Sociedad / 2 de octubre de 2015

De narcomodelos a trabajadoras comunitarias

Zahina Rojas y Abigail Oyarzabal, las jovenes esculturales involucradas en la causa “Narcos VIP”, rehicieron sus vidas. Ayuda social obligada y lejos de los excesos. Galería de imágenes.

Por

Zahina y Abigail dejaron atrás su pasado.

La dominicana Zahina Rojas y Abigail Oyarzabal saltaron a la fama como las narco modelos de la causa “Narcos VIP”, el caso por el que Rodolfo Bomparola, hermano de la reconocida diseñadora, Evangelina, fue condenado a cuatro años de prisión luego de reconocerse culpable. Pero nunca más se supo de ellas. ¿Qué fue de la vida de estas dos chicas amantes de la noche y las drogas? No solo zafaron de acompañar a su amigo a la cárcel sino que la vida de ambas dio un giro de 180 grados.
Las dos aceptaron firmar una probation con la Justicia, tras haber sido imputadas por comercialización de estupefacientes. Deberán cumplir 600 horas de trabajo comunitario durante los próximos dos años.
La dominicana Rojas, se alejó de la noche, planea casarse próximamente con una nueva pareja y acaba de lanzar su propia marca de ropa, Zada’s, con la que presentó una línea de remeras que tienen como leitmotiv la lucha contra la violencia de género. Esta campaña está dedicada a la asociación civil “Enlaces territoriales para la equidad de género”, en la que ella también cumple con su condena comunitaria.
Oyarzabal, en tanto, se instaló en su Mar del Plata natal, brinda ayuda social en una escuelita y apadrina a una familia humilde.
Vida nueva. “Agradezco a la vida que me haya abierto los ojos. Me di cuenta que estaba tirando mi vida y ahora me considero una persona realmente feliz”, le aseguró Zahina Rojas a NOTICIAS. La joven modelo se alejó de los excesos y rehizo su vida. “No conocía el día. Para mí todo era joda con amigos, en su mayoría gente importante y famosa. Pero lo que me pasó me cambió la vida. Hoy, para mí, colaborar con la ONG no es un castigo, sino un placer, porque lo hago con mucho amor. Además, estoy muy feliz porque, si Dios quiere, me caso y porque acabo de lanzar mi marca de ropa, Zada’s”, concluyó.
Luego de pasar varios días en prisión y quedar en libertad, Rojas conoció a Juan, un ex tenista. Al poco tiempo de estar en pareja se fueron a vivir juntos. Hace unas semanas, la dominicana presentó su marca de ropa en un bar de Las Cañitas y, entre las prendas, las modelos desfilaron con una línea de remeras que llevan estampadas la palabra “NO!”. Y en sus manos portaban un cartel que decía: “Cuando una mujer dice NO, es NO”.
Oyarzabal huyó con su hija a Mar de Plata y se refugió cerca de su familia. Allí brinda ayuda comunitaria a una escuela de bajos recursos, cumpliendo con la pena que le impuso la Justicia, y apadrina a una familia con la que pasa varias horas de su vida. Aunque, según pudo saber NOTICIAS, la causa judicial que la hizo pasar por momentos complicados no habría alcanzado para quitarle el gusto por las salidas nocturnas.
Hoy, Rojas y Oyarzabal recuerdan a la perfección aquel 27 de noviembre del 2013 cuando era detenido Rodolfo Bomparola y sus nombres comenzaron a estar en boca de todos. Ambas le aseguraron a NOTICIAS que la causa les cambió la manera de ver la vida y que hoy se sienten diferentes, cuando se veían en la tapa de todos los medios como las narco modelos.

Seguí a Pablo en Twitter: @TotoBerisso

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *