con mis pobres ojos llorosos y abiertos,
    y en la triste pieza de mis buenos viejos
    cantó la pobreza su canción de invierno.

    Y yo me hice en tangos,
    me fui modelando en barro, en miseria
    en las amarguras que da la pobreza,
    en llantos de madre,
    en la rebeldía del que es fuerte y tiene
    que cruzar los brazos
    cuando el hambre viene…

  2. EN EL PRO SE QUEDAN CON LOS VUELTOS DE LOS VECINOS
    BASTA DE AFANO EN EL ESTADO FIRMADO
    NIEMBRO, VIDAL Y MACRI
    JOJOJOJOJOJOJJAJAJAJAJAJAJJA
    BASTA DE CHORROS Y DDJJ TRUCHAS EN EL PRO
    LADRONES!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  3. ¡ Jubilado Chocho ! en Martes, 6 de octubre, 2015 en 15:07 dijo:
    Compatriotas……el Pais nos llama, no debemos perder ni un minuto mas, es imperativo que se terminen el uso y abuso de la tomada de pelo , que esta señora se empecina en declamar , que el llamado modelo debe continuar y , como parte de una estrategia, en la que con grandilocuencia usa una vez mas a El, nefasto personaje de la historia politica contemporanea , Ademas sostiene un regimen reprobo , repugnante adulacion de los demagogos , en un proceso disolutivo, en un poder central que; no tolera adversarios, ni ideas contrarias, preparando una maquinaria munumental, para fomentar los antagonismos internos, intentado socavar los poderes bien claros, determinados por nuestra Constitucion Nacional y el limite de la actitud muy aberrante, como lo es perturbar LA MENTE Y LOS SENTIMIENTOS DE LOS NIÑOS, Por ultimo , un Estado totalitario, que no tolera adversarios, intentando un poder central omnimodo. Recordandole que en Democracia no tiene contenido El Estado soy yo por el Estado somos todos.

  4. EN EL PRO SE QUEDAN CON LOS VUELTOS DE LOS VECINOS
    BASTA DE AFANO EN EL ESTADO FIRMADO
    NIEMBRO, VIDAL Y MACRI
    JOJOJOJOJOJOJJAJAJAJAJAJAJJA

  5. La causa del pueblo exige nada más que hombres del pueblo que trabajan para el pueblo, no para ellos.
    En esto se distinguen los ambiciosos; en que trabajan para ellos; nada más que para ellos.
    Nunca buscan la felicidad del pueblo; siempre buscan más bien su propia vanidad y enriquecerse pronto.
    El dinero, el poder y los honores son las tres grandes “causas” los tres “ideales” de todos los ambiciosos.
    No he conocido ningún ambicioso que no buscase alguna de estas tres cosas…
    O las tres al mismo tiempo.
    Los pueblos deben cuidar a los hombres que eligen para hacer sus destinos…
    Y deben rechazarlos y destruirlos cuando los vean sedientos de riqueza, de poder o de honores.
    La sed de riquezas es fácil de ver.
    Es lo primero que aparece a la vista de todos.
    Sobre todo a los dirigentes sindicales hay que cuidarlos mucho.
    Se marean también ellos y no hay que olvidar que cuando un político se deja dominar por la ambición es nada más que un ambicioso; pero cuando un dirigente sindical se entrega al deseo de dinero, de poder o de honores, es un traidor y merece ser castigado como un traidor.
    El poder y los honores seducen también intensamente a los hombres y los hacen ambiciosos…
    Empiezan a trabajar para ellos y se olvidan del pueblo.
    Esta es la única manera de identificarlos… y el pueblo tiene que conocerlos y destruirlos.
    Solamente así, los pueblos serán libres… porque todo ambicioso es un prepotente capaz de convertirse en un tirano.
    ¡Hay que cuidarse de ellos como del diablo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *